Fallece Donna Summer, gran diva de la música disco

0
449

Más allá de la resonancia que un artista pueda tener entre los componentes de una determinada generación, hay ciertos nombres que pasan de época en época sin solución de continuidad. Ese fue el caso de LaDonna Adrian Gaines, más conocida como Donna Summer, cuya carrera musical había caído en el olvido hace ya bastantes años, pero cuyo nombre permanecerá asociado por siempre al nacimiento, auge y posterior muerte de la música disco. La cantante, que triunfó gracias a temas como “I feel love” o “Love to love you baby”, perdió ayer la batalla contra el cáncer a la temprana edad de 63 años.

Donna Summer, durante su actuación en los premios Nobel 2009

Nacida en Boston (Massachusetts, Estados Unidos) en 1948, Summer dio sus primeros pasos en el mismo lugar que antes ya habían frecuentado tantos y tantos vocalistas negros: el coro de una iglesia. Pronto decidió que su futuro se encontraba sobre los escenarios, y siendo apenas una adolescente  formó parte de varios conjuntos musicales, aunque su debut profesional no se produjo hasta 1967 en Alemania, donde integró el coro del famoso musical Hair.

Años más tarde, y tras conocer a los productores Peter Bellotte y Giorgio Moroder, Summer obtuvo su primer gran éxito discográfico con “Love to love you baby”, un tema sumamente atrevido y en el que la artista ya dejaba claras algunas de sus señas de identidad, como el juego erótico, preñado de gritos y jadeos, que la acabaría convirtiendo en una referencia para las actuales reinas del pop.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=h1ArZEFwRsY[/youtube]

Poco después, en 1976, lanzó A love trilogy y Four seasons of love, a los que en 1977 seguirían I remember yesterday y Once upon a time. Del tercero de estos discos se extrae “I feel love”, uno de los temas más aplaudidos en la carrera de Summer. Su fuerte contenido sexual, unido a una estructura melódica hasta entonces nunca vista, hicieron de esta pieza un himno en las discotecas de medio mundo, incluida la más famosa de todas: el neoyorquino Studio 54.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=f0h8Pjf4vNM&ob=av2n[/youtube]

Con todo, Summer alcanzó el estrellato con “Last dance”, una canción integrada en la banda sonora de la película Por fin es viernes. Entre otros reconocimientos, este tema fue premiado con un Grammy y con el Oscar a la Mejor Canción de 1978. Live and more (1978) puso un peldaño más en la escalada hacia la cima de una artista que parecía insaciable, inasequible al desaliento, que publicaba álbumes a la velocidad del rayo. En 1979, Bad girls subió a los primeros puestos de las listas gracias a “Enough is enough”, donde la cantante hacía dúo con Barbara Streisand.

A principios de la década de los ochenta, la música disco había llegado a un punto de no retorno. Mientras aún se compraba la lápida, Summer rompió con Casablanca, su sello de toda la vida, y firmó con Geffen Records. Si bien de esta época se pueden rescatar algunos éxitos, como “She works hard for the money” o “Unconditional Love”, lo cierto es que ninguno llegó a destacar como sus predecesores de los setenta. Los desastres se sucedían en el estudio uno tras otro, y en esas ocurrió uno de los incidentes más oscuros (y dañinos) en la biografía de la vocalista.

Portada del disco "Bad girls"

Corría el año de 1983 y Summer, antes un icono sexual y ahora una cristiana renacida, acababa de terminar uno de sus conciertos. Aún entre bambalinas, la artista se cruzó con un grupo de seguidores homosexuales, comunidad para la que se había transformado en una suerte de diosa. “Dios creó a Adán y Eva, no a Adán y Steve. Rezaré por vosotros”, son las palabras que se le atribuyeron a la cantante, quien siempre negó ser la autora de semejante afirmación.

A fin de lavar su imagen, Summer se convirtió en activista contra el SIDA, participando en numerosos proyectos y conciertos benéficos. En 1994, como tantos otros artistas que ya no saben qué hacer, grabó un prescindible disco de temas navideños, seguido del recopilatorio Endless summer. Ya en 1999 publicó el directo Live and more encore, que alcanzó la categoría de disco de Oro, y casi una década más tarde, en 2008, lanzó su último trabajo, Crayons, donde se atrevía con los ritmos latinos en canciones como “I’m a fire” o “Fame (The game)”.

Madre de tres hijas, Summer logró 19 números uno a lo largo de su carrera, jalonada también con cinco premios Grammy y seis American Music Awards. Este año, además, se encontraba nominada para acceder al Rock& Roll Hall of Fame.

Fotografía: Epiclectic/ Nobel Peace Price/ Ugg Boy
Vídeo: DonnaSummerVEVO/ glauciomunduruca

Dejar respuesta