Exitosa presentación del nuevo disco de Rufus T. Firefly en la Moby Dick

3
282

El quinteto madrileño presentó el pasado sábado 17 Ø, Conjunto Vacío, su segundo disco largo y el más brillante hasta la fecha. Un trabajo maduro en el que ninguna canción es prescindible y todas ellas forman un puzzle (casi) perfecto

Rufus T. FireflyTras My Synthetic Heart (2008), un álbum interpretado íntegramente en inglés, quedó claro que Rufus T. Firefly apuntaban maneras. La confirmación llegó con el E.P La Historia secreta de nuestra obsolescencia programada (2011), en el que se pasaron al castellano y nos regalaron 6 canciones intensas, producidas por Manuel Cabezalí (Havalina). Éste también ha sido el encargado de producir Ø, un LP financiado mediante ‘crowfounding’ en el que la banda ha puesto una enorme ilusión y dedicación. El resultado es un álbum con múltiples matices, sincero y potente a partes iguales. Avalado por el público y la crítica especializada, la cita de presentación de Ø resultaba ineludible. Una noche mágica para todos, especialmente para Rufus T. Firefly, que escogió la mítica sala Moby Dick para presentar este nuevo trabajo, refiriéndose a ella como “la mejor sala de Madrid”.

Pasadas las 22:00, Vic (voz y guitarra), Charly (guitarra), Sara (bajo), Jul (batería) y Alberto (teclados) aparecían en escena ante una sala a rebosar. Rufus T. Firefly comenzó su actuación con el tema que también abre su último disco, “Otras Vidas”. Una canción perfecta para dar inicio a la velada, creando un ambiente oscuro y melancólico que está presente en todo su álbum.

Víctor Cabezuelo (Rufus T. Firefly)
Víctor Cabezuelo (Rufus T. Firefly)

La banda siguió el orden de temas de Ø a lo largo del concierto, por lo que llegó el turno de “Test de Voight- Kampff”, una autoafirmación de su potente directo, marcado por el bajo de Sara Oliveira. Tras ella sonó “Incendiosuicida”, el pegadizo single de presentación del disco, que hizo vibrar al público gracias a su contundencia y efectividad.

En “Ruido y Sueños”, Vic lamentó no poder hacer el dúo que tenía previsto con un amigo al que le fue imposible acudir. A pesar del contratiempo, el vocalista cambió su guitarra para tocar esta preciosa canción que finalizó cargada de energía. La banda se iba soltando y los instrumentos se acoplaban perfectamente, con una conexión obvia entre todos los integrantes del grupo. El peso de Alberto a los teclados se notó, y mucho, dotando a la banda de un sonido nuevo y enérgico, en clara evolución.

El día de la bicicleta” y “(escribe aquí el nombre de la persona a la que más quieras)” llegaron después para dejar paso a “El séptimo continente”, uno de los temas más interesantes del disco, cuyo estribillo fue coreado por los asistentes. De esta forma siguieron tocando uno a uno todos los temas de su nuevo trabajo (“Ya de niños odiaban la música”, “Somos el enemigo” y “Asa nisi masa”). El final se acercaba y la banda sorprendió con una acertada versión de “Run Thru” de My Morning Jacket, en el que sacaron su vena más rockera.

La gran mentira”, tema que cierra Ø, fue también el escogido para finalizar la noche. Con melodías electrizantes y una emotiva letra, Rufus T. Firefly se despedían dejándonos con muy buen sabor de boca. Pero la banda volvió a salir al escenario ante las peticiones de los asistentes para interpretar dos temas de sus anteriores trabajos, como forma de agradecimiento al público.

En definitiva, un directo arrollador y dinámico que confirma que la carrera de estos chicos no ha hecho más que comenzar y merecen ocupar un lugar en la escena independiente española. Esperamos tener muchas ocasiones para verles. Sin lugar a dudas, se lo merecen.

Fotografías: Carmen López López

3 Comentarios

Dejar respuesta