Eve al desnudo: ‘La señora Fletcher’

0
583

Eve Fletcher deja a su hijo de dieciocho años en la universidad y, de repente, su vida se desmorona. Lo único que la mantiene a flote es su trabajo de directora en el centro de mayores de su ciudad. Divorciada y sin vástago al que cuidar, Eve se apuntará a un curso de género en la universidad local que le deparará unos amigos que nunca hubiera imaginado tener. Además, tras descubrir que los jóvenes la ven como una MILF, acabará enganchándose a los vídeos porno. El lector acompañará a Eve Fletcher en su hilarante vida cotidiana.

Puede parecer una sinopsis del típico libro superficial “para chicas” (odio ese término, pero así es como se los suele calificar), pero nada más lejos de la realidad. Conocido por la adaptación de su novela a la exitosa serie televisiva The Leftlovers Tom Perrotta presenta su nueva novela: La señora Fletcher. Editada en España por Libros del Asteroide, la novela conecta con los problemas de la sociedad ultracontemporánea.

Eve Fletcher es adicta a Facebook, como el 90% del resto de los mortales, admitámoslo.  «Era mucho más fácil ser una perdedora en la época anterior a las redes sociales, cuando la gente no estaba tan versada en restregarte las cosas, plantándote ante tus narices y en tiempo real la diversión que te estabas perdiendo», se queja la protagonista. Comentarios como este te sacarán una sonrisa y, posiblemente, te reconozcas en estas vicisitudes del siglo XXI. Sin embargo, Perrotta aborda con las adicciones virtuales de Eve el problema que los teóricos de la comunicación han venido a denominar “soledad social”.

Aunque quizás la contrariedad más acuciante de Eve Fletcher sea su reacia adicción al porno. A la protagonista, además, le horroriza que su hijo Brendan (un egoísta niño de mamá) pueda ver esas cosas: «A ella la utilizaban como un objeto desechable, sin ningún tipo de remordimiento o disculpa, porque en eso consistía ser un privilegiado: en gozar del permiso de tratar a los demás como una mierda sin dejar de estar convencido de que eres una buena persona».Eve se escandaliza ante el rol asumido por la mujer en la pornografía, pero los hombres que conoce en la vida real tampoco es que sean mucho mejores.

Además, ahora que se ha apuntado a un curso de género, es incapaz de dejar de ver conductas machistas y necesita liberarse de las expectativas que la sociedad pone sobre ella. Sin embargo, en el trayecto de este objetivo Eve nos hará perdernos en su laberinto de roles e identidades.

«Las cosas habían cambiado tanto a lo largo de su vida que las mujeres de su edad tenían la cabeza abarrotada con un montón de modelos de comportamiento diferentes: podías ser un ama de casa de la década de los cincuenta y una profesional liberada, una feminista militante y una recién casada que sonroja, una atleta repleta de fuerza y una novia sumisa y dependiente. La mayor parte del tiempo podías saltar de un papel a otro sin demasiados problemas y sin ni siquiera percatarte de que hacías cosas contradictorias». 

P.D.: Si te gustó de The Leftlovers te alegrará saber que HBO ha comprado los derechos de La Señora Fletcher.

Dejar respuesta