Eva Hache: “Tiraré por donde me pida el cuerpo, pero con elegancia”

0
95

Restan poco menos de dos semanas para la XXVI edición de los Premios Goya y Eva Hache, flamante maestra de ceremonias, se prepara para dirigir un evento que tendrá lugar el domingo 19 de febrero en el Palacio de Congresos de Madrid. Ilusionada, aunque consciente de la responsabilidad que ha caído en sus manos, la actriz y humorista destaca que habrá “mucha diversión” en la gran fiesta anual del cine español.

Eva Hache

A la vista está que Eva Hache tiene un carácter abierto, espontáneo y lleno de frescura. No se muerde la lengua y dice las cosas sin pensar. “Pero soy muy buena”, apostilla en una entrevista con La Huella Digital. También sabe improvisar y, hasta la fecha, es la única mujer que ha presentado un ‘late night’. Su experiencia como actriz se ha limitado a apariciones puntuales en series como Siete vidas, pero el séptimo arte se proyecta como un nuevo reto en sus horizontes profesionales. “Me gustaría hacer cualquier cosa en el cine, siempre que me suponga algo diferente a lo que ya he hecho”, señala.

Monologuista y presentadora de El club de la comedia, esta segoviana, que entró a formar parte de la nueva plantilla de cómicos tras ganar el concurso de talentos de Paramount Comedy en 2003, posee un humor irónico y brillante con el que ha conseguido ganarse a la audiencia, a la que ahora tratará de engatusar durante la entrega de los galardones más relevantes del celuloide español.

Si bien todas las comparaciones resultan odiosas, Hache no tiene ningún problema en reconocer los méritos de Andreu Buenafuente, presentador de los Goya en 2010 y 2011. “Andreu hizo dos galas muy entretenidas, supo administrarse y ofrecer espectáculo. Pone el listón muy alto, pero también da pistas”, admite Hache, cuya elección como directora de la gala es una apuesta personal de Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine. “Su confianza en mí es prácticamente ciega. Si él, viendo mi trabajo, lo tiene tan claro, no voy a ser yo quien le defraude”.

Para la humorista, presentar los Goya de este año “supone un reto y un regalo, pero en cierto modo esperado. Ya había imaginado alguna vez cómo sería presentar estos premios”. Sabe que no es fácil conseguir una fiesta entretenida, pero también disipa cualquier atisbo de duda: “Será muy divertida”.

La cómica no suelta prenda y se niega a desvelar más detalles, pero asegura que habrá sorpresas, múltiples cambios de vestuario y, si la ocasión lo requiere, incluso es posible que ella se arranque con un par de canciones. “Los Goya son un espectáculo para la gente del cine y los que están en el patio de butacas. El objetivo es que no sea un peñazo para los que lo ven en casa”, detalla.

Modelos hay para todos los gustos, desde los que prefieren al transgresor Ricky Gervais de los Globos de Oro a los que optan por el más fiable Billy Cristal de los Oscar. Pero, ¿con cuál se quedaría Eva Hache? “Con ninguno de los dos. Tiraré por donde me pida el cuerpo, pero con elegancia y cachondeo, no hace falta hacer sangre. La verdad es que ninguno de los dos me vuelve loca. Prefiero a la Sardá”, apunta la presentadora, que tampoco quiere pronunciarse sobre su película favorita: “Entonces empezarían las especulaciones acerca de si he enloquecido al notario con hierbas venenosas y ha cambiado los sobres de los premiados. ¡Que nos gusta mucho darle al pico!”.

Como profesional del humor, Hache tiene sus propios argumentos para explicar la ausencia de cintas cómicas en esta clase de certámenes. “A primera vista, las comedias se basan más en un guión y unos actores, y no se explayan tanto en otros aspectos como en fotografía, arte o efectos. Tenemos el ejemplo de Torrente 4, que es una película de gran éxito, sin nominaciones por cierto, y aúna todos los materiales. No sé, igual a la hora de premiar los académicos prefieren películas más ‘sesudas’ y de menor éxito en taquilla”.

Y si entre taquillas anda el juego, la humorista confiesa que ahora le da “más pereza” acudir a las salas de cine, pero siempre asiste a determinados estrenos y adora viajar a festivales. Respecto a las descargas, Hache asegura que nunca ha visto una película por Internet: “Pero no por legal, sino porque no sé cómo hacerlo”.

Por otro lado, Hache no observa una relación directa entre la piratería y la crisis del cine español. “El cine y el teatro están siempre en crisis, pero ahora también ha caído todo lo demás. El entretenimiento, incluida la televisión, es una industria más en vacas flacas. Y es una obligación del progreso hacer que Internet sea una canal legal de intercambio y compra venta cultural”, sentencia.

Fiel a sus palabras, la presentadora mantiene el reto que lanzó a “cualquier actor, aunque sea buenísimo, a que haga de monologuista”. “Quien haya subido alguna vez a un escenario para hacer reír sin nada más que un texto sabe de lo que hablo. Por eso es tan horrible y satisfactorio al mismo tiempo”, concluye.

Fotografías: María Jesús Pérez Girón.

Dejar respuesta