Europa se rinde al poder de la máquina bávara

0
309

El fútbol alemán ha dado un incuestionable salto cualitativo en los últimos años. La Bundesliga ha arrebatado el tercer puesto del pódium de mejores ligas al Calcio y está logrando que la española e inglesa, hasta ahora dominantes en Europa y el mundo, tiemblen ante el crecimiento germano. Especial importancia en este hecho lo ha tenido el Bayern de Múnich.

Si bien no hace muchos años el gigante bávaro encabezado por Oliver Kahn, Mehmet Scholl, Stefan Effenberg o Michael Ballack era el ogro del Viejo Continente que conquistaba, como las hordas bárbaras, a la fuerza, arrasando con todo y produciendo un miedo terrible en sus rivales; ahora la situación ha cambiado. El Bayern sigue dando miedo, mucho miedo, pero de forma diferente.

Banderas del Bayern en las calles de Múnich. Fuente: Themeplus (Flickr)
Banderas del Bayern en las calles de Múnich. Fuente: Themeplus (Flickr)

Ayer Luois Van Gaal, hoy Jupp Heynckes -y seguramente mañana Pep Guardiola- han dado y dan al Bayern han ido dando forma a un extraordinario grupo de jugadores que no solo da miedo por su fortaleza física y poderío sobre campo, sino también por un estilo de juego que combina la posesión y verticalidad de forma impecable.

Estaba todo preparado para una celebración que el Borussia de Dortmund había hecho retrasar una semana en los últimos minutos de la pasada jornada. Pero en esta no iba a poder y el vigésimo tercer título de Bundesliga llegaba a tierras bávaras a falta de seis jornadas por jugar.

Al Bayern le bastaba con ganar al Eintracht de Frankfurt. Daba igual lo que hiciese el Borussia. Dependían de ellos mismos y cumplieron. Y con esta intención saltaron al campo. Con el once de gala, pese a tener la vuelta de la Champions League el miércoles en Turín frente a la Juventus, el equipo de Heynckes dominó el partido desde los primeros minutos. A los 25 minutos Thomas Muller era derribado dentro del área. Era el empujón que le falta a un Bayern que dominaba pero que era incapaz de concretar. Pero David Alaba fallaba el penalti y la oportunidad de acercar el título.

Ya en la segunda mitad, a los 52 minutos de juego Bastian Schweinsteiger lograba mandar el balón a la red en un bonito remate de tacón que esta vez sí significó el alirón. El Eintracht no dejó de buscar un empate que les mantuviese en zona europea pero se cruzó con un excepcional Manuel Neuer que salvó las tablas en el marcador en un par de buenas intervenciones.

El Bayern lograba arrebatarle la corona alemana a su eterno rival, el Borrusia de Dortmund, que había ganado el título durante las dos últimas temporadas. Un título acompañado de unos números aplastantes en la que solo se ha dejado tres empates y una derrota, en la que solo ha encajado 13 goles en 28 partidos por los 79 anotados y en la que ha dejado partidos para la historia como el 9-2 ante el Hamburgo.

Ahora a los de Múnich les quedan Copa y Champions. En una ya está en la final, y en la otra tiene pie y medio en semifinales tras la victoria ante por 2-0 ante la Juventus. Con ello, el histórico equipo de la capital de Baviera está abriendo una tercera vía en una esfera futbolística que parecía condenada a la dualidad del FC. Barcelona y Real Madrid.

Dejar respuesta