Eugenia Rico: “El hombre busca el cielo, cree estar en el purgatorio y muchas veces se encuentra en el infierno”

0
122

Portada de "El fin de la raza blanca"

La escritora Eugenia Rico acaba de publicar El fin de la raza blanca, un libro de cuentos que no sólo pretende entretener al lector, sino también hacerle reflexionar sobre temas tan actuales y poliédricos como la violencia de género, las relaciones de pareja o el paso del tiempo. 

Nacida en Gijón en 1972, Eugenia Rico publicó su primer cuento con apenas once años, pero hoy ya está considerada como una escritora de renombre internacional. De hecho, en el 2002 recibió el premio Azorín con La muerte blanca, en 2005 ganó el Premio Espiritualidad con El país de las vacas sin ojos, y su novela El otoño alemán recibió el Premio Ateneo de Sevilla en el año 2006. Sin embargo, y más allá de los galardones y reconocimientos cosechados, la autora considera que lo más importante para un escritor radica en hacer “amigos lectores”. 

“Escribo cuentos desde que era muy pequeñita. Para mí, escribir es como respirar, una manera de estar en el mundo. Escribes porque no te gusta cómo son las cosas y te das cuenta de que escribiendo las puedes cambiar”, afirma Rico en una entrevista con La Huella Digital. Y cambiar las cosas, o al menos denunciarlas, es lo que pretende hacer esta creadora con muchos de los cuentos reunidos en El fin de la raza blanca

Además de escribir, a Rico le encanta viajar. Todas sus peripecias constituyen experiencias importantes y algunas, incluso, han inspirado libros, como fue el caso de su viaje a la India y su posterior plasmación en El país de las vacas sin ojos. Todos los viajes, deja entrever la autora, permiten aprender algo nuevo: “Viajar es como escribir y leer, la manera más fácil de gozar y sufrir mucho en un corto espacio de tiempo. La manera complicada es el amor”. 

El fin de la raza blanca (Páginas de espuma) es una colección de cuentos, algunos escritos hace mucho tiempo y otros creados para la ocasión. Como dijo alguna vez Jorge Luis Borges, “desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros, el de explayar en quinientas páginas una idea cuya prefecta exposición oral cabe en unos pocos minutos”. Un planteamiento, el del maestro argentino, que Rico sigue a pie juntillas, con unos relatos de pocos párrafos que encierran grandes ideas, una novela entera en apenas unas cuantas líneas. 

El libro consta de tres partes: “Cielo”, “Infierno” y “Purgatorio”, tal y como lo hizo el florentino Dante Alighieri en La divina Comedia. “En parte es un homenaje a Dante. Por otro lado, la vida del hombre es así, el hombre busca el cielo, cree estar en el purgatorio y muchas veces se encuentra en el infierno”, subraya Rico. 

En “Cielo” se encuentran algunos curiosos relatos, como el que cuenta la vida de una serie de personas que viajan a bordo de un tren. “Al principio le parecía imposible. Todo largo y estrecho, como la vida de un pobre. Caminar siempre de lado, como si hubiera hecho algo malo (…)”. Pese a la descripción de uno de los personajes, el cuento muestra cómo esas personas se acostumbran y pronto tienen miedo de salir a vivir al mundo exterior. De hecho, ven la vida como un sinfín de oportunidades que nunca aprovechan, y siempre acaban diciendo “Mañana me bajaré”.

La escritora Eugenia Rico

Otro de los cuentos encuadrados en el apartado celestial narra la desosegante historia de un hombre que, sin darse cuenta, se sube a un avión que no es el suyo, con un rumbo desconocido. Entrando en el “Purgatorio”, la autora comienza con una magnífica historia sobre rupturas sentimentales: “En verdad os digo que lo que más me dolió no fue que él se fuera, sino que se llevara mi chaqueta”. La chaqueta, explica la autora, “es como esa cosa de ti que nunca te devolverá, como te devuelve los besos o las caricias”.

En otra historia, cuya protagonista es una mujer que cree estar embarazada y espera su turno en la sala de un hospital, Rico analiza el paso del tiempo. “A veces creemos que tenemos tiempo, pero en realidad el tiempo ya nos ha alcanzado. Y todas aquellas oportunidades que creíamos que teníamos, de un plumazo se han esfumado”, analiza la autora

El “Purgatorio” termina con una invitación a la reflexión del lector sobre la violencia contra los animales, los niños,y las mujeres, así como contra todos aquellas personas más vulnerables. La historia de Selene, un perro que vuelve de la muerte para regresar a su casa, da el paso definitivo hacia el final del camino o la peor parte de éste: el “Infierno”. 

En este ámbito aterrador se halla el “El fin de la raza blanca”, donde el Gran Khan prohíbe la entrada de los portugueses. ”Me he inventado los motivos, pero la prohibición fue real”, asegura Rico. También se puede disfrutar con la lectura de la espeluznante historia del “Muerto”, ése que aún siendo inexistente robó la vida a su creador.

Pero el trabajo de Eugenia Rico no acaba aquí, pues la escritora ultima una nueva novela y se encuentra a la espera de la próxima reedición de Aunque seamos malditas, una historia sobre el maltrato a las mujeres.

 Imágenes cedidas por Páginas de espuma

 

Dejar respuesta