“Ética promiscua”: guía práctica para putones con ética

0
606

16 años ha necesitado esta obra maestra para aterrizar, ya traducida, en España. Léase despacio, con protección y risas: su sexualidad y relaciones se lo agradecerán.

eticapromiscuaEscrito y publicado en 1997 por las polifacéticas putonas con ética, Dossie Easton (terapeuta especializada en sexualidades alternativas y relaciones) y Janet W.Hardy (editora de libros sexualmente arriesgados), llega a nuestras manos gracias a la traducción de Miguel Vagalume y el empeño de la editorial Melusina Ética promiscua (“Ethical Slut” en original), un recomendadísimo tándem entre guía práctica y manifiesto político de cómo vivir las relaciones ética y honestamente.

Se trata de una declaración de intenciones para todas aquellas personas que desean explorar de manera consensuada el poliamor, pero también es de lectura obligatoria para las que no, puesto que las autoras no sólo plantean la necesidad de desarmar las creencias culturales monogamocéntricas, sino también aquellas que pueden ser antisexuales y codependientes, con infinidad de ejemplos, ideas y reflexiones que hacen del libro una obra maestra de la complejidad relacional.

Ética promiscua se convierte además, con un lenguaje cuidado y claramente no sexista, en una guía para las posibilidades: contempla la diversidad sexual (LGTBIA+), insiste en la importancia del sexo seguro, no evita los interrogantes sobre cómo criar la prole, refuerza la gestión de los miedos e inseguridades y se zambulle en los retos que suponen los celos o abrir una relación ya existente.

Para aquellas personas que no queden muy convencidas y necesiten de propuestas estatales, el guiño a Golfxs con principios y Brigitte Vasallo a la hora de hablar de este libro es necesario. Las primeras, por ser un grupo base en Madrid que promueve una visión positiva del sexo no convencional y participan en Ética Promiscua a través de la elaboración de recursos. Y la segunda, por conseguir en sus talleres de #OccupyLove que nos replanteemos la monogamia sin dejarnos el pellejo, las ganas y la diversión en el intento.

Voces que suman para decir sin tapujos aquello que las autoras de Ética promiscua no dejan de repetirnos a lo largo del libro. No nos creemos el cuento de la monogamia y la heterosexualidad obligatoria. Venimos a disfrutar de nuestra naranja entera, sin medias partes ni medias tintas, de peras, de melocotones, de sandías. Apostamos por la macedonia entera y los cuidados colectivos, del sexo y el placer desde una visión positiva y no convencional, en definitiva, de la promiscuidad con ética, sin fakes.

Dejar respuesta