El Estudiantes debe reiniciarse

0
233

Tenía que llegar tarde o temprano y fue ayer mismo. Asefa Estudiantes ha dejado de contar sus partidos en el Palacio de los Deportes por victorias. La visita de Caja Laboral fue demasiado para un conjunto que hasta el momento no ha mostrado más que irregularidad, salvando las victorias en casa, que rápidamente se fueron olvidando en un mar de derrotas con ventajas más que amplias en el marcador final.

La empresa resultaba muy complicada teniendo en cuenta que el Caja Laboral es un equipo tirador por naturaleza. Con Oleson y Teletovic, los baskonistas tienen asegurada una amplia cantidad de puntos, por lo que se requería del oficio y la calidad de todos los puntales, que en esta vez se quedaron reducidos a la presencia voluntariosa de Gabriel, a todas luces insuficiente viendo el desarrollo del partido.

En el primer cuarto ya se vieron de forma clara las intenciones del Caja Laboral de poner tierra de por medio en el marcador, y con la firma de Oleson y Teletovic, Dusko Ivanovic se vanagloriaba de haber logrado un parcial de 0-13 que puso el miedo en el cuerpo a la afición estudiantil. Tan solo el oficio del anteriormente citado Gabriel permitió al Asefa no despegarse en el marcador.

Los dos cuartos siguientes pudieron haber visto el despegue definitivo del Caja Laboral teniendo en cuenta la baja anotación que presentaba el conjunto colegial, con un Wright de nuevo desaparecido (comienza a preocupar la irregularidad del que había venido para ser el jugador referencia del equipo) y un Jiménez que no puede ponerse el traje de salvador domingo sí, domingo también.

Milagrosamente, el Asefa llegó al último cuarto con siete puntos de desventaja, algo que nunca supuso un imposible. La Demencia asumió su parte del trabajo y comenzó a apretar, aunque apareció entonces el tapado, esa figura que no aparece en ningún guion pero termina dinamitando los partidos. En este caso fue el francés Heurtel, con una buena dosis de reivindicación propia ante la inminente llegada de Dragic. El base-escolta quiso mandarle un mensaje muy claro a Dusko Ivanovic de cara al futuro y finiquitó la contienda desde la línea de 6,75 para sorpresa de todo el mundo y el cabreo de Pepu Hernández, que mira preocupado el calendario que le espera (llegan gran parte de los clubes que juegan Euroliga) y la falta de actitud que demuestra su equipo en algunos pasajes.

A pesar de lo oscuro del calendario, este es momento para que toda la plantilla se una en torno al objetivo de la permanencia, que solo se conseguirá con humildad y compañerismo, no dejando siempre la responsabilidad en manos de los mismos. Al menos, no mientras Wright continúe su particular travesía en el desierto y se encuentre a sí mismo (-1 de valoración alcanzó el estadounidense esta semana, aunque el peor registro se lo llevó Jiménez con un alarmante -8).

Fuente de las imágenes:
ACB.com

Dejar respuesta