Estados Unidos toma rígidas medidas después de la reunión nuclear iraní

0
88

Después de la reunión en Almaty de las grandes potencias con Irán, EEUU ha decidido poner en marcha una resolución.  Dicha resolución muestra una postura defensiva por el miedo a que Irán adquiera finalmente armas nucleares. Sin embargo, Irán tiene una actitud positiva y, según el Jefe Negociador iraní, “fue una reunión útil para todos”.

Durante los días 26 y 27 de febrero se han llevado a cabo las negociaciones para frenar el programa nuclear iraní en Almaty (sureste de Kazajistán). A esta reunión asistieron las potencias pertenecientes al Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas (Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido y Francia), Alemania  e Irán. Después de las dos sesiones se ha llegado al acuerdo de que los expertos técnicos se reúnan en Estambul el próximo 18 de marzo, junto a los directores políticos del sexteto.

Saeed Jalili. Foto cedida por everystockphotoEn esta reunión se habló de limitar el arsenal de uranio. Las grandes potencias demandan que Irán cierre su planta de enriquecimiento de Fordo, planta que debía de haber suspendido sus actividades. El negociador iraní, Saeed Jalili, ha rechazado la propuesta de cerrar la planta, ya que la instalación se encuentra bajo la supervisión del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA). Irán insiste en que el programa de enriquecimiento de su país sólo pretende fabricar combustible para sus plantas nucleares con el fin de exportar más petróleo. Niega constantemente las acusaciones de las potencias occidentales e insiste en que su programa es exclusivamente para fines pacíficos.

No obstante, mientras se daba por finalizada la reunión en Almaty y los negociadores iraníes hablaban de un encuentro positivo, el Congreso de Estados Unidos ha puesto en marcha una resolución que aumentará considerablemente las sanciones contra Irán. Esta resolución restringirá las relaciones comerciales con Irán, ampliará la lista negra, bloqueará el acceso de Irán a los activos de los bancos extranjeros y penalizará a personas y empresas extranjeras que violen las sanciones estadounidenses, amenazándolos con restricciones a hacer negocios con Estados Unidos.

Los representantes que introdujeron esta legislación son Ed Royce, republicano de California y presidente del Comité de Asuntos Exteriores, y Eliot L. Engel de Nueva York del Comité Demócrata de mayor rango. Según cuanto afirmado por sus promotores, la intención de esta ley es impedir que Irán adquiera armas nucleares, puesto que la aparición de una bomba atómica iraní representaría un fracaso en la política exterior de Estados Unidos. Sobre todo por la creciente alarma de Israel, reiterado por el Embajador de Estados Unidos en Israel, Michael Oren, en la publicación norteamericana Usa Today.

Barack Obama. Foto cedida por commons.wikimedia.orgLos israelíes argumentan que un Irán nuclear plantearía una amenaza existencial para el estado judío, lo que indica que sería esperar hasta la primavera o el verano de 2013, antes de tomas de acciones militares contra las instalaciones nucleares de Irán. Pero los medios de comunicación israelíes sosiegan a la población judía. Un artículo publicado en el diario The Times of Israel da a conocer la cláusula número ocho de la resolución contra Irán donde afirma “si Israel se ve obligado a emprender una acción militar en defensa propia contra Irán, el gobierno de Estados Unidos debe apoyar a Israel y proporcionar equipo militar diplomático, y el apoyo económico al Gobierno de Israel en defensa de su territorio, personas y su existencia”.

En el mes de marzo Obama viajará a Israel y este tema será el principal en su agenda. El temor de los Estados Unidos se hace aún más grande, sobre todo después del anuncio de Corea del Norte que ya había llevado a cabo con éxito su tercera prueba nuclear subterránea, un importante científico nuclear iraní fue el encargado de su explosión.

Dejar respuesta