¿Estados Unidos ama las armas?

0
106
Newtown. Por DonkeyHotey
Newtown. Por DonkeyHotey

El pasado viernes 14 de diciembre, Adam Lanza, de tan solo 20 años de edad, entraba en la escuela infantil Sandy Hook en Newtown, en el estado de Connecticut y mataba a 27 personas, de las cuales, 20 eran niños de entre 5 y 10 años. Entre las adultas se encontraba su propia madre la cual trabajaba en este centro.

Adam Lanza, quien se quitó la vida tras esta atrocidad, había comprado el arma con permiso de su madre, que era coleccionista. A este joven todos lo conocían en su barrio como un chico serio, más formal que el resto de sus compañeros y un tanto aislado. Con estos datos, podríamos entender que se trataba de un joven quizá como otro cualquiera, de un barrio acomodado a las afueras de la ciudad de Newtown y con una familia más o menos normal. El único dato que habría que destacar de la vida de Adam es la tormentosa separación de sus padres, que, al parecer, tuvo que vivir solo. Su hermano mayor, Ryan, se había marchado a estudiar a la Universidad. ¿Por qué entonces ocurrieron estos hechos? Nadie lo sabe.

 

Lo que parece evidente es que Estados Unidos ama las armas y tanto que cualquiera puede poseer una. Si acudes al supermercado, puedes comprar las verduras en el pasillo 3 y un arma en el 4, algo que ya denota una cierta falta de control y un alto grado de despreocupación por un artilugio de esta categoría. Según el Gobierno Federal, 2012 ha sido el año en el que más armas se han vendido en Estados Unidos con aumentos significativos en dos ocasiones. Una, tras el pasado viernes con los hechos ocurridos en Connecticut y la otra tras la matanza en Aurora en la presentación de la película “El caballero oscuro”, el pasado 20 de julio donde su presunto autor, James Holmes, arrebató la vida a 14 personas e hirió a otras 50.

Las condiciones principales para adquirir un arma son: no haber estado en la cárcel 2 o más años, no tener como delito la violencia de género, no ser fugitivo de la justicia, no ser inmigrante sin papeles y no haber renunciado a la ciudadanía estadounidense. El resto, basta con ser  mayor de 21 años, que es la mayoría de edad en Estados Unidos, (o bien recibir un permiso de padres o tutores legales). Pero además, todo lo anterior puede apelarse a la justicia reclamando una revisión para obtener el permiso.

 La Constitución de Estados Unidos establece en su Segunda Enmienda el derecho de los ciudadanos estadounidenses a poseer armas. Esta enmienda se creó en 1791 con el fin de que los ciudadanos americanos pudieran crear milicias ante las amenazas de un abuso de poder en las libertades obtenidas tras la Guerra de Secesión. La gran diferencia es que estas amenazas hoy en día no se dan en este país, el problema la fuerza que las diez primeras enmiendas de la constitución americana tienen y la complicación de cambiarlas. Por si esto fuera poco, los lobbys ejercen mucha presión al gobierno en este país. En los de armas se encuentra la Asociación Nacional del Rifle (RNA) con más de 4 millones de miembros como principal referente. Pero no es el único, además, podemos mencionar entre otros muchos, como el Gun Owners of America que cuenta con 300.000 asociados. Ambos son importantes ejes de acción en los asuntos del gobierno.

Por otra parte, las leyes, lejos de ser restrictivas, parece que en algunos estados son cada vez más liberales. El día antes de la matanza en Newtown se aprobó en el estado de Michigan la posibilidad de llevar armas en las escuelas. Pero además, en Missisipi una persona ebria puede disparar a alguien si considera, bajos los efectos del alcohol, que es en defensa propia. Y en Montana se pueden comprar armas desde los 14 años.

Imagen oficial de Barack Obama.  Imagen cedida por fotopedia.comParece que en Washington se está reflexionado sobre lo ocurrido y pensando en cambiar poco a poco la normativa sobre este tema. Desde el punto de vista emotivo, el hecho de que en Connecticut murieran 20 niños está calando en el sentir americano. Pero también, las elecciones están recién ganadas por Barack Obama y parece llegado su momento de actuar. El presidente afirmó este miércoles que creará un grupo para estudiar medidas para prevenir las armas. Según explicó hay que “evitar la glorificación de las armas en Estados Unidos”.

Lo que queda claro es que la violencia engendra violencia y que solo con estas medidas no basta. La pregunta que se hace todo el mundo ahora es ¿hasta cuando?, ¿hasta cuando Estados Unidos va a mirar hacia otro lado mientras inocentes con una vida por delante son desprovistos de ella?

Dejar respuesta