¿Está usted a salvo mientras lee este artículo?

2
317

Internet se ha convertido para muchos en la panacea de la información, el ocio y el entretenimiento a distancia. La gran cantidad de posibilidades que ofrece una conexión de red exige una contraprestación mínima: protegerse ante posibles peligros externos. Los virus y el phising son dos de las amenazas más comunes, aunque no son las únicas. El investigador Gonzalo Álvarez Marañón, en su obra Cómo protegernos de los peligros de Internet, sirve de faro a todos aquellos navegantes ajenos a los riesgos que supone surcar la Red.
Juegos de Guerra, película de culto protagonizada por Matthew Broderick en 1983, marcó la infancia de los adolescentes de medio mundo a comienzos de los años 80. La posibilidad de desencadenar una Tercera Guerra Mundial a través de un juego de ordenador, conectado por error a la computadora central del ejército de EEUU, descubrió a la población el potencial de la informática. Muchos jóvenes comenzaron entonces a interesarse por un fenómeno en ciernes por aquellos años. La película de John Badham también fue el punto de partida para un nuevo grupo social: los hackers.

“La gente no está preparada contra el engaño a través de la tecnología”. Esta frase, atribuida a Kevin Mitnick (el hacker más famoso de finales del siglo pasado) es un claro reflejo de la realidad actual en Internet. A las amenazas ya tradicionales (virus, gusanos, troyanos…) se unen a otras como el phising, fenómeno relativamente reciente vinculado a la suplantación de identidad a través de la Red. El aumento de las operaciones realizadas a través de la web, desde la compra de un libro en Amazon a una transferencia bancaria, ha fomentado la usurpación de la personalidad en este ámbito. Los métodos para combatir nuestra incertidumbre pasan por configurar nuestro sistema con antivirus, actualizaciones y cortafuegos apropiados, aunque el mejor cortafuegos que existe es el propio usuario.

Las inseguridades presentes en Internet son el tema central tratado por Gonzalo Álvarez Marañón en su último libro, titulado Cómo protegernos de los peligros de Internet. Con un lenguaje cercano, sencillo, lleno de ejemplos, muy en consonancia con su capacidad de oratoria, el autor establece los arneses de seguridad a tener en cuenta por el escalador en su ascenso por el web wall. Cualquier usuario con nociones básicas de informática puede sacar provecho de esta guía, destinada especialmente a un público no demasiado avezado en este terreno. Abstenerse consumidores de productos muy especializados.

Encuentro con el autor.
El Colegio Mayor Antonio Machado de la Universidad Carlos III en Colmenarejo fue el lugar elegido para la presentación de la obra ante la comunidad universitaria el pasado jueves, 12 de noviembre. El investigador nos concedió parte de su tiempo para aclarar algunas dudas acerca de diversos temas.

Una pregunta ineludible al contemplar su bagaje: ¿es posible una conexión entre ciencia y periodismo?
Más que conexión entre ciencia y periodismo, deberíamos hablar de divulgación de la ciencia. Siempre he pensado que cuando a una persona le gusta un tema, debe ser capaz de transmitir pasión por ese tema. Un científico, además de saber mucho de su ciencia, tiene que trasladar la ilusión a los demás.

Su faceta periodística en prensa generalista se ciñe a El Mundo y El Correo Vasco
Sí, he escrito para esos dos medios, aunque en revistas especializadas como PC World llevo escribiendo más de diez años. Para El Mundo escribí la columna “El Defensor del Internauta”, dentro del suplemento Ariadna; en El Correo Vasco también redacté para un suplemento llamado El Cibernauta.

En su haber destaca un proyecto llamado Boinas Negras, ¿nos puede contar algo más sobre la cuestión?
Boinas Negras fue un juego de hacking creado en 2002. Consistía en diez pruebas, divididas por nivel de dificultad, en las que participaron hackers de todo el mundo. Un alto grado de conocimiento permitía superar los diez niveles y ganar premios. El premio más valorado era la boina negra, asimilación castiza del término black hat (sombrero negro), utilizado para designar a los “hackers malos” (crackers). Este término proviene del color de sombrero que llevaban los malos en las películas del Oeste americano.

¿Qué diferencia hay entre un hacker y un cracker?
Un hacker es un experto en informática que no suele explotar sus conocimientos para cometer fechorías o actividades delictivas, mientras que un cracker utiliza sus conocimientos para atacar sistemas informáticos, robar información y causar daños.

Hace justamente diez años todos hablábamos del “Efecto 2000”…
Fue un factor con el que las consultoras ganaron mucho dinero, debido a la psicosis generada entre la población por algo que realmente no tenía mucha importancia.

Y si nos remontamos más de veinte años atrás, nos encontramos con el Muro de Berlín. ¿Cree que existe actualmente un Muro de Berlín en la Red?
Existe un Muro en países comunistas, como China, Cuba…, que tienen restringidas las libertades civiles y, por lo tanto, el acceso a la información en Internet. A mí ese ámbito no me preocupa realmente, me parece más preocupante el Muro de Berlín que tratan de erigir los países democráticos con el nuevo paquete de telecomunicaciones de la Unión Europea, las leyes contra las descargas de archivos en Internet… Eso sí que es para echarse a temblar. La SGAE en España está fomentando unas leyes que acabarán con la libertad en Internet.

¿Qué opina del panorama actual de la información en Internet?
Hoy en día nos enfrentamos a una sobreabundancia de información. El problema es seleccionarla correctamente.

¿Cómo contempla el futuro de la información suministrada por medios como blogs, Twitter…?
Poseer canales de expresión con alcance a todo el mundo es un hecho sin precedentes. Hay blogs en la Red que visitan cientos de miles de usuarios diariamente, como Boing Boing, y que supera el número de lectores de un periódico como The New York Times, o los telespectadores de la CNN. Los medios más poderosos del mundo ofrecen una visión tan deformada del mundo, incluso parece que vives en otro planeta.

Reseña biográfica:
– Ingeniero Superior de Telecomunicación. Universidad del País Vasco, 1995.
– Doctor en Informática. Universidad Politécnica de Madrid, 2000.
– Investigador integrante del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desde 1995.
– Colaborador en los periódicos
El Mundo y El Correo Vasco; redactor en las revistas especializadas iWorld, PC World, Mundo Electrónico y SIC.
– Autor de los libros Los mejores trucos para Internet y Seguridad informática para empresas y particulares.
– Creador del
blog El Arte de Presentar, sobre cómo planificar, estructurar, diseñas y exponer presentaciones.

Fuentes del texto:
http://www.iec.csic.es/gonzalo/
http://elartedepresentar.com/
ÁLVAREZ MARAÑÓN, Gonzalo.
Cómo protegernos de los peligros de Internet. CSIC – Catarata. Madrid, 2009.
Fuentes de las imágenes:
http://blogs.amctv.com/scifi-scanner/wargames560.jpg
http://farm1.static.flickr.com/52/383118590_bdfffe8eb9.jpg
http://www.iec.csic.es/gonzalo/img/GonzaloAlvarez.jpg

2 Comentarios

  1. Teniendo en cuenta que solo costaba 12 E, me compré el libro y me lo leí del tirón en dos horas. Una maravilla. No parece un libro de informática, porque está lleno de historias, de ejemplos, de analogías, y ¡bien escrito! He entendido conceptos de seguridad que nunca me habian quedado claros porque me daba pereza leerlos en lenguaje técnico que no entiendo. Gracias por la recomendación.

Dejar respuesta