Espíame, si puedes

0
181

Cámaras con forma de bolígrafo, incrustadas en los cristales de unas gafas sol, dentro de un detector de humos, o en el interior de un peluche. Con 3 CCD, 1, 5 de lux, de difusión interna o externa, capaces de soportar temperaturas bajo cero, con resolución de 420 líneas o de 500… y es que con tanta oferta uno no sabe por qué cámara decidirse. Oigan, y ahora que lo pienso, no sé yo si la lámpara esta tan grande que tengo en la habitación. A ver. Esperen un momento. Nada, no hay cámaras por ningún lado. Pueden pensar que soy un histérico, pero es que no anda la cosa para andarse con chiquitas. Ya no sé si los bolis con los que escribo habitualmente son parte de alguna red de espionaje. Eso sí, aquí en España si espiamos, lo hacemos a lo cutre, por eso ahora que veo la Web de una famosa tienda madrileña para el espía no sé por qué artilugio decantarme. Ya de paso le haré una visita al municipal del pueblo a ver si me asesora bien y me hago de un buen grupo de vigilantes… que a mí me da que el Concejal de Deportes no es trigo limpio…

Decidido. Que si aquí todo el mundo espía yo me sumo, que puestos a que me escuchen, escucho yo también, y estén atentos, si también uno tiene que gastarse las córneas en ver imágenes, se las gasta, que algo me corregirán luego con unas gafas. Y es que lo que quiero es seguir el ejemplo de lo que veo últimamente por Madrid. Si es que lo tengo más que pensado, ya me veo cual Subinspector General de la Policía de Fuenlabrada, poniendo cámaras por doquier, para ver si me roban algo o me entero del último cotilleo de la facultad. Si él lo ha utilizado para ver quiénes robaban expedientes de Recursos Humanos, el menda va hacer lo propio pero con un fin más castizo, vamos que voy a intentar saciar esta vena cotilla que a uno le han abierto desde pequeño. Upss. Perdonen que no quería decir esto, lo que pasa es que a veces confundo términos, lo que quería contarles es que de esta manera podré saciar mi ansia por estar informado constantemente. Y… ya que me pongo, pues, si la cosa va bien y esto me hace sentir mejor –porque visto lo visto esto de espiar tiene que ser la repera- , tal vez me monte una red tipo la T.I.A., si hombre, como el garito ese en el que trabajaban Mortadelo y Filemón. Eso sí, más que seguir este ejemplo, que nadie duda de su efectividad, voy a pedir consejo por las filas de los políticos que a ellos también les ha dado por ésto.

Ahora, a quién de nuestros avezados mandatarios le pido que me eche un cable, si es que como ellos también son “nuevos” en esto de saciar su ansia informativa sobre la vida de otros pues… tampoco es que lo tengan muy claro. Porque a mí explíquenme, es Aguirre quien espía a Gallardón, o viceversa, o ninguno de los dos. O es Granados el que tiene contra la espada y la pared a los dos “ases” de la política madrileña. Es que no hay Dios que los entienda, y menos cuando de por medio meten también al Ministerio del Interior y a Rubalcaba. Oigan, aclárense y espíen mejor, que uno es principiante y necesita conocer bien los pasos que hay que seguir, y cuántos objetivos se puede fijar para que las cosas no se le vayan de las manos. Para mí, que todo esto es una campaña de publicidad de la “Tienda del Espía”. Muy cutre, porque es lo que se lleva ahora, la publicidad en plan amateur, pero claro, no hay nada más falto de glamour que la actividad política española. Aunque, y ahora si que me preocupo, no serán los que gestionan esta tienda una especie de “Gran hermano” a lo “1984”. Sálvese quien pueda, y yo el primero. Si alguien les pregunta, ésto no ha salido de mi cabeza.

Fuente de la imagen:
http://www.basilrathbone.net

Dejar respuesta