Esperanza I, la Liberal

0
183

La Presidenta de la Comunidad de Madrid, Doña Esperanza Aguirre Gil de Biedma, ha hecho gala una vez más del liberalismo político y económico que tanto gusta de presumir. En cuanto a medios de comunicación se refiere ese liberalismo se hace aun más notar. Por si el reparto, por no decir regalo a sus amigos o afines del Partido Popular, de las televisiones digitales hubiera sido poco, en los últimos días la Presidenta nos ha sorprendido con el cese/dimisión de German Yanke, un periodista del núcleo duro, como conocemos todos. Curiosamente a Aguirre le ha debido parecer flojo el trabajo realizado por el periodista vasco. La pregunta es la siguiente, ¿ha sido el propio Yanke el que ha decidido marcharse porque no aguantaba más las directrices desde arriba o bien ha sido Esperanza Aguirre la que se ha cargado al periodista?. Examinemos detenidamente el problema.

Se puede ver desde dos ámbitos distintos. El económico y el político. En el económico, Diario de la Noche suponía el telediario más caro de la historia de Telemadrid. Sin saber lo que cobraba Germán, si ha salido publicado que su colaborador habitual, Pablo Sebastián cobraba unos 6000 euros al mes. El trabajo de Sebastián consistía en hacer una revista de prensa y dar su opinión, es decir, trabajo de un becario en cualquier medio y opinar como una persona normal. Desde este punto de vista capitalista también se podría añadir el factor comercial-publicitario del programa. Era el más caro de los informativos, y también el menos visto. En términos de share, no alcanzaba apenas el 8%. Estos datos reveladores, inusuales y extremadamente importantes para cualquier empresa, lo agravan aun más teniendo en cuenta la titularidad pública de Telemadrid.

Pero si seguimos investigando el “caso” Yanke, nos damos cuenta que estas razones de índole económico no han sido las culpables de su cese. El contrato del equipo de Diario de la Noche se acababa en Diciembre, lo cual hubiera sido mucho más económico para Telemadrid, la televisión de “todos y cada uno” de los madrileños. Si, como digo, la razón económica hubiera prevalecido, Germán Yanke habría abandonado mucho antes la televisión pública madrileña. Así que continuemos indagando.

En los motivos políticos encontraremos la respuesta. Vamos allá. Por todos es conocida la famosa y polémica entrevista que realizó el conservador periodista a la presidenta liberal. ¿Es éste el motivo por el cual Yanke abandonó Telemadrid o fue solamente el detonante? Más bien esta segunda opción, ya que una liberal como Aguirre no se atrevería a “fusilar” un periodista de tal manera. Su conciencia no se lo permitiría,¿no?. Tiene que haber alguna explicación más.

Se resume en dos causas más. Es raro ver a socialistas, y en especial, al candidato a la Comunidad y Secretario General del PSM, Rafael Simancas, en las cámaras de Telemadrid. Es raro ver opiniones distintas a las de la facción más radical del Partido Popular que es la que se ha hecho con el poder, tanto en el partido como en la Televisión pública madrileña. Es raro ver opiniones favorables o por lo menos no críticas a un gobierno de la Nación dirigido por el enemigo. Es raro ver en Telemadrid un debate equiparado en el que sean las mismas personas a favor del tema a discutir que las que se sitúan en contra. Pero desde que Germán Yanke se ha ido de Telemadrid, todo esto ya no es raro, es imposible.

El telediario del periodista vasco era el único que respetaba algo la pluralidad y la veracidad de la información, el único que dedicaba el mismo tiempo a un partido que a otro. Este telediario separaba claramente información de opinión. Y tanto en una como en otra, no daban crédito a especulaciones, manipulaciones y montajes periodísticos establecidos por el personaje más siniestro del periodismo español en los últimos años: Pedro J. Ramírez. Diario de la Noche en ningún momento admitió teorías conspirativas sobre el mayor atentado de la historia en España.

Fue precisamente esa cierta pluralidad, y esa línea distinta sobre el 11-M que tomó Diario de la Noche la que acabó con la paciencia de Esperanza Aguirre. A la Presidenta liberal no le gustaba ver a socialistas, sean de Madrid o de Moncloa, en el programa más caro de Telemadrid. No le gustaban contertulios que eran capaces de calificar de manera global la actuación del Gobierno con un 7,5 (José María Brunet). A Esperanza I la liberal no le gustaba nada el único telediario hecho, pensado y emitido para “todos y cada uno” de los madrileños. A “Espe” no le gusta que “su” televisión sea pública. Por eso ha dado pasos para privatizarla…, pero de eso, mejor, hablamos otro día.

Fuente foto Esperanza Aguirre: El pais.es
Fuente foto Germán Yanke: Periodista Digital

Dejar respuesta