Españolada

0
270

El cine español, desde sus inicios, siempre ha vivido con prejuicios. No sé si la falta de patriotismo tiene algo que ver pero lo cierto es que el principal calificativo de una película española es “una españolada más”. No sabemos valorar el buen cine, nos divierten las típicas comedias americanas cuyo argumento deja mucho que desear y no nos damos cuenta de que nuestra falta de cultura cinematográfica no deja avanzar a grandes cineastas ni a directores con gran talento. Ni que decir tienen los actores españoles tales como Penélope Cruz o Javier Bardem, que para que sean considerados y valorados en su propio país tienen que irse a Hollywood a triunfar, o ganar un Oscar, porque claro los Goya “son inferiores”. ¿Por qué no admitimos que el cine español ha evolucionado de tal manera que no tiene nada que envidiar al cine de otros países? Hemos podido disfrutar recientemente de fantásticas películas como Camino, El Orfanato, o Los Girasoles Ciegos y apenas han sido reconocidas por el público como se merecen. ¿De quién es la culpa? Abramos bien los ojos y consideremos al cine español, cuando lo merezca, no sólo un entretenimiento de masas, sino también un documento histórico y artístico de primer orden.

Fuente del Texto:
Belén del Hoyo Martín
Fuente imagen:
http://hispaniainfo.files.wordpress.com

1 Comentario

  1. Seamos serios, el cine español poco tiene que hacer contra otras industrias tal y como está concebido hoy día.

    Nuestro problema viene de base: desde el caciquismo en la Academia (recordemos a nuestro querido Garci y sus estrategemas para que su film fuera pre-seleccionado a los oscar por España), a una falta absoluta de sentido de negocio que tiene el cine (aparte del artístico)ya que si se quiere vivir de esto y hacer películas de calidad no se puede dejar de lado ni un aspecto ni el otro.

    Sin olvidarnos tampoco que en la mayoría de los casos el cineasta medio español hace una película olvidándose del público. ¿Si no trabajas pensando en los espectadores como quieres que vayan a verte? Además, muchas de las historias que nos cuentan no nos interesan y nos más autocomplacientes que otra cosa.

    Cierto es que salen algunas películas interesantes, pero si nos damos cuenta, en dos de los tres ejemplos expuestos, los directores son relativamente nuevos. ¿La solución no sería apoyar a los nuevos realizadores?

    Y eso de poner por las nubes a Penélope y compañía por irse fuera… Se han ido fuera porque se hace mejor cine y de una forma más profesional. Y a muchos no se les ha reconocido el trabajo en casa hasta que han venido con un premio bajo el brazo. El ejemplo de Pe es mñas que suficiente, hasta que no ha trabajado con Allen y ha ganado el Oscar todo han sido palos.

    Lo mismo ocurrió con Alex de la Iglesia durante el rodaje de Los crímenes de Oxford, a Amenabar por irse a trabajar fuera con los mejores o a Jaume Collet Serra que lleva ya dos películas “made in Hollywood”

    Lo que recorcome a este país es la envidia. Eso y el espíritu víctimista que tenemos con respecto a otras cinematografías es lo que nos mata y no nos deja avanzar.

  2. El cine español tiene una calidad que nada tiene que envidiar al norteamericano, lo que pasa es que los propios españoles no saben valorarlo, o no son capaces, es intimista, y suele llegar hasta el fondo (en todos los sentidos) y a la gente eso le aburre, es una pena. Podría empezarse, sobre todo, porque la gente lo vea y lo explore, y no hable desde la ignorancia. Por cierto, los mejores títulos donde Bardem, Penélope, Banderas o Paz Vega (por citar algunos ejemplos de actores que han cruzado el charco) han trabajado son de autores y producción española.

  3. Pues si ese cine tan “intimista” aburre a los españoles será por algo.

    Desgraciadamente vivimos en un país en el que hay dos clases de personas según defiendan o no al cine español: si no te gusta es que no lo entiendes y no sabes apreciar la calidad, un ignorante vamos. En cambio, si te gusta, ya entras dentro del fabuloso club de los (peyorativamente denominados) culturetas que miran a todos por encima del hombro, pues sus capacidades intelectuales y sensibilidad son superiores a la media.

    Como en cualquier cinematografía hay buenas películas y buenos profesionales, pero en su conjunto estamos muy por detrás de cines como el francés o el británico (ya no hablo ni del americano)

    Gente como Sergi López o Maribel Verdú han tenido que salir fuera y triunfar allí para que se les tuviera más en cuenta en casa. Pilar López de Ayala mismamente, en Francia se la reconoce mucho más que aquí.

    Actrices como Paz Vega o Jordi Mollá normal que tengan sus mejores papeles en España, sólo hace falta echar un vistazo a los “papelitos” que les han ofrecido en Hollywood. La misma Pe ha hecho mucha mierda hasta dar con buenos papeles y pongo como ejemplos: Sáhara, La mandolina del Capitán Corelli o Blow.

    Bardem, quitando Los Lunes al sol y Mar adentro, donde más ha deslumbrado es fuera: Collateral, No es país para viejos, Antes que anochezca, Pasos de baile, Vicky Cristina Barcelona…

    Los españoles sí que ven cine patrío, de ahí que cuando una película resulta interesante van a verla.

    ¿Nuestro problema? Que, o bien imitamos en exceso a las industrias ajenas quedándonos sólo con los topicazos, o bien que tratamos los temas de una forma tan “íntima” que el mensaje se pierde por el camino hasta aburrir a los muertos.

    Lo que hace falta es apostar por autores diferentes que cuentan sus “intimidades” pero sabiendo calar al público: Díaz Yañez, Balagueró, Alex de la Iglesia, Fresnadillo…

Dejar respuesta