España y su venta de armas a Gadafi

0
731

La historia se repite. Con la intervención de Libia volvemos a presenciar la doble moral de los gobiernos occidentales. El español a la cabeza. No es nada nuevo la venta de armas a líderes conflictivos con los que tarde o temprano se inicia una guerra. Pero se equivocan los dirigentes si creen que la redundancia masiva pasa impune para los ciudadanos.

La última polémica ha saltado con las bombas de racimo, prohibidas en España desde el 2008 tras la firma del Tratado de Oslo. Un año antes, la empresa aragonesa Instalaza fabricó el mencionado armamento que acabó en manos de Gadafi, según ha publicado The New York Times. Ahora Gadafi las está utilizando, como era de esperar, para abatir a las fuerzas rebeldes y a la población civil libia. Sólo hace falta navegar por Internet para ver los efectos que causan las bombas de racimo. El líder libio niega su uso. Y cómo no, los gobiernos europeos han puesto el grito en el cielo ante tal barbarie humana.

En marzo ya apareció una noticia que quizás pasase demasiado desapercibida. La empresa española Indra hubiera renovado la defensa aérea libia de haberse demorado el inicio del conflicto unos meses. ¿Los aviones españoles enfrentándose a una defensa perfeccionada por España? Malditos negocios. Las relaciones Libia-Indra en estos asuntos empezaron en el 2006. Si bien no se llegó a plasmar este acuerdo, sí lo hizo uno relacionado con la implantación del control del tráfico aéreo civil libio.

En otras palabras, la OTAN anda sumergida en un conflicto que se alarga –y se alargará aun más- debido a que los propios partícipes se han encargado durante años de armar al gobierno de Gadafi. De haber muertos en el bando occidental, no tendrán otros culpables que sus mismos gobernantes. Y lo más triste de todo es que los rebeldes libios seguirán pensando que Occidente en realidad les está salvando. Una forma curiosa de auxiliar a alguien fortaleciendo a su enemigo.

A eso hay que añadir la ampliación constante de los límites de la resolución inicial de la ONU que autorizaba la intervención aérea. En un principio, la idea era proteger a la población civil mediante la acción desde el cielo. Hoy, las muertes de civiles libios por parte del bombardeo aliado son noticia diaria en los medios. Así como la OTAN, capitaneada por Obama, Cameron y Sarkozy, sigue pidiendo más aviones para aumentar los ataques sobre suelo africano. Cada vez se exige más compromiso a los partícipes, cada vez más implicación militar.

Aquellas palabras de la ONU fueron el marco teórico para dar luz verde a una guerra bastante más complicada y con una implicación mucho más sangrante de lo anunciado. Es decir, el texto no fue otra cosa que una justificación en la que basarse para diferenciar este conflicto del tan controvertido iraquí de 2003. Nada más.

Occidente es un experto en esto de jugar a dos bandas. Por un lado, apoya las causas nobles. Por otro, hace negocio con aquellos que las reprimen. El caso de España en el conflicto árabe-israelí es un ejemplo. Mientras la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) destina importantes cantidades de dinero y ayuda logística a la Autoridad Palestina, España es uno de los principales vendedores de armas al gobierno de Israel.

Gadafi es un dictador que mantiene una dictadura donde la libertad brilla por su ausencia. No obstante, mal harían los libios si creyesen que Occidente va a liberarlos de su yugo gratuitamente y sin llenarse las manos de sangre; sangre inocente. Y si no, que le pregunten a los afganos.

Fuentes del texto
http://www.elpais.com/articulo/internacional/firma/espanola/negocio/renovar/defensa/aerea/libia/elpepiint/20110321elpepiint_7/Tes
http://www-org.cadenaser.com/internacional/articulo/fuerzas-gadafi-atacan-bombas-racimo-fabricacion-espanola/csrcsrpor/20110415csrcsrint_5/Tes
http://www.elpais.com/articulo/internacional/OTAN/pide/aviones/atacar/precision/fuerzas/Gadafi/elpepuint/20110414elpepuint_1/Tes
Fuentes de las imágenes:
http://www.miusb.es/wp-content/gallery/referencias/instalaza.jpg
http://www.netoraton.es/desvan/magnesio.jpg

Dejar respuesta