España y la transición a la esperanza

0
189
Francisco Alarcón, Isco, jugador destacado en los dos últimos partidos de la selección. / Tam Tam, wikimedia
Francisco Alarcón, Isco, jugador destacado en los dos últimos partidos de la selección. / Tam Tam, wikimedia

La selección española despide un 2014 en el que las sombras han dejado paso a la ilusión gracias a la brillante irrupción de futbolistas capaces de volver a seducir a una afición que, por lo visto en las últimas citas, se muestra encantada con la sutil revolución iniciada por Del Bosque.

El fracaso en el Mundial de Brasil disputado el pasado verano y la mala gestión del regreso de los jugadores (a su llegada a España no atendieron a los numerosos aficionados que les esperaban y decidieron salir por la puerta de atrás de un aeropuerto en el que fueron recibidos como héroes cuando conquistaron las Eurocopas y el Mundial), la fría y gris despedida de jugadores que ayudaron a construir el equipo que enamoró al mundo (Alonso, Xavi o Villa), la polémica por la portería o, la más reciente controversia generada por la posible falta de compromiso de algunos seleccionados (Fábregas y Costa), parecían haber sumido al grupo en una depresión que, sin embargo, parece haber quedado atrás.

Ya en 2013 Del Bosque comenzó a dibujar el cambio posibilitando el debut de jugadores como Isco, Koke, Mario Suárez, Alberto Moreno, Bartra, Nacho, Azpilicueta, Iñigo Martínez, Tello o Michu. Y en el presente curso ha hecho lo propio con Carvajal, De Gea, Alcácer, Callejón, Camacho, Morata, Nolito, Iturraspe, Deulofeu, Munir, Bernat, Rodrigo, Raúl García,  Mikel San José, Kiko Casilla y un Diego Costa, cuyo caso ha sido polémico de principio a fin.

Sin duda le queda al salmantino mucho trabajo por delante para volver a conformar un grupo equilibrado y competitivo pero la buena marcha en la clasificación para la Eurocopa de Francia 2016 (tres victorias ante Luxemburgo, Bielorrusia y Macedonia por una derrota ante Eslovaquia) y la capacidad goleadora (13 goles en 4 jornadas) parecen un buen comienzo.

Tras el último duelo amistoso, disputado en Balaídos ante la vigente campeona mundial, donde un gol del madridista Kroos selló la victoria alemana a pesar de ser un enfrentamiento parejo, se cierran los compromisos hasta el próximo mes de marzo de 2015 cuando retome los partidos de clasificación para la Eurocopa.

El seleccionador nacional apostó en la rueda de prensa en Vigo por una actitud positiva y esperanzadora: “Creo que ha habido cosas que nos animan a pensar que tenemos futuro… Me quedo con algunas cosas buenas de los jugadores que se han integrado hace poco y que han tenido un buen comportamiento. Creo que van a tener futuro en la selección” y no eludió hacer balance del año, realista y templado como acostumbra: “En este periodo hemos jugado un Mundial, en el que no hemos tenido una actuación buena y no estamos contentos del todo. Sabemos que estamos en un periodo de transición y queremos mirar para adelante con optimismo”.

Las tranquilizadoras noticias, encabezadas por el que parece que será encargado de liderar el cambio hacia la composición de un nuevo grupo, Isco Alarcón, que ha dejado numerosas muestras de su clase en cada oportunidad que le ha brindado la Selección, vienen a apagar la decepción sufrida también por la selección sub21 que no podrá disputar el Europeo de la República Checa de 2015 ni los Juegos Olímpicos de Brasil 2016 al caer eliminada.

Sin duda el próximo año será clave para confeccionar un combinado que vuelva a estar preparado para competir hasta el final por todos los títulos.

Dejar respuesta