España se cuela en su tercera final consecutiva

0
352

La selección española accedió a su segunda final europea tras vencer a Portugal en la tanda de penaltis. Los lusos, que consiguieron sacar un trabajado 0-0 frente a ‘La Roja’, abandonan el Campeonato a las puertas de la final con la sensación de haber hecho un buen papel en la Eurocopa.

Del Bosque diseñó las semifinales de la Eurocopa ante Portugal con un nuevo ‘9’ en punta, Álvaro Negredo, y la habitual plétora de especialistas de toque como principales escuderos del ariete vallecano. Los lusos, por su parte, imitaron a España en meter aire fresco en las posiciones más adelantadas, pues Paulo Bento dio entrada a Hugo Almeida por el ya típico Hélder Postiga en las filas portuguesas.

Las huestes de Cristiano Ronaldo cumplieron brillantemente las tareas defensivas y de presión, dificultando la salida del balón en el lado de ‘La Roja’, que no estuvo tan cómoda en los primeros minutos como en el partido frente a Francia. Aun así, pronto comenzaron las conexiones entre los bajitos de la Selección y, con la presencia de Negredo arriba, se abrieron los espacios que faltaron en los encuentros anteriores.

El juego no albergó situaciones claras de gol, pero, a pesar de su escasez, fueron los españoles los que empezaron asustando con un disparo de Arbeloa que buscó la escuadra de la portería de Rui Patricio. Seguidamente, Cristiano Ronaldo alertó a la zaga española con un centro al área tras una carrera por la banda izquierda que quedó en agua de borrajas.

España tenía el control del partido, pero Portugal dio muestras de entusiasmo con varios chispazos que levantaron ciertas sospechas. Ante un gran disparo de Iniesta, Cristiano se internó en la fortaleza roja y sacó un disparo que rozó la portería de Casillas.

En el segundo período, Del Bosque dio entrada a Cesc por Negredo y a Jesús Navas por Silva, pero el panorama no cambió en demasía, e, incluso, propició una segunda mitad más equilibrada que la primera. Portugal hizo uso del contraataque para sorprender, pero ni Hugo Almeida ni Cristiano estuvieron acertados a la hora de definir. Además, el delantero del Real Madrid desaprovechó varios lanzamientos de falta que se mancharon por encima de la portería de Casillas. Los cañonazos del portugués fueron esperados con temor, y, a pesar de su abultado índice de fallos de libre directo, ningún español tuvo la osadía de relajarse en tales circunstancias.

En los últimos minutos del segundo acto, Cristiano Ronaldo pudo redondear su gran competición metiendo a Portugal en la final con una ocasión clara en el minuto 88 tras una potente contra del conjunto de Paulo Bento. Aun así, Meireles asistió torpemente a CR y éste, sin mucha capacidad de maniobra, envió el balón a las nubes.

Así pues, el 0-0 propiciaba la segunda prórroga de la competición con una selección portuguesa superior a España en lo físico y, por consiguiente, mejor armada para otros largos 30 minutos de juego. Pedro, que había saltado al campo por Xavi en los últimos suspiros del segundo tiempo, fraguó la jugada más peligrosa de los de Del Bosque. El recién incorporado hizo un sombrero a Joao Pereira y abrió para que finalmente el balón llegara a Jordi Alba. La magnífica Eurocopa del lateral izquierdo del Valencia se dilató con una explosiva carrera que arrastró a toda la defensa lusa. Alba solo tuvo que centrar y esperar el golpe final de Iniesta, que se encontró con la mejor parada del guardameta portugués.

Antes del fin del primer período de la prórroga, Sergio Ramos, que frenó a Cristiano durante todo el choque, lanzó una lejana falta que olisqueó la escuadra de la meta de Rui Patricio, y fue entonces cuando comenzó el vendaval de España de la mano de Navas y Pedro. Ambos, que hicieron buena gala de su frescura y velocidad, pusieron balones que no encontraron el gol. El canario, además, pudo conseguir el gol de la victoria gracias a un pase de Cesc que le dejó prácticamente solo frente a Rui Patricio, pero se precipitó en un regate innecesario y vio truncada su posibilidad de llegar a la final antes de los penaltis.

Finalmente, el duelo murió en el terreno colectivo y dio paso a la parte más azarosa del futbol: los penaltis. Xabi Alonso falló para ‘La Roja’, pero Casillas respondió ante el lanzamiento de Moutinho con una nueva parada que ya parece habitual en este tipo de citas. Para seguir, Iniesta marcó el 1-0, Pepe hizo lo propio para Portugal, y lo mismo hicieron Piqué y Nani.

En el cuarto lanzamiento de los de Del Bosque, Sergio Ramos se enfrentó al mundo e hizo oídos sordos a las críticas que le llovieron desde su fallo en las semifinales ante el Bayern. El de Camas se adjudicó el cuarto disparo y, armado de sangre fría y una buena dosis de calidad, metió el tercer lanzamiento de España a lo ‘Panenka’. Así pues, el defensa del Real Madrid, que fue nombrado MVP del partido, se reivindicó tirando de valentía y autoconfianza.

Para terminar, Bruno Alves disparó al larguero en el cuarto para Portugal y Cesc Fábregas, que repetía el quinto lanzamiento desde el punto fatídico tras la eliminación de Italia en la EURO 2008, dio el pase a España con un chut ajustado que golpeó el palo antes de introducirse en la portería de Rui Patricio. El gol del catalán dejó sin oportunidades a Cristiano Ronaldo, pues habría sido el encargado del último e innecesario disparo de los portugueses.

La selección española, por tanto, se clasifica para su tercera final internacional y tratará de revalidar su título de 2008 frente al ganador del Alemania-Italia. Portugal, que puso en aprietos a ‘La Roja’ durante gran parte del partido, abandona la competición por la puerta grande y con un Cristiano Ronaldo que, a pesar de haberse quedado sin penalti, se va como pichichi de la Eurocopa y con una aportación vital en los momentos más decisivos para los lusos.

 

Imagen: El Diario Carabobeño

Dejar respuesta