España no se reconoce tras el Mundial

0
155
Juanmi no pudo debutar con gol ante Holanda [Fotografía: Carmelo Rubio (Sefutbol)]
Juanmi no pudo debutar con gol ante Holanda [Fotografía: Carmelo Rubio (Sefutbol)]

La selección española perdió mucho más que un Mundial el pasado verano en Brasil, ya que desde entonces no ha vuelto a mostrar su mejor faceta en el juego y está peleada con el gol en un ir y venir de delanteros con los que el seleccionador nacional, Vicente del Bosque, no ha encontrado la clave para devolver al equipo al lugar que le pertenece.

Desde el pasado 23 de junio, día en el que España jugó ante Australia su último partido del Mundial, el combinado nacional ha disputado ocho encuentros con un balance de cuatro victorias y cuatro derrotas. Francia, Alemania, Eslovaquia (clasificatorio para la Eurocopa) y Holanda han sido los verdugos de España, mientras que los triunfos se han conseguido ante Macedonia, Luxemburgo, Bielorrusia y Ucrania, todos ellos en la fase clasificatoria para la próxima Eurocopa.

El último partido ante Holanda, que venció a la Roja por 2-0 en Ámsterdam, dejó una sensación de falta de confianza de los jugadores en la primera mitad con pocas ocasiones de gol que aumentaron en la segunda mitad con la entrada de David Silva, Andrés Iniesta o Álvaro Morata, que tuvo en sus botas recortar distancias y dio más de un quebradero de cabeza a la defensa oranje.

Ante Francia y Alemania el juego de España, ausente de ocasiones de gol, puso en bandeja los triunfos a dos de las mejores selecciones del mundo, que no desaprovecharon la ocasión y derrotaron al combinado nacional por la mínima en Saint-Denis y Vigo, respectivamente. Eslovaquia también aprovechó las dudas que genera el conjunto español para ganar por 2-1 en casa y arrebatarle el liderato del grupo.

En el partido ante Ucrania, último rival del clasificatorio para la Eurocopa, España reflejó unas sensaciones similares con una primera parte buena en la que Morata abrió el marcador y una segunda en la que los ucranianos pudieron empatar e incluso ganar ante un equipo desconcentrado y cometiendo errores en lo que más ha destacado en los últimos años, los pases.

Las goleadas ante Macedonia (5-1), Luxemburgo (0-4) y Bielorrusia (3-0) no han servido para dar un giro al rumbo de la vigente campeona de Europa, que se dio un respiro ante unos rivales que se encuentran muy por debajo del nivel de las grandes selecciones del mundo.

Así, la falta de gol, a pesar de haber marcado catorce goles a favor (doce de ellos ante Macedonia, Luxemburgo y Bielorrusia) por siete en contra, es lo que más preocupa al seleccionador, ya que en los ocho partidos ha faltado la definición y ha destacado la ausencia considerable de ocasiones claras en las que los diferentes experimentos de Vicente del Bosque han fracasado. Diego Costa, Paco Alcácer, Rodrigo Moreno, Nolito, José Callejón, Munir El Haddadi o Juanmi Jiménez han sido algunos de los arietes que han luchado por ocupar el lugar de David Villa.

Morata, convocado para los dos últimos encuentros, se ha ganado el puesto tras el gol a Ucrania, así como por su actitud y juego en los dos partidos que ha disputado. El delantero de la Juventus ha demostrado estar capacitado para ser el 9 de España a pesar de llevar a sus espaldas el mítico 7 de Raúl González o Villa.

En el centro del campo, la llegada de Isco Alarcón parece haber hecho olvidar a Xavi Hernández y Xabi Alonso por su juego y compenetración con Iniesta, pero la ausencia de otro centrocampista de garantías que dé aire a los titulares da lugar a una falta de recambios que desgasta en exceso a los que salen de inicio. Vitolo es la última apuesta del seleccionador para ocupar el centro del campo con un resultado notable en su debut ante Holanda.

La línea defensiva se mantiene con Gerard Piqué y Sergio Ramos como centrales, así como con Jordi Alba como lateral izquierdo. La novedad ha llegado con Dani Carvajal en el lateral derecho y las incorporaciones de Iñigo Martínez, Mikel San José, Juan Bernat o Raúl Albiol, entre otros.

Por último, en la portería parece ser que el sustituto de Iker Casillas será David de Gea, aunque el guardameta del Manchester United no tuvo su noche ante Holanda, encuentro en el que encajó dos goles.

El cambio generacional del que se hablaba tras el fracaso mundialista no ha sido el esperado, ya que el bloque se mantiene y son una minoría los que han ido entrando en las convocatorias de la selección absoluta.

Dejar respuesta