España no dio opciones a Francia

0
148

La segunda parada de la Ruta Ñ 2012 de preparación para los Juegos Olímpicos de Londres fue el Palacio de los Deportes de Madrid, donde se vieron las caras el combinado español y el francés, con victoria para los de Sergio Scariolo (81-65). Se citaron dos equipos que aspiran a arrebatar a Estados Unidos el oro olímpico, pero solo uno de ellos mostró hambre de victoria sobre el parqué.

Lleno total en el Palacio de los Deportes de Madrid

El partido entre Francia y España era una reedición de la final del Eurobasket del año pasado, en la que los de Sergio Scariolo vencieron por trece puntos; por lo que podía creerse que los galos viajarían a la capital española con ganas de revancha. La práctica estuvo lejos de la teoría, y el combinado nacional dirigido por Vincent Collet no dio la sensación de poder hacerse con la victoria en ningún momento.

El hecho de que Tony Parker jugase pocos minutos, debido a sus problemas en un ojo tras una pelea –en el pabellón se escuchó que, con las gafas protectoras que debe llevar parece Steve Urkel, personaje de la mítica serie Cosas de casa– pesó bastante sobre el equipo galo, falto de ideas sin el base de los San Antonio Spurs.

Los franceses únicamente fueron por delante en el primer minuto, tras la canasta que inauguró el marcador, obra de Mickael Gelabale, viejo conocido de la afición española. En la siguiente jugada, un tapón de Serge Ibaka –no podía ser de otra manera– sobre Nando de Colo mostraba el espíritu del equipo español, que no conoce la palabra amistoso. Ojalá pudiese decirse lo mismo del rival, que en ningún momento dio la sensación de querer hacerse con la victoria, viendo en muchas jugadas incluso cierta desgana, agotando los 24 segundos de posesión en numerosas ocasiones.

Viendo esta penetración, los problemas de espalda de Rudy parecen mentira

Tras la fugaz ventaja del arranque del encuentro, les bleus –ayer de blanco– únicamente plantaron cara al inicio del segundo cuarto, cuando llevaron la batalla al terreno físico, en el que el equipo francés es un auténtico portento. Los españoles no se amedrentaron y mostraron que no son un equipo que vive exclusivamente de su talento, ya que cuando hace falta se transforman en un equipo de fajadores. A base de trabajo encauzaron el partido, volviendo a hacer que las diferencias aumentasen con el paso de los minutos, alcanzando los 25 puntos al principio del último cuarto.

La muestra de esa doble faceta, talento y trabajo, es una señal muy positiva emitida por este equipo. También positivo fue el hecho de que José Manuel Calderón y Pau Gasol, principales estandartes de la selección, jugaran menos de quince minutos en la demostración de superioridad española, muestra de que esto es un verdadero equipo que vive por encima de los egos. Además, a Rudy Fernández se le ve con muchas ganas de jugar y bastante recuperado, mientras que Sergio Llull, que tiró del equipo en los primeros compases del choque, parece preparado para asumir el puesto de Juan Carlos Navarro, en caso de que no pueda llegar a un buen nivel a los Juegos Olímpicos debido a sus problemas en las plantas de los pies.

Por último, a manera de curiosidad, el mayor de los Gasol fue presentado por el speaker del Palacio de los Deportes como “uno de los mejores pívots del mundo”. Bonita muestra de cariño hacia el de Sant Boi tras una temporada dura. Gasol es necesario para conquistar el oro olímpico.

España y Francia volverán a verse las caras el próximo domingo en París (14.30), a solo dos semanas del inicio del torneo olímpico de baloncesto.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=lU9e7rCy6II&feature=player_embedded#![/youtube]

Fotografía: Federación Española de Baloncesto

Dejar respuesta