España luchará contra Estados Unidos por el oro

0
74

La selección española de baloncesto consiguió la victoria frente a Rusia (67-59; 20-31 al intermedio) en un encuentro en el que el equipo dirigido por Sergio Scariolo fue de menos a más. Así, España reeditará la final olímpica de Pekín de hace cuatro años contra Estados Unidos. Es muy complicado, pero ¿por qué no soñar con el oro?

Costó mucho, pero la selección española volverá a verse las caras con EEUU en la final olímpica cuatro años después.

Grandes dosis de sangre y sudor le costó al equipo español de baloncesto meterse en la final olímpica, algo que parecía muy complicado tras la disputa de los primeros veinte minutos de encuentro, en los que los pupilos de Sergio Scariolo estuvieron totalmente irreconocibles.

Sin poder correr debido al gran repliegue defensivo llevado a cabo por los rusos, y totalmente desacertados en los lanzamientos a canasta; los españoles fueron capaces de anotar únicamente veinte puntos en la primera mitad del encuentro; una anotación realmente paupérrima, propia de un encuentro ‘amateur’.

Aunque, para ser totalmente justos, el trabajo defensivo fue realmente bueno. La máxima ventaja que consiguió Rusia fue únicamente de trece puntos (14-27 en el minuto 15), coincidiendo con tres triples anotados por Sergey Monia; una ventaja realmente escasa teniendo en cuenta el mal juego desplegado por los hispanos. La defensa zonal ató en corto a Andrei Kirilenko, que se fue al descanso con dos puntos y un pobre 1/8 en tiros de campo. Seguramente el ruso, que jugará la próxima temporada en los Minnesota Timberwolves de Ricky Rubio, tuviese pesadillas por la noche en las que apareciese Marc Gasol, clave en la defensa de este jugador, que acabó el partido con un 2/12 en tiros de campo.

Al descanso, en el vestuario, Sergio Scariolo sacó el tres en uno para engrasar la maquinaria roja –ayer de blanco– y darle la vuelta a un marcador que estaba bastante apretado teniendo en cuenta el mal juego desplegado. Quizá no fuese exactamente eso lo que ocurrió, pero sea lo que fuese funcionó y se volvió a ver sobre al parqué a ese equipo que disfruta jugando y, además, gana.

Poco protagonismo de Ibaka, pero suya fue la mejor canasta española del primer tiempo.

Un triple de Rudy Fernández al inicio del tercer cuarto sirvió de punto de inflexión, dando inicio a veinte minutos de un gran acierto en el lanzamiento, mientras la defensa siguió rayando a un buen nivel. José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro y, cómo no, Pau Gasol –al que Mike Krzyzewski, entrenador de la selección estadounidense, no duda en incluir entre los cinco mejores jugadores del mundo– volvieron a ser ellos mismos y, junto a Marc Gasol y Sergio Llull, guiaron a España hacia la victoria, algo que parecía imposible tras ver la primera mitad, quizá los peores minutos de juego que se hayan visto de este equipo en muchísimo tiempo.

Los rusos no supieron matar a la bestia cuando esta estaba moribunda, y finalmente lo pagó caro, muy caro. Es cierto que veinte puntos en veinte minutos es algo calamitoso para un equipo de este nivel; pero también es cierto que anotar 47 en los otros veinte minutos no está nada mal, más teniendo en cuenta la calidad del rival que había enfrente.

Ahora toca el más difícil todavía, vencer a la que probablemente es la mejor selección de Estados Unidos desde el mítico Dream Team. Es un reto enorme, casi imposible. Pero estos chicos son capaces de cualquier cosa y en un solo partido puede pasar de todo. El resultado se verá mañana a las 16.oo.

Fotografía: FEB

Dejar respuesta