España dice adiós al sueño del Europeo

0
70

La selección española de balonmano no podrá luchar mañana por el triunfo final en el Campeonato de Europa de Serbia. La derrota ante Dinamarca (25-24) condenó el sueño del equipo dirigido por Valero Rivera, que pudo empatar en la última jugada pese a haber marchado por detrás en el marcador durante casi todo el encuentro. Como ya ocurriera en el Mundial de 2011, el combinado nórdico deja fuera de la lucha por el título a España.

Los jugadores españoles tendrán que ganar el Preolímpico para ir a Londres'12

Los grandes equipos, salvo raras excepciones, se distinguen por unas señas de identidad que se repiten partido tras partido. La manera de jugar, de interpretar y de resolver las situaciones complicadas, son elementos comunes en cualquier historia deportiva de éxito. La España de Valero Rivera que se ha quedado a las puertas de la final del Europeo tiene estas cualidades. La intensidad durante una hora de juego es, sin embargo, una virtud que el equipo tiene que memorizar. Anotar sólo tres goles entre los minutos 20 y 40 dificulta sobremanera ganar un encuentro entre selecciones del viejo continente.

El ataque español careció de alegría y rapidez. Los automatismos que se habían asociado al juego de la selección española, como las fluidas transiciones entre defensa y ataque, el dinamismo del balón en las jugadas en estático o el uso de los extremos, fueron los recursos que el ataque de España menos empleó. La defensa 6-0 danesa hizo estragos en el combinado español, que se perdió en la lentitud y la precipitación con lanzamientos lejanos sin peligro.

El comienzo del partido no auguraba estas penurias posteriores. Un buen arranque de España, con defensa 5-1 que frenaba a Mikkel Hansen, ponía en el minuto 13 una diferencia de 3-6 favorable al equipo que ayer vestía de azul. La ventaja, no obstante, menguó progresivamente hasta casi el final de la primera mitad, cuando Dinamarca aprovechó el desoncierto español para ponerse por delante en el electrónico. Una falta con el tiempo cumplido, anotada por Hansen, dejaba el 12-10 con el que se llegó al descanso.

La salida de vestuarios no espabiló a una España carente de gol. En torno al minuto 37, un peligroso 17-12 ponía cuesta arriba el partido. Reaccionar era una obligación. Tomaron la responsabilidad anotadora Jorge Maqueda y Julen Aguinagalde, mientras que José Manuel Sierra evitaba el intercambio de golpes con un efectivo repertorio de paradas. En poco más de diez minutos, España coronó su remontada con un gol de Cristian Ugalde (19-19).

El empate fue el mejor resultado que vería España en lo que quedaba de partido. Un parcial de 3-0 a favor de Dinamarca, con exclusión de Maqueda incluida, estiró la ventaja de nuevo. Aunque España volvió a igualar, Hansen, que había pasado bastante desapercibido, demostró su condición de jugador superlativo y apareció para los daneses en el momento indicado. En el minuto 59 marcó un golazo que deshizo la igualada a 24. Ugalde tuvo la opción de forzar la prórroga a falta de pocos segundos, pero su lanzamiento se topó con Niklas Landin, el jovencísimo y excepcional guardameta danés.

Entre la impotencia y la rabia, el sueño español en el Campeonato de Europa había llegado a su fin. Con todo, no puede haber mucho tiempo para lamentaciones, ya que mañana se disputa el partido por el bronce frente a la selección de Croacia.

Fotografía: Klahn (EHF)

Dejar respuesta