España debate: ¿sí o no a los deberes?

0
314

A lo largo del curso, niños y niñas reciben una jornada intensiva de tareas escolares, realizadas en las aulas y dentro de un horario lectivo que comienza bien entrada la mañana hasta después del medio día, durante 5 días a la semana; pero no podemos olvidar que además se llevan consigo un abanico de deberes para realizar en sus respectivos hogares después de cada jornada escolar. Esta situación ha planteado un conflicto entre sus progenitores y el profesorado: ¿sí o no a los deberes en el hogar?

21213986764_826e19eb0d_bLa situación actual de los más pequeños ha sido un punto de partida para volver a replantear la estructura escolar con el fin de poder ofrecer un mejor encuadre estudiantil para ellos. Si deben llevar o no los deberes a sus hogares ha sido un comienzo de disputa entre padres y profesores, y muchos profesionales de la psicología infantil sostienen diferentes opiniones acerca de dicha situación.

España se sostiene como líder de la Unión Europea en fracaso escolar, con una tasa del 20% de jóvenes que han abandonado los estudios, inclusive antes de finalizar el primer ciclo de secundaria. La preocupación por reducir el porcentaje y recuperar un sistema educativo viable es palpable entre los profesionales de la educación. Una de las cuestiones que ronda la cabeza de muchos maestros y educadores es la duda en la eficacia de los deberes extraescolares.

Enric Roca, profesor de Pedagogía de la Universidad Autónoma de Barcelona, opina que ya existe un sistema educativo español con más horas lectivas de Europa, para incluir además hasta tres horas más de trabajo en casa, que no tiene ningún sentido. Roca insiste en que los deberes pueden ser beneficiosos y crear buenos hábitos, pero siempre que no se estructuren como una prolongación del colegio ni ensombrezca el tiempo no lectivo del niño o la niña. Sin embargo, la Confederación Católica de Padres de Alumnos (CONCAPA) opina que las tareas extraescolares ayudan a crear un hábito de trabajo y de orden; además de estimular la responsabilidad y el dominio de razonamiento, también razonan que la familia debe ser parte de dicho proceso ya que requiere disciplina y esfuerzo.

Otros investigadores y educadores apuntan a países como Finlandia como ejemplo en el sistema educativo, exponiendo que su alumnado está exento de llevar el trabajo a casa, incluyendo también un horario lectivo con menos horas que el español. Es lo que convierte a este país en líder, con los mejores resultados en educación y una tasa de fracaso de un 8% de jóvenes que abandonan sus estudios. Las dudas por la eficacia de llevar o no los deberes a casa se asientan en nuestro país con el objetivo de lograr mejorar nuestro sistema educativo y poder ofrecer al alumnado español una respuesta a su problema. El profesor Enric asegura que una mayor personalización, con tareas razonables y adecuadas, ayudaría a mejorar el rendimiento de los alumnos sin tener que recurrir a horarios lectivos extras innecesarios para los niños. Por supuesto, con ayuda desde casa y el apoyo de los padres.

Fuentes del texto:

Dejar respuesta