España cumple el guión y llega a octavos de final

0
186

Nerea Pena, en el partido ante Corea

La selección española de balonmano femenino se ha clasificado como segunda de su grupo en el Mundial de Brasil, solo superada por la poderosa Rusia, con un balance de cuatro victorias y una sola derrota. Las jugadoras entrenadas por Jorge Dueñas se medirán a Montenegro en octavos de final. Aunque el balance es positivo hasta el momento, La Roja ha mostrado algunas dudas en su juego, sobre todo en lo concerniente a las numerosas pérdidas de balón.

Una vez terminada la actuación de España en la primera fase del Mundial de Brasil 2011, el resultado ha sido el previsto, toda vez que el sorteo había sido benévolo con el equipo nacional, cuyo único rival temible era Rusia.

España debutó el 3 de diciembre ante Holanda con una cómoda victoria por 34-27. Las chicas de Dueñas dominaron el partido en todo momento, exhibiendo una buenísima defensa y un gran acierto ofensivo, en especial desde los 7 metros. Ya en este primer partido se adivinó quiénes serían los pilares de esta selección: la canaria Marta Mangué, -sin duda la jugadora más resolutiva- y Nerea Pena.

Tras la victoria ante las holandesas, España se enfrentó a su rival más complicado en el grupo, Rusia, la actual campeona del mundo. El partido no se presentaba nada fácil para las españolas y así se vio desde el primer minuto. Las rusas siempre se mostraron muy superiores y al descanso gozaban de una renta de cinco goles, ampliada en la segunda parte hasta el 28-22 definitivo. Con todo, se debe recalcar que las jugadoras españolas nunca le perdieron la cara al partido.

El tercer choque estaba marcado en rojo en la agenda del seleccionador, puesto que una victoria ante Corea del Sur aseguraba prácticamente el pase a octavos. España salió muy enchufada, con una gran actuación en los primeros minutos de Marta Mangué, pero las coreanas también sabían de la importancia del encuentro y supieron sobreponerse al fuerte inicio español, llegando incluso a ponerse por delante en el marcador. Mangué se echó el equipo a las espaldas y, junto con la gran actuación de la portera Mihaela Ciobanu, consiguió llevar a la selección a una sufrida victoria por 29-26.

España llegó al cuarto partido con un balance de dos victorias y una derrota, pero dejando dudas en su juego, sobre todo debido a las numerosas pérdidas de balón. Ante la débil Kazajistán, el combinado nacional hizo su peor actuación del Mundial. Marta Mangué no jugó ni un minuto y Jorge Dueñas utilizó el partido para dar descanso a la mayoría de las jugadoras titulares. A pesar de esto, la selección tuvo el partido controlado en todo momento. Se esperaba una goleada escandalosa que no fue así, ya que el marcador final acabó con un discreto 27-18.

En el partido que cerraba la primera fase, España se enfrentó a la débil Australia, que contaba sus partidos por derrotas. Como era de esperar, la selección nacional barrió a sus oponentes por un contundente 39-9. En martes espera Montenegro en octavos de final.

Fotografías: RFEBM.net // Asfi Itxako Navarra

Dejar respuesta