España cumple con los pronósticos

0
249

Después de la tormenta viene la calma. Así se puede resumir la trayectoria de España en la primera fase del Mundial de Sudáfrica. La primera jornada el grupo H fue el mundo al revés, pero las aguas vuelven a su cauce. La derrota frente a Suiza no ha cambiado las expectativas iniciales y España se clasifica como primera de grupo tras imponerse a Chile por 2 goles a 1 y los de Bielsa, segundos, se la jugarán a todo o nada con la Brasil de Kaká, Robinho y compañía.

Vicente del Bosque apostó por el trío Villa-Torres-Iniesta para lanzar a la Selección al ataque y morder a una Chile que asustaba más de lo que acabó mordiendo. “La Roja” de Sudamérica empezó metida atrás, al acecho, dejando a España dominar durante los primeros compases del juego. Pero en el minuto 9 ese equipo agazapado decidió que ya era hora de mostrar sus cartas. Mark González no llega a culminar una buena jugada al toque de los andinos y manda el Jabulani a las nubes cuando estaba solo frente a la portería de Iker Casillas. España flojea. Los chicos del Loco Bielsa dominan el centro del campo, anulando el cerebro de “La Roja” que, además, pierde todos los balones divididos. La presión de los chilenos agobia a España que ve como, por primera vez en mucho tiempo, no tiene superioridad en la posesión de la pelota.

Los chilenos siguen a lo suyo, presionando y cortando el juego de los españoles con faltas y duras entradas. Pero en una de éstas España sale a la contra. Fernando Torres se encuentra con un uno para uno en el campo rival. Bravo, el guardameta chileno, sale para cubrir la internada de “El Niño” y despeja el cuero. Pero malamente. El Jabulani le cae a Villa, que no perdona. Desde la línea de tres cuartos y con la portería vacía el Guaje enchufa el primero para los de Del Bosque. Corría el minuto 24. Pero los chilenos ni acusaron este inesperado varapalo ni bajaron los brazos. Todo lo contrario. Se lanzaron al ataque a sabiendas de que una derrota les podía mandar de vuelta a casa a las primeras de cambio si Suiza le metía un gol a Honduras o bien colocarles segundos de grupo para enfrentarse al coco brasileño en octavos de final. Su garra casi se ve recompensada de no ser por Gerard Piqué. El catalán siembre entra con todo en la disputa del balón, lo que le ha costado unos cuantos puntos de sutura. Hoy salvó el empate a 1-1 arrebatándole el cuero a Beausejour cuando ya se disponía a fusilar la portería de Casillas.

Imparable Iniesta. Pero la historia se volvió a repetir. Cuando los de Bielsa más mordían, llegó el gol español, esta vez en la cuenta particular del mejor del partido, Andrés Iniesta. El de Fuentealbilla culminó una jugada fantástica marca de la casa (tiqui-taka puro y duro) que él mismo comenzó recuperando el balón en campo contrario. Toquecitos varios entre el del Barça, Fernando Torres y Villa dejaron solo al 6 en el área, quien ajustó el esférico al palo derecho de la portería chilena. 2-0 y tranquilidad momentánea para España. Tranquilidad también porque en la misma jugada los de Bielsa se quedaron con un hombre menos. Marco Estrada recibió la segunda amarilla por a “El Niño” Torres en el área sin balón. Por cierto, gran noticia para “La Roja” que Torres vaya cogiendo forma. Estuvo muy activo durante la primera parte, ya le falta menos para ser ese killer que tanta falta le hace a nuestra selección. Aunque de momento David Villa se basta y se sobra. Ya es pichichi empatado a goles con Gonzalo Higuaín.

Hasta el final del primer tiempo España fue ama y señora del encuentro. Devuelto el control del mediocampo, volvió el dominio del juego. En la reanudación, Chile volvió a tener la sartén por el mango. La posesión volvía a ser para los sudamericanos, quienes recortaron distancias con un afortunado gol de Millar que desvió Piqué, cambiando la trayectoria del balón y colocando el Jabulani en el fondo de las mallas de la portería del capitán de “La Roja”. A partir de aquí, poco más. Villa pudo colocarse como pichichi absoluto del campeonato si llega un par de segundos antes a tres balones largos que a punto estuvieron de sentenciar el partido. Pero no pudo ser.

Conformismo final. Según avanzaba el cronómetro y sabiendo que en Bloemfontein Honduras y Suiza no eran capaces de estrenar el marcador, Chile y España se dieron por satisfechas. Ambas estaban clasificadas y los últimos minutos se convirtieron en un rondito donde ni unos ni otros tenían intención de atacar para evitar cualquier golpe de mala suerte. Pitido final y las dos selecciones pasan a octavos de final, donde se enfrentarán a Portugal y a Brasil, dos selecciones que, todo hay que decirlo, no han dado mucho miedo hoy en su duelo por la primera plaza del grupo de la muerte. Ahora sí, España ya puede pensar en Cristiano Ronaldo.

Fuente de las imágenes:
www.as.com

Dejar respuesta