España derrota a Eslovenia y se enfrentará a Dinamarca en semifinales

0
72

La selección española de balonmano se enfrentará a Dinamarca en las semifinales del Campeonato de Europa tras ganar en el último partido de la segunda fase a Eslovenia. El equipo español, clasificado desde la victoria ante Islandia, debía vencer el partido ante la selección balcánica para evitar cruzarse con Serbia, selección anfitriona. El combinado esloveno planteó un partido serio y dominó durante muchos minutos, pero España recondujo la situación y se impuso 35-32.

Juanín García será una de las principales bazas en semifinales ante Dinamarca

Aunque el triunfo se antojaba decisivo para evitar en semifinales a Serbia, Valero Rivera decidió repartir minutos entre los no habituales. España está a cuatro días de disputar las semifinales y, quizás, la final, por lo que las lesiones son una cuestión a tener en cuenta y es necesario que quienes menos han jugado se sientan parte de la dinámica del grupo. Un ejemplo del miedo existente a los percances físicos es la incorporación al plantel del extremo derecho Albert Rocas, que fue llamado la mañana previa al partido para reforzar una posición cuyos titulares, Roberto García Parrondo y Víctor Tomás, arrastran preocupantes molestias.

Conjeturar sobre el futuro, por muy próximo y plausible que sea, puede distraer sobre el presente. España, equipo que en casi todos los minutos del torneo ha mandado en el marcador de sus partidos, se encontró con resultados adversos durante algunas fases del que le enfrentó a los eslovenos. Los primeros compases del encuentro mostraron una selección española errática, desconfiada en ataque. La velocidad, el ritmo de otros partidos, no aparecía. Ni Juanín García en el extremo, ni Jorge Maqueda ni Iker Romero desde el centro del ataque, se mostraban fiables.

Que la ventaja eslovena no se disparara ayudó a la victoria final. También la dosis extra de confianza que los balcánicos no pudieron ingerir por su incapacidad para romper el marcador. Por ejemplo: Eslovenia ganaba 4-6 en el minuto diez de la primera mitad, pero una exclusión de Luka Zvizej desembocó en un parcial de 3-0 para España, que daba así la vuelta al resultado. La misma dinámica se repitió una y otra vez a lo largo de todo el encuentro.

El marcador al descanso era de empate a quince. En una mediocre primera parte, España no se marchó a vestuarios con cara de perdedora. Los jugadores, sin embargo, no se tomaron su evidente inferioridad durante treinta minutos como un aviso, y al comienzo del segundo periodo repitieron los mismos errores. En el minuto 37, una Eslovenia que jugaba con mucha facilidad en ataque ponía un marcador inquietante: 17-21.

A la selección española solo le valía apretar en defensa y ser más efectiva en ataque. Lo primero llegó en cuanto se olvidó la fragilidad que se había mostrado durante todo el partido; de lo segundo se encargaron Dani Sarmiento, Parrondo, Gurbindo y Romero -infalible desde los siete metros-.

En los últimos instantes, el combinado capitaneado por Hombrados supo jugar con templanza y ya no volvió a peligrar la victoria. España accede como primera de grupo a semifinales, donde se medirá a Dinamarca. La otra eliminatoria enfrentará a Serbia contra Croacia. Sólo uno de los cuatro, el ganador de la competición, obtendrá el pasaporte directo para los Juegos Olímpicos de Londres.

Fotografía: Klahn

Dejar respuesta