España apunta a su sexta Eurocopa de fútbol sala

0
57
La selección española de futbol sala tratará de conquistar su sexto título continental en Croacia, sede del Campeonato de Europa, un torneo que arrancará el próximo 31 de enero con una pléyade de estrellas y varios equipos aspirantes a la victoria final. La Roja jugará la primera fase en la ciudad de Zagreb, donde se enfrentará a los combinados de Eslovenia y Ucrania.
La selección dirigida por José Venancio López aspira a ser campeona
La Eurocopa se presenta con un cartel de lujo, contando entre los máximos favoritos a España, Rusia, Italia, Portugal y la siempre correosa Croacia, que contará con el apoyo incondicional de su público.
 
En el grupo A se enfrentarán la propia Croacia, República Checa y Rumanía. Los partidos de este grupo tendrán lugar en Split. Los croatas disputarán por primera vez una fase final del mayor torneo continental. Por su parte, República Checa tratará de igualar su mejor actuación en un campeonato -semifinales en 2003 y 2010-, mientras que la sorprendente Rumania aspira a repetir la final alcanzada en 2003.
 

Respecto al grupo B, España es la gran favorita y no debería tener problemas para pasar como primera. Ucrania, a su vez, quiere recuperar el nivel mostrado en otras épocas, y a Eslovenia le bastaría con obtener sus primeros puntos en una fase final, aunque su misión se antoja más que complicada.

El grupo C está compuesto por las siempre difíciles Rusia e Italia, a las que acompañará Turquía. Los partidos de este grupo también se llevarán a cabo en Split. A priori, rusos y transalpinos se jugarán la primera plaza, ya que los debutantes otomanos no deberían suponer un escollo difícil.

Para finalizar, en el grupo D estarán Portugal, Serbia y Azerbaiyán. Se trata del grupo más igualado, en el que los caucásicos pueden dar algún que otro disgusto. Los lusos deberían pasar sin muchos apuros, aunque Serbia contará con el apoyo de su ruidosa afición, que se desplazará en masa hasta la vecina Croacia.

Los dos primeros clasificados de cada grupo conseguirán el pase a cuartos de final, en donde las selecciones se enfrentarán en eliminatorias a un solo partido. Al pasar dos conjuntos por grupo, parece difícil que alguna de las grandes selecciones pueda quedarse fuera, si bien no se descartan sorpresas una vez que la competición se haya puesto en marcha. El partido inaugural se celebrará en Split, el 31 de enero, entre los combinados de Croacia y Rumanía.

El país balcánico toma el relevo de Hungría, que acogió la anterior fase final en enero de 2010. El resto de países organizadores han sido España -1999-, Rusia -2001-, Italia -2003-, República Checa -2005- y Portugal -2007-.

El embajador de esta fase final es Robert Jarni, futbolista retirado que formó parte de clubes como el Betis o el Real Madrid. Con un guante en su pierna izquierda, el de Čakovec fue internacional absoluto tanto en fútbol como en fútbol sala, un logro que no muchos han podido igualar en la historia del balompié.

España, que suma cuatro entorchados consecutivos -cinco en el cómputo global- tratará de alcanzar una victoria que le distancie de sus más inmediatas perseguidoras, Italia y Rusia, que cuentan con un título cada una.

Fotografía cedida por la RFEF

Dejar respuesta