España a la cola en derechos humanos y a la cabeza en malestar social

0
263

Organizaciones y medios de comunicación de gran prestigio internacional ya advierten de los grandes peligros que corre el país, encontrándose al comienzo de la lista la progresiva supresión de los derechos fundamentales de sus ciudadanos y el abuso del poder político.

Flickr - Autor Adolfo Lujan

Según el informe anual de Human Rights Watch, España se encuentra a comienzos de 2014 entre los once países miembros de la Unión Europea con serios problemas de derechos humanos. El texto expresa la preocupación respecto a los temas de desempleo, sanidad y los recortes presupuestarios así como el impacto de estos en la sociedad, sobre todo en los grupos más vulnerables de la misma como los discapacitados y los menores. La xenofobia y el racismo también forman parte de la lista de amenazas del país así como los desahucios y la violencia policial que parecen caracterizar el día a día de la nación.

Pero esta organización no es la única que alerta sobre las preocupantes circunstancias que atraviesa España, también advertía sobre ellas la revista The Economist en diciembre del año pasado cuando situaba al país en la categoría de “alto riesgo” en las predicciones de malestar social. Según esta publicación España, junto a naciones como Pakistán y Brasil, tiene grandes posibilidades de estallar en revuelta social debido a las prácticas del gobierno, el paro y la economía que han llevado al país al declive absoluto.

Durante el año 2013 la capital española fue escenario de más de 4.000 manifestaciones según informó a finales de dicho periodo la delegada del Gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes. No obstante, aseguró que sólo se produjeron incidentes con la policía antidisturbios en el 0,2% de los casos, cifra que para muchos no refleja la realidad. Tan opuesta es esa realidad que el propio Ministerio de Interior parece haber querido anticiparse al estallido ciudadano cuando anunció el pasado mes de diciembre en el BOE su propósito de adquirir en 2014 un camión de agua a presión para que hicieran uso de él los miembros del Cuerpo Nacional de Policía en las manifestaciones. La decisión se dio a conocer después de que los Mossos d’Esquadra también expresaran su intención de sustituir las pistolas de pelotas de goma por estos tanques. Fue la misma policía catalana, haciendo uso de dichas armas, la culpable de que Ester Quintana, una manifestante que acudió a la marcha 14N en 2012, perdiera su ojo izquierdo.

La prensa extranjera también fue rápida en atacar al gobierno español por la reciente reforma en la Ley de aborto, la más restrictiva de la democracia que implica un retroceso de 30 años. El periódico The Times abordó el tema de la nueva Ley en un artículo titulado “Abuso de poder” en el que avisaba del peligro que correría la mujer por la supresión de sus derechos. Asimismo la Organización Mundial de la Salud ha advertido sobre el número de muertes que se producen al año a consecuencia de abortos clandestinos y que, lejos de disminuirse los porcentajes, las mujeres simplemente recurrirían a clínicas ilegales o al extranjero para llevar a cabo su decisión.

Dejar respuesta