Es tiempo de Premios Literarios

1
163

El mundo de los premios literarios parece funcionar como el ámbito de la hostelería y octubre es un mes de temporada alta para ellos. Premios por aquí, premios por allá. Sin embargo, no es tan fácil como hacer turismo, si quieres reservar una habitación no puedes esperar hasta el final: la participación de los candidatos comienza muchos meses antes del fallo del premio. Y al final, solo uno se lo llevará.
¿Qué hay detrás de los premios? ¿Por qué se otorgan? ¿Siguiendo qué pautas? Son preguntas que se hacen muchos escritores y lectores pero no se puede tener una respuesta imparcial. Por ejemplo, el pasado 9 de octubre se celebró una rueda de prensa en México en la que se hizo público el fallo del I Premio Internacional de Ensayo Isabel Polanco, de la mano de la Fundación Santillana, la editorial Taurus, y la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. El ganador fue Rafael Rojas, por su obra Repúblicas de aire: Utopía y desencanto en la Revolución de Hispanoamérica. Habrá quienes disfruten con su lectura y habrá quienes digan que no lo merecía, aunque con el ensayo hay que ir con mucho cuidado, porque no es un tema que pueda ser juzgado por un lector corriente, ¿o si?

Otra cita del mes: el 14 de octubre se dio a conocer al ganador del Premio Nacional de Narrativa 2009. Resultó ser Kirman Uribe, por su obra “Bilbao-New York-Bilbao”. Este galardón, dotado con 20.000 € y que concede anualmente el Ministerio de Cultura, pretende distinguir una obra escrita en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado y editada en el Estado español durante 2008. En este caso, la obra fue publicada en euskera, y aunque podremos leerla en castellano próximamente, está claro que quienes la eligieron conocen bien esa lengua porque de otra forma sería imposible decir que es la que se lo merecía. El problema es que al traducirla quizá pierda el encanto, pero todo esto de los premios ya sabemos que es bastante relativo.

Para ejemplos que no falte el siguiente, tan famoso y tan criticado: el 16 de octubre se dio a conocer el fallo del Premio Planeta, otorgado a la escritora Ángeles Caso por su obra “Contra el viento”. El galardón, dotado con 601.000 € lo concede la Editorial Planeta anualmente y cuenta también con un finalista que se lleva unos 150.250 €, que tampoco está mal. Las historias posiblemente sean buenas, quizá no sean las mejores que vayamos a leer en nuestras vidas, pero es que probablemente el libro que más nos gusta jamás sea premiado y es que “sobre gustos no hay nada escrito” y lo que está escrito es relativo.

En la literatura, como en la vida, cada uno encuentra su camino, sus preferencias, sus ídolos, sus amigos, y no todos podemos pensar igual. Octubre seguirá siendo un mes de premios literarios y nuestra vida no cambiará (a menos que seas uno de los ganadores) pero quizá de tanto escuchar hablar de libros, nos entren ganas de recorrer la biblioteca de nuestra facultad o de nuestro barrio y elegir, como si fuéramos parte de un jurado, un libro, “el libro”, aquel que nos ha gustado mucho, aquel que nos ha marcado, aquel que se merece nuestro premio personal. ¿Cuál es ese libro que merece ¡Tu Premio!?

Fuente de la imagen:
http://www.educa.madrid.org/web/ies.celestinomutis.madrid/trocolibro/libros.jpg

1 Comentario

  1. Hola Romy,

    Según me ha contado Alba, los premios existen principalmente para marcar tendencia, para crear referentes.
    La productoras tienen la teoría -probablemente válida- de que sí destacan a un escritor por encima de la mayoría, ese venderá muchos más libros que todos sus demás escritores juntos.
    Ese uno tiene que ser bueno, pero necesariamente el mejor, ya que “sobre gustos…”. Entonces, ya que no tiene que ser necesariamente el mejor, supongo que se elegirá a los que tienen más “amigos”, o más trayectoria, o cobran menos participaciones o algún interés de los de siempre.
    Si no mira en el efecto Dan Brown o Larsson. No digo que no sean bueno, solo digo que hay muchos como ellos que no se conocen, pero había que destacar a alguien y les tocó a ellos.

    Un saludo.

Dejar respuesta