Es el momento de bailar

0
75

Llamarse Grises y hacer un disco como No se alarme señora, soy soviético es bastante paradójico. Puede que a eso estén jugando los de Zetoa (Guipúzcua); la situación es gris pero por eso hay que saber disfrutar de los buenos momentos.

No se alarme señora, soy soviéticoTras la maqueta La cuarta pared (2006), el EP Distancias por recorrer (2008) y su primer disco, El Hombre Bolígrafo (2011), el quinteto vasco intenta establecer una base coherente y firme sobre la que asentar su ideario musical, que ya venía llamando la atención, y que se reafirma con el nuevo material que salía a la venta este 21 de enero.

Grabado y mezclado en los estudios Gaztain por Eñaut Gaztañaga, cantante y guitarrista del grupo, que toma los mandos como productor haciendo que la banda tenga un sonido más pop-rock cercano al synth pop, como han querido remarcar.

Grises suenan a una fusión, a meter en la batidora a la banda española Dorian y poner un poco de Glasvegas como espina dorsal. Melodías que se van diluyendo a lo largo del disco y que forman casi un bloque indivisible. Letras que hablan de no perder el tiempo, de vivir el ahora, del miedo a encasillarse y la monotonía. Frases como “…sólo quiero reír, sólo quiero olvidar” focalizan su intención de escapismo y mirar hacia adelante que se impulsa con la fuerza de los sintetizadores y bases bailables.

Quizás la búsqueda de una melodía épica, como si cada canción se tratase de una invasión, hace que recuerde a Arcade Fire; mientras que por otro lado, su rock bailable, como en el ejemplo de “Cactus”, su tercer tema, se crea una atmósfera de guitarras muy cercana a Two Door Cinema Club,con un acercamiento al estilo calipso y afro-indie que también podemos ver en “Espacio”. “Desierto” es otro de los temas que destacan por el uso del coro formado por niños, que tanto se puso de moda con el grupo Dead Man’s Bones y que escuchamos en ejemplos como el disco La zona sucia de Nacho Vegas.

El pop británico que les marca tanto, junto con el gusto por los sintes de los ochenta, crean una producción muy actual y de nivel internacional donde destaca “Después de todo” como la carta de presentación que personifica completamente el papel importante que recae sobre los sintes de Alejandro Orbegozo.

Quizás Grises suenen a lo que sería escuchar Hola A Todo El Mundo en el idioma patrio, pasado por la estética vocal positiva que recuerda a los Architecture in Helsinki, una fórmula que cada vez tiene más adeptos. 

Valoración: 7/10.
Título: No se alarme señora, soy soviético.
Género: Pop-Rock.
Discográfica: Origami Records.
Fecha de publicación: 21 de enero de 2013.

Imágenes cedidas por Origami Records

Dejar respuesta