Ernesto Cardenal gana el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

0
171

El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal se alzo el pasado 3 de mayo con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, un galardón dotado con 42.000 euros que se concede en reconocimiento al conjunto de la obra de un autor vivo, cuya creación literaria sea relevante en el ámbito cultural de España y de países de Iberoamérica.

 

El poeta y escritor nicaragüense Ernesto Cardenal

Ernesto Cardenal fue declarado ganador de un premio al que concurren todos los años poetas propuestos por las instituciones académicas, universitarias y culturales de España, Portugal, Estados Unidos, Brasil y de los diferentes países hispanoamericanos. El creador nicaragüense se impuso a los finalistas Antonio Colinas y María Victoria Atencia en una apretada votación, y será el primero de este país en recibir un galardón que ya poseen nombre tan destacados de la poesía como José Hierro, Mario Benedetti, Nicanor Parra, Caballero Bonald, José Emilio Pacheco o Fina García Marruz.

Nacido el 20 de enero de 1925 en Granada (Nicaragua), Cardenal no sólo ha destacado por su labor poética. Sacerdote católico y defensor de la teología de la liberación, cuenta con una obra literaria que se extiende por más de medio siglo y que le ha valido reconocimientos como el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2009), el Premio Ones Mediterrania  (2005) o el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán (1980). También es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde el año 2010 y presidente honorífico de la Red Internacional de Escritores por la Tierra. Así llegó a recibir una nominación al Premio Nobel de Literatura en el año 2005.

Escultura, política, poesía y religión son parte de una vida llena de actividad que ha recibido varios reconocimientos en los últimos tiempos. Tras cursar sus estudios básicos, Cardenal ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México en los años 40, época en la que publicó sus primeros poemas. Más tarde se trasladó a la Universidad de Columbia (Nueva York), donde se doctoró.

Participó en la fallida Revolución Nicaragüense de abril de 1954 y, poco después, decidió hacerse monje en Estados Unidos, para ser ordenado sacerdote en Managua en 1965. El polifacético poeta colaboró con el Frente Sandinista de Liberación Nacional en su victoria frente al régimen de Somoza en 1979. Tras la revolución, Cardenal ejerció como ministro de Cultura del nuevo gobierno hasta 1987.

A lo largo de décadas, el creado nicaragüense ha desarrollo su expresión poética, unas ideas que se vieron muchas veces censuradas por parte de la jerarquía católica, debido a los fuertes compromisos políticos y religiosos que defendió durante décadas. En 1994 se distanció de la política -especialmente de su apoyo al presidente Daniel Ortega- y centró su vida en la literatura, desarrollando obras de prestigio como Este mundo y otro, Pasajero de tránsito, El Evangelio en Solentiname, Las ínsulas extrañas, La revolución perdida o Telescopio en la noche oscura.

Ahora recibe el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, otorgado por un jurado en el que se encontraban personalidades del mundo de las letras como José Manuel Blecua -director de la RAE. y los escritores António Lobo Antunes, Soledad Puértolas, Jaime Siles y Luis Alberto de Cuenca.

 Foto: Casa de América

Dejar respuesta