Equilibrio en la repesca

0
244

El sorteo para la repesca de la EURO 2012 de Polonia y Ucrania ha dejado unos emparejamientos bastante más igualados de lo que se esperaba, a excepción del Estonia – Irlanda, en el que los de Giovanni Trapattoni parten con demasiada ventaja.

Turquía – Croacia. De lejos, el duelo más interesante por lo parecido de los dos equipos. Ambos juegan con la pasión por bandera. Los croatas tienen a su máximo exponente en el banquillo, Slaven Bilic, que ya sorprendió para bien en la pasada EURO de Austria y Suiza y ahora aspira a que ese equipo comandado por Modric y Kranjcar dé un paso adelante el próximo verano. La veteranía es un grado, debe pensar el seleccionador croata, por lo que el acierto que tengan Eduardo o Srna, cada uno en su parcela, será clave para poder decir “presente” en el sorteo de la primera fase. Por otra parte, Turquía ha cuajado una fase de clasificación de menos a más. Con el todoterreno Guus Hiddink al frente, los otomanos comenzaron muy débiles en un grupo en el que Alemania no dejó ni las migajas y Bélgica quería volver a una gran cita. Por fortuna se recuperaron y consiguieron in extremis el boleto para la repesca. Altintop y Arda son los mejores jugadores que afrontarán, aunque la gran novedad puede estar en que, esta vez, Turquía presenta un esquema táctico reconocible, un 4-3-3 (a tenor de lo visto contra Alemania) en el que Inan tendrá bastante protagonismo si Emre no termina de alcanzar la regularidad.
Estonia – Irlanda. De milagro báltico puede definirse la clasificación de Estonia para esta repesca. Sorprende más cuando en los puestos tercero y cuarto han quedado selecciones con pedigrí internacional (Serbia y Eslovenia). Los estonios no son un equipo a temer prácticamente en ninguna línea, apostando todas sus opciones a la inspiración que tenga Vassiljev en este doble enfrentamiento. Irlanda respira tranquila. Tras haber compartido grupo con Rusia, Giovanni Trapattoni temió por una sorpresa armenia de última hora. Por suerte para el once del trébol, entre la zaga armenia e Iturralde González se las arreglaron para no firmar ese segundo puesto histórico. De haber mantenido a sus mejores jugadores en las principales ligas europeas, tendría más asegurado su puesto en la Eurocopa, pero la presencia de Keane en LA Galaxy, de McGeady en la Liga rusa y de Duff en un Fulham que deambula sin pena ni gloria por los puestos medios de la Premier League; han restado competitividad a este plantel, en el que intenta asomar la cabeza Doyle, del Wolverhampton.
República Checa – Montenegro. Con tan solo cuatro años de andadura internacional, Montenegro ya asoma entre los equipos de elite del continente. Solo ha necesitado dos fases de clasificación para lograrlo. La separación de Serbia ha beneficiado más a este pequeño estado balcánico que a los propios serbios, que desde el calamitoso Mundial 2006 no ha vuelto a mostrar sus señas de identidad en ningún campo, más allá de sus ultras violentos, como se pudo ver en Italia recientemente. Montenegro, dirigida por Branko Brnovic, excentrocampista del Espanyol en los 90, ha conseguido conjuntar un sólido equipo en torno a su principal figura, Vucinic, y ahora espera recoger lo cosechado en estos breves pero intensos cuatro años. Enfrente estará la República Checa, uno de los conjuntos que más ha decepcionado durante la fase de clasificación. Solo el ansia competitiva de la Selección española evitó que no se metieran los escoceses en su lugar (habían hecho más mérito para ello). Los checos buscan reverdecer como sea los laureles de la Eurocopa de Portugal en 2004, cuando demostraron a todo el continente un fútbol atractivo, alejado de los cánones que marcaba la tradición centroeuropea. Esto les ha llevado a no saber realizar un relevo generacional en condiciones. El ataque aún lo conforman Baros y Rosicky, jugadores que abandonaron su categoría top hace ya bastante; y faltan referentes como Poborsky, recién homenajeado por la UEFA por sus más de 100 internacionalidades. Tan solo el lateral izquierdo Kadlec promete espectáculo, aunque por su posición no se pueda prodigar como quisiera en el frente de ataque. Montenegro debe aprovechar esta ocasión única para meterse entre los mejores 16 del continente, con todo lo que ello implicaría para la región balcánica.
Bosnia-Herzegovina – Portugal. Si había un equipo de los no cabezas de serie capaz de meter el miedo en el cuerpo a los de Paulo Bento, ese era el combinado bosnio. La progresión de este pequeño país balcánico ha sido muy positiva, sabiendo aprovechar el tirón que han tenido futbolistas muy talentosos como Dzeko o Pjanic, y otros que no juegan en las principales ligas pero tienen cierto carisma en el grupo, como el expucelano Medunjanin, hoy en la Liga israelí. Los portugueses tienen que reponerse cuanto antes del mal cuerpo que se les quedó tras perder la primera plaza en el último partido ante Dinamarca. Es una buena piedra de toque para ver la capacidad de Paulo Bento como estratega en situaciones de vida o muerte. Ronaldo es inamovible, pero si Portugal quiere tener opciones serias de viajar a Polonia y Ucrania, es necesario que los secundarios (Nani, Moutinho, Meireles, Postiga, etc.) asuman determinados galones que en estos momentos CR7 no les quiere ceder.
Fuente del texto:
Elaboración propia
Fuente de la imagen:
Taringa.net 

Dejar respuesta