Equilibrio de poder entre Heat y Thunder

0
52

Las Finales de la NBA ya han comenzado, y no podrían tener mejor aspecto. Los dos primeros partidos han terminado con una victoria para Miami Heat y Oklahoma City Thunder, demostrando el gran nivel competitivo de ambos equipos y la igualdad de fuerzas en el campo, dejando diversas jugadas de ensueño para el aficionado.

Ibaka mantiene las esperanzas de ganar su primer anillo

Hasta ahora, los protagonistas principales han sido los esperados; Kevin Durant por el lado de los Thunder, y LeBron James en los Heat. Durantula está manteniendo un nivel anotador en sus dos primeros partidos en las finales similar al de Michael Jordan en sus primeras Finales, presentando firmemente su candidatura a MVP de las Finales en el caso de que venza su equipo.

James, por su parte, mantiene el gran nivel de toda la temporada, habiendo superado los treinta puntos en ambos partidos, y produciendo a gran nivel en todas las facetas del juego. No obstante, sus detractores siguen achacándole falta de determinación en los momentos calientes de los partidos. En los últimos cuartos de cada partido promedia solo seis puntos, con un pírrico 30% en tiros de campo, dato que se ve especialmente agravado al compararlo con la producción de su directo rival, Durant, en el último periodo: 16,5 puntos de media en el último periodo, anotando cerca del 60% de sus tiros.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=yzvBpVoCva8&feature=plcp[/youtube]

Pero KD y The Chosen One no son los únicos protagonistas. Por el lado ‘thunder’, Russell Westbrook está supliendo su falta de acierto en tiros de campo (apenas un 40%) dándole un ritmo endiablado al juego y aportando en la faceta de los rebotes y las asistencias, promediando 27 puntos, ocho rebotes y nueve asistencias, números que lo colocan cerca de Durant en cuanto a producción. Además, Serge Ibaka sigue mostrando su dominio taponador, y jugadores como Nick Collison o James Harden siguen aportando mucho desde el banquillo.

Por otra parte, en el equipo de Miami ha brillado especialmente Shane Battier, jugador de rol que ha anotado ya nueve de los doce triples que ha intentado en la serie, y que se está mostrando decisivo a la hora de descargar de responsabilidades al ‘big three’, además de aportar todo su saber hacer en defensa. En cuanto a Dwyane Wade, sigue arrastrando algunos problemas físicos, por lo que en el primer partido no brilló, pero en el segundo su aportación creció y fue especialmente importante en los minutos conclusivos, demostrando que aunque James sea el jugador principal del equipo, probablemente Wade sea el factor más decisivo en las opciones de título de los Heat.

Mañana por la noche tendrá lugar el tercer capítulo de estas finales, ya en cancha de los Miami Heat. Si los Heatles son capaces de vencer sus tres partidos en casa, tendrán el anillo en el bolsillo. Pero la igualdad vista hasta ahora hace pensar en unas series largas, mínimo de seis partidos, sino de siete.

Fotografía: Keith Allison

Dejar respuesta