DI CANIO, JUGADOR DEL LAZIO, CELEBRA LA VICTORIA DE SU EQUIPO CON EL SALUDO NAZI

El gesto, que ha avergonzado a todo el Calcio, puede ser sancionado por la Federación Italiana

Cuando el mundo del fútbol todavía no se había limpiado definitivamente de la mancha que supone la acusaciones de racismo al seleccionador español Luis Aragonés o de la proliferación de gritos contra los jugadores negros vuelve a estar en boca de todos tras el gesto fascista con el que jugador del Lazio de Roma, Di Canio, celebró la victoria de su equipo en el partido que enfrentaba a los dos equipos de la capital italiana y que ha abierto el debate en el país transalpino.

El Derby no es el partido más deseado por la policía italiana, envueltos en polémicas, desde hace un tiempo, que han desembocado en el ridículo gesto de Di Canio a la grada. La semana ya venía caliente, por el cruce de declaraciones entre el capitan Francesco Totti y el mencionado Paolo Di Canio. Nadie quería un incidente más entre los dos equipos y sus respectivas aficiones (dos de las más violentas y cercanas al neofacismo de toda Italia), pero el partido parecía listo para explotar con la más mínima chispa(como sucedió el 21 de marzo del pasado año). Todos los peores augurios se hicieron realidad cuando un petardo explotó cerca de la cara de Totti. El jugador giallorosso tuvo que ser atendido y quedó sordo de uno de sus oídos durante un par de horas. La Federación Italiana de Fútbol se ha propuesto estudiar el caso para sancionar al culpable del lanzamiento del artefacto pirotécnico a través de las imágenes de vídeo de la seguridad del estadio, pero no es el único trabajo que debe evaluar la Federación.

Un “ultra” llamado Di Canio
El susto del petardo no fue el último sobresalto. Cuando el árbitro pitó el final, muchos respiraron de nuevo al ver que el partido, tras el incidente con el petardo, había transcurrido sin más incidentes. No contaban con que tras los 90 minutos Paolo Di Canio se acercara a la cámara de televisión más cercana celebraría su gol y la victoria de su equipo levantando su brazo y extendiendo su mano en un gesto que no deja lugar a dudas sobre su ideología, que por si acaso no había quedado claro, acompañaba con un rostro furioso y unos ojos ciegos de ira. Di Canio realizó este saludo varias veces para rematar su actuación levantando tres dedos de su mano, otro tipo de símbolo nazi menos conocido. Totti, que no pasaba por allí precisamente, y su compañero Cassano increparon al jugador lacial, pero el gesto ya había sido recogido por las cámaras de la televisión , dejando al jugador italiano perfectamente retratado.

No es el primer incidente del delantero, que tras pasar por el Juventus y–con menos fortuna– por el fútbol inglés, había vuelto a la titularidad con el Lazio. Sobrada es su conocida admiración por el dictador italiano Mussolini, al que califica de uno de los grandes de la historia y “mal tratado” por la mayoría de los historiadores. Por si eso no fuera suficiente, Di Canio también es conocido porque desde niño ha militado, nunca mejor dicho, el grupo Irriducibile, los ultras del Lazio.

Reacciones en Italia
Como era de esperar, el gesto no ha quedado en una simple anécdota y, menos la FIFA (quien no se ha pronunciado ante el gesto y toda la cascada de declaraciones profascitas del jugador italiano) todo el fútbol italiano ha descalificado la bochornosa forma de celebrar la victoria por parte de Di Canio. Empezando por los estamentos del Calcio, como Enzo Foschi, presidente de la Comisión Deportiva, quien calificó el gesto de "vergüenza para el fútbol" o Franco Baldini, director deportivo del Roma, quien dice sentirse "abochornado”. Baldini continuó con su declaración y expreso que: "El señor Paolo Di Canio consiguió con sus gestos privar a su propio equipo de una victoria legítimamente conseguida en el césped", declaró Franco Baldini. "El Lazio venció legítimamente, pero muchos perdieron. Perdió el Roma y Roma, perdió sobre todo Di Canio, perdí yo... la esperanza".

En un mundo como en el del fútbol, que se convierte en espejo y lente de aumento de los mejores aspectos de la sociedad y, lamentablemente, también de los peores, como los gritos racistas, que se han puesto de moda en los campos españoles (queda como excusa que se hacen para descentrar al contrario, como si eso exonerara a los que los profieren) o los incomprensibles gestos de Di Canio hacen creer si el mundo ha avanzado algo o sólo metemos la basura debajo de la alfombra hasta que rebosa. El problema es que a Di Canio no todo el mundo le da la espalda: "¿Qué hay más bello que el saludo romano? Me ha fascinado tanto... Si quiere, Paolo puede entrar en nuestro partido". Quien así ha hablado es la líder del partido Alternativa Sociale, Alessandra, más conocida como la nieta de Benito Mussolini. Ahora sí encaja el puzzle.

Borja Pérez Rodríguez

Fuentes:
www.as.com / www.elmundo.es
Fotografías:
www.as.com


NUEVO CICLO EN EL REAL MADRID... Y VAN CINCO

Año nuevo, vida nueva. Eso es lo han debido pensar tanto Florentino Pérez como Emilio Butragueño. Tal vez invadidos por ese espíritu navideño típico de finales de diciembre, las dos grandes cabezas visibles del club blanco regalaron a su afición dos hombres, dos nombres: el italiano Arrigo Sacchi y el brasileño Vanderlei Luxemburgo.

Ampliar Noticia


VUELVE VAN GAAL

El mercado invernal de fichajes de esta temporada nos está dejando muchos nombres tanto en jugadores (Gronkjaer, Gravesen, Iaquinta, Okubo, Portillo...) como en entrenadores (Luxemburgo, Tapia...). En estos días, además, se ha confirmado la vuelta a los banquillos de un viejo conocido de la afición española, y en concreto de la barcelonista. Louis Van Gaal volverá a entrenar. No será este año, ya que el contrato por tres años que firmó es a partir de la próxima temporada.

Ampliar Noticia