LA HUELLA DIGITAL

 

 


Envía tus comentarios sobre esta noticia a la autora


Sol Carreras Rodríguez



 

Advertencia

La Huella Digital no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los artículos, comentarios y secciones de esta publicación, los cuales son total y absoluta responsabilidad de sus autores y por ello los firman.

 


"Moscú I" de Kandinsky


LA REVOLUCIÓN RUSA EN EL ARTE: LAS VANGUARDIAS


Los amantes del arte en todas sus manifestaciones tienen una oportunidad de lujo en Madrid.  El Thyssen acoge estos días hasta el 14 de mayo, junto con la Fundación Caja Madrid, una muestra de la pintura, la escultura y el cine de la Rusa revolucionaria.  Todo un despliegue de creaciones vanguardistas que 100 años después siguen sorprendiendo al espectador.  La exposición, que incluye obras de artistas de la talla de Kandinsky, Malévich o Eisenstein, repasa 30 años de profundas transformaciones sociales reflejadas en un arte moderno y comprometido.

El punto de partida del recorrido es el folclore ruso.  Pinturas vanguardistas por su abstracción, pero con un toque tradicional que rescata motivos y colores de la tierra.  El rojo se cuela hasta en los nombres de los lienzos (El destino.  El muro rojo, de Kandinsky, y El velo rojo, de Jawlensky).  Después Goncharova nos presenta al pueblo ruso, muy atareado en sus oficios: de pesca, recogiendo manzanas o cargando con naranjas.  Son las imágenes de una Rusia imperial que empieza a pedir un cambio.


"Movimiento en el espacio" de Matiushin

La pintura, que lo había empezado a impulsar, lo desarrolla con nuevas corrientes como el cubofuturismo y el rayonismo.  La primera consiste en una mezcla de elementos cubistas y futuristas, mientras que la segunda trata de imitar la dispersión de los rayos del sol con los trazos del pincel.  También empezamos a ver collages y esculturas de materiales apenas utilizados hasta entonces, como el cartón.  Los pintores se convierten en trabajadores manuales, hasta el punto de que algunos empiezan a llamar a sus cuadros composiciones (un ensamblaje de Iván Puni recibe este nombre).

Pero aún así los maestros de la pintura no dejan de ser artistas y, como tales, de crear un estilo propio.  Es el caso de Chagall, Kandinsky y Filónov.

Chagall pinta escenas surrealistas llenas de magia, como la de El paseo.  A Kandisnky le preocupa el color.  Lo utiliza como forma de expresión de sentimientos por encima de la representación de objetos materiales.  Filónov también deja en sus cuadros a un lado la realidad para hablar de realidad.  Por ejemplo, en Fórmula de la Revolución un entramado de formas irreconocibles de distintos tamaños refleja la diversidad del pueblo ruso.


"Retrato de un filósofo. Construcción Cubista" de Popova

Rusia es uno de los lugares de origen de una nueva pintura no figurativa.  Es un arte que se distancia de una comparación con el mundo visual al que ya no desea copiar, sino cambiar.  Busca conducir al ser humano a la armonía con el universo, y parece que lo consigue con cuadros que siguen modelos orgánicos como Movimiento en el espacio, de Matiushin.  Otro giro revolucionario en unas expresiones artísticas que cada vez hacen más evidente su apoyo a la Revolución.  En el cine, con documentales de propaganda como El acorazado Potemhin,de Eisenstein.  Ver ésta y otras películas de Vertov o Pudovkin es gratis.  El Thyssen completa su exposición de las vanguardias rusas con un ciclo de cine de acceso libre, todos los domingos hasta finales de abril.  Otra faceta artística más a nuestra disposición para entender una etapa clave de la historia: la Revolución rusa.

Fuente de imagen:
http://www.museothyssen.org/thyssen/exposiciones/
WebExposiciones/2006/Vanguardias

 

 

Cultura Joven




EL MUNDO PURO, SIN ARTIFICIOS, DE NENA DACONTE

 

 

 

Cultura Joven




PREMIOS "MAX": CUANDO EL TEATRO SE MIRA EL OMBLIGO
 

 

 

Cultura Joven




KRAMER VS. KRAMER: "CRASH". SORPRESA O DECEPCIÓN
 

 

 

Cultura Joven




CARTA A PEDRO ALMODÓVAR POR "VOLVER"
 

 

 

Cultura Joven




UN HUECO EN EL MUSEO PARA EL HIP-HOP