LA HUELLA DIGITAL

 

 


Envía tus comentarios sobre esta noticia al/la autor/a:

Marta Lozano

 


 

Advertencia

La Huella Digital no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los artículos, comentarios y secciones de esta publicación, los cuales son total y absoluta responsabilidad de sus autores y por ello los firman.

 


¿QUIÉN HA DICHO QUE LE TIGRE ES UN GRUPO SÓLO PARA CHICAS?

La afluencia por igual de chicos y de chicas parece desmentirlo. Gracias al activismo homosexual de JD Samson (quien pese al bigote, recordemos, es una chica), Le Tigre se han convertido en referente de la lucha por la libertad de identidad sexual. Para que después digan que Kylie Minogue o Madonna son iconos gay...

Con diez minutos de retraso, y después de la descarga de adrenalina que sufrimos con Gravy Train!, se apagan las luces y aparecen en escena Le Tigre, con sus modelitos a juego. Kathleen y Johanna lucen un vestido blanco asimétrico, mientras que JD ha optado por una especie de pijama. Abren fuego con “On The Verge”, mientras en la pantalla trasera se proyectan imágenes relacionadas con el ideario del grupo. En directo, Le Tigre evidencian que son un grupo totalmente democrático, ya que las tres chicas se van turnando los instrumentos y la voz principal, sin ningún afán de protagonismo. La reivindicativa “FYR” supone el primer punto álgido de la noche, durante la cual se muestra en pantalla la letra a modo de karaoke. El grupo basa su repertorio en el reciente This Island, van cayendo “Punker Plus”, “After Dark”, “This Island”, y el público se divierte con sus irónicas coreografías y las muecas de Kathleen Hanna. JD Samson toma la palabra para proclamar la libertad sexual en “Viz”, y recuperan también su himno “Keep On Living”. Durante los compases finales de “Sixteen” el grupo abandona la sala, y con el escenario vacío el público asiste perplejo al pase del videoclip de “New Kicks”, basado en la manifestación de Nueva York contra la guerra de Irak. ¿Qué es eso, una especie de playback? La polémica está servida.

El caso es que las tres chicas vuelven al escenario tras haberse cambiado el modelito, y lo hacen para atacar la rabiosa “Seconds”, dedicada a George Bush con todo el “cariño” del mundo. No se olvidan de clásicos como “Hot Topic”, de su primer disco, y prueban suerte con la infantiloide “Nanny Nanny Boo Boo”, igualmente bien recibida. Cierran con su último hit “TKO”. El trío se marcha nuevamente, pero está claro que el público quiere más. Tras los gritos, los silbidos, las pataletas contra el parquet y una espera que se hace eterna, Le Tigre reaparecen a escena para tocar, cómo no, su tema estrella “Deceptacon”. Y aquí sí que se desata la locura y se forma un brutal pogo en las primeras filas, una marea humana de la que no se salva nadie. Una descarga de adrenalina que supone, ahora sí, el fin del concierto. Las caras en la Arena lo decían todo, el público había quedado satisfecho.
 

 

Cultura Joven




ALEJANDRA PIZARNIK. EN BUSCA DEL LENGUAJE PERFECTO


 

 

Cultura Joven




EL CINE SEGÚN ...
LUIS BUÑUEL. EL CINE COMO ARTE


 

 

Cultura Joven




CONTINUA LA OLEADA DE TERROR CON "LA SEÑAL 2"


 

 

Cultura Joven




L KAN Y CHICO Y CHICA PONEN EN PIE LA SALA ARENA