Entrevista a Brahim Ghali, delegado del Frente Polisario en España

0
151

“Los gobiernos españoles no deben seguir aceptando el chantaje de Marruecos”

Brahim Ghali es el delegado del Frente Polisario en España, el movimiento político que reclama la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y el cumplimiento de las resoluciones de la ONU que piden la celebración de un referendo para su autodeterminación. Brahim Ghali, en declaraciones a LA HUELLA DIGITAL, admite que el plan de autonomía propuesto hace unas semanas por Marruecos para el Sahara Occidental es “innegociable”. Además admite sentirse “sorprendido” por el apoyo de Zapatero a dicho plan.

Pregunta: ¿Es, al menos, negociable el plan de autonomía que ha propuesto recientemente Marruecos para el Sahara Occidental?
Respuesta: Es innegociable. Es una tergiversación de la naturaleza del conflicto que intenta confiscar, de nuevo, los derechos del pueblo saharaui. El Frente Polisario no está dispuesto a negociar sobre esta base, pero sí sobre la base de la legalidad internacional y de la propuesta del Frente Polisario, que es más consecuente y apegada a la legalidad internacional, y es más razonable y flexible. Sobre esta base sí estamos dispuestos a negociar, en el marco de Naciones Unidas. Pero la propuesta marroquí es una forma de confiscar los derechos del Sahara y repetir los mismos errores de 1975.

P: ¿Qué mensaje desean lanzar al Gobierno a través de esta protesta [de la manifestación del pasado 21 de abril en Madrid organizada por la CEAS]?
R: Este es un mensaje que la sociedad civil española, los partidos políticos y el movimiento social por el pueblo saharaui lanzan al gobierno español para recordarle su responsabilidad legal, política e histórica para con el pueblo saharaui y exigirle que asuma esas responsabilidades para llevar a un final feliz un proceso de descolonización que inició España en 1974 y que fue obstruido por la invasión militar de Marruecos y sigue abierto hasta hoy. Es también un mensaje al pueblo saharaui para recordarle desde España que no está solo en la lucha, que está arropado por la sociedad española, por todos los pueblos que componen este país y por todas sus fuerzas políticas. Hay un tercer mensaje que queremos lanzar a las Naciones Unidas, para que su Consejo de Seguridad, tal y como ha instado su secretario General, [Ban ki-Moon], culmine el proceso abierto, y para poner fin al sufrimiento del pueblo saharaui, que dura ya más de 32 años. Esta protesta también sirve para decir a la comunidad internacional “basta ya de mirar al otro lado”. Todo porque el pueblo saharaui es un pueblo pacífico con un derecho internacionalmente reconocido al que se le deben permitir las condiciones para que pueda elegir su futuro.

P: ¿Qué motivos encuentra en el giro de la política de Zapatero?
R: Nos sorprendió, por no decir que nos frustraron, esas declaraciones, sobre todo las pronunciadas en Rabat y el comunicado conjunto [del gobierno marroquí y el español]. Fue eso lo que produjo la reacción del movimiento de solidaridad con el Sahara Occidental y una reacción del pueblo saharaui y del Frente Polisario para decir que esto no es lo que se esperaba del Gobierno socialista español. No es lo que esperaba el pueblo saharaui ni la sociedad española de un gobierno español de izquierda, que objetivamente debe apoyar el ejercicio del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Fue una decepción que esperemos que se corrija y que sean consecuentes con la responsabilidad y con los mensajes lanzados en la campaña electoral que decían que defenderían la legalidad internacional.

P: Los gobiernos de José María Aznar tuvieron una mala relación con Marruecos. Esto no pasa con el Ejecutivo de Zapatero. ¿Es compatible una buena relación con Marruecos y a la vez apoyar la causa saharaui?
R: Por supuesto que sí. Son dos cosas diferentes. Las relaciones bilaterales y un conflicto internacional se pueden llevar paralelamente teniendo coraje político y teniendo coraje para decirle a Marruecos: “hasta aquí llegamos”. Los gobiernos de España no deben seguir aceptando el chantaje de Marruecos ni se debe aceptar que Marruecos condicione las posturas que España mantenga con el conflicto del Sahara Occidental.

P: Una posible muestra de querer olvidar la actuación española en el conflicto, por así decirlo, es que no se nos enseña mucho sobre el Sahara en la escuela ¿Qué aprenden los niños saharauis sobre España en sus colegios?
R: El español se imparte a partir del segundo año de primaria. El castellano es el idioma administrativo de la República Árabe Democrática Saharaui. Se imparte historia, geografía, poder político, las fuerzas políticas españolas, división del territorio y todo un siglo de convivencia, de historia común y lazos históricos y culturales que la sociedad saharaui ha heredado de la época colonial.

Fuente de las imágenes:
www.kaosenlared.net
www.elpais.com
www.maroc-hebdo.press.ma

Dejar respuesta