Conoce a… Alberto Gómez Vaquero, autor de “Entre dioses y peones”

2
2097

Alberto Gómez Vaquero, nacido en Valladolid en 1984, licenciado en Ciencias de la Información por la UCM, acaba de publicar su primera novela: “Entre dioses y peones”. Una historia fascinante, una trama policial envolvente, personajes interesantes y unos diálogos que intentan descubrir la esencia del ser humano. El recién estrenado escritor fue, en su etapa universitaria, redactor de LA HUELLA DIGITAL, donde publicaba artículos de tecnología y política. Profesional de la comunicación desde 2006, ha trabajado en medios de comunicación y gabinetes de prensa. Amante de la literatura, hoy da, casi sin creérselo, su primer paso como escritor y nos cuenta su experiencia.
¿Como te has convertido en escritor?
Yo creo que somos como monitos, es por imitación, lees mucho y al final quieres contar muchas historias. También me gano la vida escribiendo, escribo por trabajo ocho horas al día, así que no es algo que me cueste sentarme y ponerme a escribir. Al contrario, es algo que me divierte bastante. Casi es un poco por inercia.

¿Desde cuándo escribes?
Desde siempre, de pequeño escribía poemas, cuentecillos y con el tiempo vas aprendiendo técnicas, recursos, vas rompiendo cosas que no te gustan.

¿Se trata, tal vez, de contar lo que nadie ha contado aún?
Contar algo que no haya contado otro es muy difícil. Pero sí tiendes a dar tu versión de la historia o tu perspectiva de lo divino y lo humano.

¿Te cambió la vida tu primera novela?
No, pero te conviertes en persona pública. Tienes que dar la cara sobre tu libro y la literatura. Se está mucho más cómodo preguntando que respondiendo.

Entre dioses y peones. ¿Cómo nace esta historia de asesinatos?
Es una historia un poco extraña. No nace tanto de una historia que me apetecía contar como sí de un tema que me apetecía contar. He estado leyendo muchos libros de psicología, filosofía, etc. Y nace un poco de querer plasmar eso en un libro. No tengo formación en ese campo. Me tuve que buscar una historia que sirviera de ejemplo para contar lo que quería contar. Quería hablar del mal y un asesino es el caso de maldad extrema.

¿Son esos libros inspiración para tu historia?
Son libros donde puedes buscar respuestas en torno a la condición humana. Uno lee periódicos, sale a la calle y no puedes menos que preguntarte porqué somos como somos. La maldad y la génesis de la violencia son temas que siempre me han interesado mucho.

¿Cómo te decides finalmente por la trama?
Tenía todo en la cabeza pero era incapaz de dar con el tono y con la estructura. Me costó mucho decidirme pero al final ha resultado algo muy sencillo. Se lee rápido porque se escribió muy rápido. Es de un tono muy ligero. Realmente el núcleo del libro son los diálogos. Fue sentarme y decir “todo lo que tengo ya no vale pero voy a intentarlo así” y  tardé dos o tres meses porque ya tenía hecho todo el trabajo previo. Intenté una novela rápida con frases cortas y ahí está, para bien o para mal.

Uno de los personajes de tu novela habla de la maldad innata en el ser humano, ¿qué piensas sobre este tema?
En el libro hay más preguntas que respuestas porque yo tengo más preguntas que respuestas. No soy muy optimista con respecto al hombre aunque luego sales a la calle, nos tratas uno a uno y no somos tan malos, pero todos tenemos una cuota de responsabilidad sobre casi toda la violencia que hay en el mundo. Tengo muy mala opinión de la evolución del ser humano. Creo que somos carroñeros venidos a más. Es triste. Vistos como especie, somos peligrosos.

¿Cualquiera puede ser un asesino?
Sí, puestos en las circunstancias adecuadas. Si no lo somos, sí que somos creadores de asesinos. El asesino no nace porque sí. Las condiciones en las que alguien crece pueden llevar a convertirlo en un asesino.

Creo que eres un poco los tres personajes que dialogan en tu libro…
Sí, y si hubiera más, también. Al final todos salen de mí. Creo que es un proceso de esquizofrenia. Soy los tres porque discuto mucho conmigo mismo. Lo intento ver desde los tres ángulos. Hay días que te identificas más con uno, y otros días más con otros. Todos llevamos todas esas personalidades dentro. Si los tres personajes hubieran estado de acuerdo, los diálogos hubiesen sido aburridos.

Uno de ellos es bastante pesimista con respecto a la esencia del ser humano. ¿No crees que hay un equilibrio entre los actos buenos y malos?
No, creo que tendemos a ser egoístas. Somos más predispuestos al mal que al bien. Llevamos unos cuantos siglos de educación que van haciendo de barniz y nos va haciendo parecer más buenos. Pero cuando eso se cae y la situación se vuelve crítica o nadie nos ve, sale lo que realmente somos, ahí ya fallamos.

Sin duda, planteas en la historia temas muy interesantes. ¿Puede ser este libro el inicio de una gran carrera como escritor?
No me hago muchas ilusiones. Hay muchos escritores nuevos cada año. Triunfar en esto requiere tiempo y talento. No es como otras profesiones que puedes destacar sin hacer nada pero aquí el 90% es suerte. Saber diferenciarte es muy difícil. Si el boca a boca funciona y te vas haciendo una base de escritores fieles bien pero desde luego es una carrera de fondo y puede que no llegues. A mí no me preocupa la competencia, tengo mi trabajo y no tengo porqué vivir de eso. Si pudiera sí lo haría, el problema es que no soy muy optimista respecto a eso porque sé que es muy difícil, pero seguiré escribiendo… siempre que me divierta.

2 Comentarios

  1. Buenas Noches:
    Interesante su estilo de vida, también escribo desde pequeño pero por motivos de poder asegurar mi comida y la de mi familia lo deje a un lado, pero eso no lo deja a uno ya que hay dias en que quisiera ponerme a escribir y no parar nunca, pero vuelve la triste realidad de la necesidad de rebuscarse la comida y se vuelve a alejar ese antojo.
    Quisiera algún dia intertar escribir como usted para novelas, no se si este sea para medirme a ver hasta donde llego o ver si sirvo o no para esa linda actividad de vida
    Gracias por escucharme y le deso miles y miles de éxitos en todas sus acvtividades futuras
    Dios te siga bendiciendo

Dejar respuesta