Encuadrando una ciudad: Nueva York en fotolibros

0
566

 

Fuente: Centro José Guerrero

Todos tenemos una imagen en la mente de Nueva York: ya sea por la televisión, por las películas de Woody Allen o por series como Luz de Luna o Sexo en Nueva York, incluso los que no hayamos viajado allí conocemos la metrópolis de rascacielos estadounidense.

Sin duda Nueva York es una de las ciudades más vibrantes de nuestro tiempo. Allí está la sede de la ONU, Wall Street y museos de renombre, y sería inagotable mencionar las muchas áreas en las que influye en nuestros días, como la economía, la moda, el arte o la música. No es por ello de extrañar que se le dedique esta exposición, que desde el 28 de octubre de 2016 al 5 de febrero de 2017 puede visitarse (gratis) en el Centro José Guerrero de Granada.

La exposición recoge una muestra de esos muchos aspectos que ofrece Nueva York, pero no es una exposición sobre Nueva York, sino sobre los libros de fotografía que han retratado esta ciudad. Y tampoco de todos, pues hay tantos que no deja de ser una selección (añadiría al menos uno que no está: Panoramic New York, de Richard Berenholtz, publicado en Rizzoli). Comenzando por el primero, Empire State: A History (1931), hasta el último incluido, There is New York (2002), se traza una historia visual de la ciudad desde la construcción de sus primeros rascacielos hasta la destrucción de las Torres Gemelas en el atentado terrorista de 2001.

La muestra puede verse como un recorrido histórico y urbanístico por la ciudad a través del avance de las décadas, pero también de otras maneras: por ejemplo, como un repaso de las diversos puntos de vista que han tomado de ella diferentes fotógrafos, como Henri Cartier-Bresson, Walker Evans o André Kertész, entre otros. O como una historia de la fotografía en sus diversos géneros, en la que a veces predomina la fotografía arquitectónica, otras la fotografía documental, la fotografía de calle, a veces la artística… (no podemos olvidar que, además de la ciudad como protagonista, Nueva York es probablemente el mayor ejemplo de diversidad cultural de nuestros días, y el protagonismo está también en su mezcla de gentes).

Otro aspecto importante es el montaje. A lo largo de largo de las tres plantas del centro José Guerrero (que tiene cuatro, pero en la superior hay obras del pintor y un muro-cortina desde donde se ve la parte alta de la Capilla real), se han distribuido los fondos: en la segunda planta, los libros, cuarenta y nueve títulos en total, cedidos en muchos casos por coleccionistas privados; en la primera y tercera, proyecciones y televisores donde se ven los ejemplares pasados página a página, una especie de booktrailer sin sonido donde el hilo narrador lo establece cada título de acuerdo con la disposición de fotografías del autor y el editor.

Aquellos interesados en exposiciones bibliográficas y con interés hacia la fotografía, encontrarán en esta comisariada por Horario Fernández una muestra al nivel de otras realizadas en museos estatales como el Reina Sofía o la Biblioteca Nacional de España.

Sin duda Nueva York ofrece muchas facetas que no quedan expuestas aquí –si se centrara en fotoperiodismo, por ejemplo, los materiales usados habrían sido periódicos y no fotolibros–, pero la de “Nueva York en fotolibros” es muy recomendable y cumple altamente sus expectativas.

Fuente: Centro José Guerrero

Dejar respuesta