En su propia casa

0
224

No han tenido apenas repercusión en los medios, pero los chicos de la Selección española de fútbol sala han podido curar las heridas que tenían abiertas desde el Mundial de 2008, cuando Brasil ganó en la tanda de penaltis y en la propia casa de los brasileños. El Grand Prix es un torneo de fútbol sala no reconocido por la FIFA que organiza la Confederación Brasileña de Fútbol. Las cinco primeras ediciones las había ganado Brasil, pero en la sexta decidieron invitar a la única capaz de plantarle cara en todo el planeta, a “La Roja” de José Venancio López, y la historia cambió.

El fútbol sala español ha tenido que reinventarse a sí mismo tras las retiradas de dos jugadores que lo han supuesto todo: Javi Rodríguez y Daniel Ibañes. Ahora, una vez roto el duopolio Inter-ElPozo, España puede salir tremendamente fortalecida de esta situación y lo demostraron el pasado fin de semana en Anápolis, imponiéndose a Brasil en su propia casa, delante de su afición, algo impensable hace muy poco tiempo.

La incorporación a la elite de la Liga Marca de fútbol sala de Caja Segovia, Xacobeo, Triman y Barcelona ha contribuido a que haya una mayor riqueza en las concentraciones nacionales. Aunque “La Máquina Verde” y ElPozo Murcia sigan siendo los que tienen más peso, cada vez va siendo más habitual ver a figuras como Alemao, Aicardo, Usín o Lin brillar con luz propia.

La afrenta ya está causada, en Europa nadie tose a la campeona y sólo queda esperar al Mundial de 2012 para ver si España puede recuperar el trono que tan amargamente le arrebató Falcao en 2008. José Venancio López tiene los mimbres y conoce los plazos de construcción, sólo falta la confianza y la potenciación de la Liga Marca, la cual ya está en camino.


Fuente del texto:
Elaboración propia.

Fuentes de las imágenes:
www.rfef.es
European Pressphoto Agency.

Dejar respuesta