En pie de guerra contra el Photoshop

0
962

El uso del programa fotográfico Photoshop en revistas y anuncios ya está generalizado en el mundo de la moda. Pero un ligero retoque para ocultar granos o celulitis, no es comparable con los estropicios que las marcas de moda y publicaciones hacen de vez en cuando. Varias famosas denuncian el mal uso que en muchas ocasiones se hace de este programa y reivindican la belleza real de las mujeres más allá de maquillajes, cirugías y bótox.

La cantante Zendaya ha sido la última celebrity en denunciar el uso abusivo del Photoshop. Después de la revolución que Inma Cuesta provocó en las redes sociales tras su posado irreal para el Dominical de El Periódico de Catalunya, ahora es Zendaya la que sigue los pasos de nuestra actriz española. Lo ha hecho en su cuenta de Instagram, donde ha publicado una foto original que fue tomada para la revista Modeliste justo al lado otra retocada, donde sus caderas y piernas son más delgadas que las reales, acompañada de siguiente mensaje: «Una nueva sesión de fotos ha salido hoy y me he quedado muy sorprendida al comprobar que mis caderas y torso de diecinueve años han sido bastante manipuladas. Éstas son el tipo de cosas que provocan que las mujeres se sientan inseguras y crean ideales irreales de belleza. Cualquiera que me conozca sabe que yo defiendo un amor honesto hacia mí misma. Por eso publico la foto real (la de la derecha) que me encanta. Gracias a Modeliste por quitar las fotos y solucionar este problema con el retoque».

 

Días antes la actriz española Inma Cuesta denunciaba abiertamente los retoques fotográficos en unas imágenes realizadas para El Periódico con motivo de la promoción de su nueva película, Los miércoles no existen. En un comentario de su propia foto, Inma asegura que “La foto de la derecha fue sacada con mi móvil directamente del ordenador en la sesión de fotos, yo al completo, sin trampa ni cartón, Inma entera”. Sin embargo, podemos ver como en la foto de la izquierda su brazo y su cadera han sido retocados.  

  Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal. Imagino que era necesario resaltar el azul cobalto del vestido, quitar algunos pliegues del mismo y subir los niveles de luz para hacer brillar más mi piel, pero no entiendo la necesidad de retocar mi cuerpo hasta dejarme casi en la mitad de lo que soy, alisar mi piel y alargar mi cuello hasta convertirme casi en una muñeca sin expresión. No es la primera vez que pasa, pero esto sobrepasa los límites de la realidad y me avergüenza. La foto de la derecha fue sacada con mi móvil directamente del ordenador en la sesión de fotos, yo al completo, sin trampa ni cartón, Inma entera, la de al lado es una invención, es eso que se supone que debería ser… los “cánones” de belleza que “deberíamos” seguir, no me acompleja, no lo entiendo como una señal de lo que lo debería ser, sencillamente me indigna como mujer y me hace reflexionar muy seriamente hacía dónde vamos y reivindicar con fuerza la necesidad de decidir y defender lo que somos, lo que queremos ser independientemente de modas, estereotipos o cánones de belleza.   Una foto publicada por Inma Cuesta (@inmakum) el

No obstante, la actriz de Águila Roja y Primos, defendió la utilización del Photoshop, pero con coherencia: «Creo que el Photoshop debe hacerse con sentido común, respetando las proporciones del ser humano, sean las que sean: Si no tengo pecho no tengo pecho, si tengo culo tengo culo, si soy delgada soy delgada. No transformemos a las personas porque yo por lo menos no quiero». Además, añadió: «Quien quiera me parece bien, pero es que yo no, y lo seguirán haciendo. Alguna vez me va a ocurrir y que no espere la gente que esté todo el rato cada vez. Yo ya he dado mi opinión, he sido clara, respetuosa».

A raíz de esta polémica, otras actrices han apoyado a través de Twitter a Cuesta por su valentía. “A mí me lo han hecho y no tuve cojones a decirlo públicamente. Te admiro. Estoy contigo compañera. Ole”, publicó abiertamente Natalia de Molina, actriz española de cine y teatro.Por otro lado, tan solo unas semanas antes era ni más ni menos que Julia Roberts la que alzaba la voz para reivindicar la belleza real de las mujeres más allá de maquillajes, cirugías y bótox.

¿La intención de estos retoques? Hacernos creer en unos cánones de belleza que ni son reales ni mucho menos deberían ser el modelo al que aspiramos. Llegados a este punto, es hora de plantearse: ¿Qué es tener un cuerpo perfecto? Por lo visto recortar curvas, cambiar formas, o resaltar algunos atributos, como si la diversidad en nuestra anatomía no existiera. Como si todos realmente fuéramos iguales, o debiéramos serlo.

A día de hoy, resulta complicado estar satisfecho con el cuerpo que tenemos, pues la idea de belleza que nos transmiten es casi inalcanzable. Por eso, cuando creemos que todo aquello que se aleja de los cánones de belleza establecidos son “defectos”, resulta más probable que podamos llegar a obsesionarnos y preocuparnos en exceso por el cuerpo. Si ya de por sí no es sencillo estar contentos con nuestro cuerpo por las ideas que transmite la sociedad, nosotros mismos nos lo ponemos más difícil, ya que somos los primeros en retocar nuestras fotos y añadirles filtros antes de colgarlas en la red.

Tambiés es necesario resaltar la importancia de que actrices, cantantes y personajes famosos que cuentan con un altavoz y con la posibilidad de hacerse eco mediáticamente se sumen a la batalla y levanten la voz para denunciar el uso abusivo de estos programas y reivindiquen la belleza de la diversidad de los cuerpos tal y como son. No hay que olvidar que la belleza es algo relativo, que cada persona tiene una idea de lo que es bello o “sexy”, y que estos cánones varían no sólo a lo largo de los años, sino también a lo largo de la geografía. Por todo ello, no todos podemos responder a un mismo tipo de cuerpo, ni autocastigarnos por ello.

Dejar respuesta