En Maktub el destino siempre está escrito

1
263

Cartel de la película Maktub

El próximo 16 de diciembre tendrá lugar el estreno de Maktub, película protagonizada por un niño enfermo de cáncer que será capaz de enseñar a los que le rodean el verdadero valor de la vida. Ambientada en la época de Navidad, esta historia hace reflexionar sobre lo equívoco de algunas de  nuestras creencias y pensamientos. Además, los recursos económicos que genere Maktub irán destinados a la construcción en España de un centro infantil de trasplantes de médula ósea.

Después de probar en otras facetas profesionales, el director de esta película, Paco Arango, ha llevado a cabo su primera incursión en el mundo cinematográfico. El filme narra la historia de Manolo (Diego Peretti), un cuarentón que ha perdido por completo las ganas de vivir y que además sufre una crisis matrimonial.

Una tarde, y arrastrado por su mujer, Beatriz (Aitana Sánchez-Gijón), acude a una boda en la que recibe un fuerte golpe en la cabeza de la manera más tonta. Tras el accidente, Manolo empezará a ver a una mujer gorda vestida de morado; el problema es que sólo la ve él y, lógicamente preocupado, acudirá al hospital para que le realicen una prueba.

Allí conocerá a Antonio (Andoni Hernández), un niño enfermo de cáncer de médula que acude también para realizarse un escáner. Su madre (Goya Toledo) ha tenido que ausentarse un momento y le ha pedido al chico que espere allí. Ante esta situación, Antonio consigue persuadir a Manolo para se haga pasar por su padre y le firme la prueba como tal, puesto que si no lo hace tendrá que volver otro día.

El que al final  acabará perdiendo su prueba médica será Manolo, que se verá prendado de este travieso chiquillo y  que no podrá evitar, por casualidades del destino, volverle a ver.

Así comienza a forjarse una amistad en la que acabarán por implicarse todas las personas que se cruzan en su camino: la madre de Antonio, la mujer de Manolo y sus hijos, la madre de Manolo (Amparo Baró) y su fiel servidora (Mariví Bilbao), un entrañable repartidor a domicilio de comida mexicana (Jorge García), uno de los vecinos de Manolo y su mujer (Enrique Villén) y hasta una de las enfermeras más veteranas y más apreciadas del equipo de servicio de oncología, Lupita (Rosa María Sardà)

Casi sin querer, todos acabarán pasando la Nochebuena en la misma casa. Será una velada especial en la que el protagonista, Antonio, realizará una intervención estratégica, provocando que lo más profundo de cada uno de los componentes de esta gran familia surja al exterior.

La música, parte fundamental en la trama, es obra de Nathan Wang, uno de los compositores de Hollywood más admirados por el director del film. Tiene en su haber más de cuarenta producciones entre películas y series, y ha colaborado, entre otros, con los productores Kevin Murphy, Steven Spielberg y Joel Silver. Además, la banda sonora también incluye canciones interpretadas por Lytos, un joven y talentoso mallorquín que rapea sus estrofas imprimiendo su sello personal en cada palabra.

Como ya sucediera en El Alquimista de Paulo Coelho, esta singular historia reivindica el peso del destino. “Es toda una lección de vida”, según afirmó Paco Arango. Y al igual que la vida, esta película hace sentir todo tipo de emociones, desde la diversión más desternillante hasta la más desmedida ternura, pasando por la tristeza más profunda hasta llegar a un mágico final.

  Fotografía: María Jesús Pérez Girón

 

1 Comentario

Dejar respuesta