En honor a un clásico del teatro español: La venganza de Don Mendo

0
171

una-version-de-la-venganza-de-don-mendo-que-se-representa-hace-ya-2-anos-en-madrid-13924_(1)La venganza de Don Mendo lleva más de cuatro años formando parte de la cartelera del Teatro Victoria. Se representa todos los sábados a las 20:00 y la sala casi siempre está completa. ¿La clave de su éxito? Una buena materia prima: un guion divertido y redondo; y una buena interpretación de la mano del Grupo de Teatro Dionisos.

Es una de las obras de teatro clásico más conocidas. Y es que esta pieza pertenece al prestigioso grupo de las cuatro obras más representadas de todos los tiempos en el territorio español junto a Don Juan Tenorio, La vida es sueño y Fuenteovejuna.

Fue escrita en 1918 por el autor Pedro Muñoz Seca y se estrenó ese mismo año en el Teatro de la Comedia de Madrid. Desde entonces se ha estado representando en muchas salas españolas pero es en el Teatro Victoria donde ha permanecido más tiempo y además de manera ininterrumpida.

La dirección está encabezada por Juan Carlos Rodero, sobrino del fallecido actor José María Rodero. Él ha sido quien se ha encargado de mantener la frescura de la obra, función tras función, como si del día del estreno se tratara. Éste debe ser el secreto para que el éxito de una pieza teatral permanezca intacto durante más de cuatro años: salpimentarla de tal forma, que tanto actores como espectadores sigan disfrutando de los clásicos como el primer día.

Es curioso, La venganza de Don Mendo es capaz de llenar la sala sin avisar. Y nunca mejor dicho, llevan años sin hacer publicidad de la obra, pero no es necesario, el boca-oreja es su mejor aliado. Además, muchos de los espectadores son repetidores. Esta es una obra que gusta y divierte, y por ello, son cuantiosos los que deciden volver.

la-venganza-de-don-mendo-212x300Esta es una de las ventajas del teatro, puedes ver varias veces la misma obra porque sabes que cada vez será diferente. El grupo “Dionisos” es el responsable de interpretar esta versión de La venganza de Don Mendo que a pesar de estar ambientada en la España medieval, alude en algunos momentos a la más rigurosa actualidad.

Es el caso, por ejemplo, de una escena en la que aparece el rey de la corte saludando a su pueblo y en ese instante le comenta en voz baja a su esposa, la reina: “Saluda, saluda… ¡Que son éstos los que nos pagan todo con sus impuestos! Y yo mientras yéndome a cazar elefantes…” O cuando éste le dice a uno de sus pajes mientras le tiende la mano: “Toma hijo, te has ganado un sobrecito”

Este tipo de detalles son los que más gustan al público porque consiguen combinar historia y actualidad junto con humor y crítica. La obra pertenece a un género creado por Muñoz Seca llamado astracán. Se caracteriza por el dominio de lo cómico sobre todo lo demás: la acción teatral, los personajes e incluso el decorado dependen únicamente del chiste, de la broma que suele ser de retruécano y de deformación del lenguaje. 

La venganza de Don Mendo es una obra repleta de juegos de palabras y golpes de humor; una reducción al absurdo de los elementos propios del drama histórico bajo el prisma de la parodia. En esta versión, la puesta en escena no es especialmente importante pero sí lo es la interpretación actoral. Además, hay que destacar el protagonismo del texto de Muñoz Seca, que narra una historia de amor, engaños y desengaños con una majestuosidad tal, que impide cualquier signo de obsolescencia.

Para concluir, qué mejor manera que hacerlo citando a los más grandes. Decía Valle-Inclán a los críticos y detractores del creador del astracán «Quítenle al teatro de Muñoz Seca el humor; desnúdenle de caricatura, arrebátenle su ingenio satírico y facilidad para la parodia, y seguirán ante un monumental autor de teatro».

 

Imágenes cedidas por: teatrovictoria.net

Dejar respuesta