En “Física o Química” las despedidas dan paso a la nueva generación juvenil

0
765

La serie ‘Física o Química’, convertida ya en todo un referente entre la juventud española, cerró otra etapa en su historia. Los directivos de la cadena han confirmado que volveremos a ver las aventuras de los alumnos y profesores del Zurbarán, no obstante son muchas las historias que se han desarrollado en esta sexta temporada donde los cambios han sido una constante herramienta. De la misma forma que hizo otra serie de Antena 3 hace bastantes años, donde la generación de Quimi y Valle (‘Compañeros’) dieron paso a la de Duna y Martín; es ahora cuando ‘Física o Química’ tiene que enfrentarse a una época de plena evolución.

El siglo XXI, o la modernidad que se ha implantado en la mentalidad de los guionistas, ha hecho que en lugar de cortar por lo sano y que los personajes desaparezcan de un día para otro; los miembros del nuevo elenco de actores del colegio se vayan incorporando paulatinamente mientras que los viejos alumnos y profesores del centro abandonan ese lugar generalmente para encontrarme mejores desafíos profesionales.

La sexta temporada se ha consolidado como una etapa de transito donde nada era lo que parecía en un principio, y lo que ha predominado por encima de todo han sido las despedidas. El primero en dejar el barco fue Julio que se rindió al amor por Cova y decidió apostar por su relación e irse a vivir con ella a Alicante. Más tarde lo haría Clara que de la misma forma intentó probar suerte en el amor cruzando el charco hasta Argentina para reunirse con su novio. Y finalmente conocíamos que en el último capítulo tendríamos al menos dos bajas: Ruth que se marchará a la escuela de diseño en Barcelona y Paula que apuesta por hacer una gira como cantante solista. Lo que no se ha podido saber es lo que pasara con Martín que deja el cargo de director o de Fer y David ya que ambos han terminado con éxito la etapa escolar.

El episodio titulado ‘Carpe Diem 2ª parte’ que ponía el broche final a la temporada seis de la serie tuvo desenlaces para todos los gustos. Fer y David acabaron juntos después de marear la perdiz desde el mismo momento en el que se separaron, algo que la audiencia seguro que agradeció; Arturo, el nuevo profesor de biología, perdonó a Marina por haberle robado una carta que guardaba de su difunta esposa; y Paula y Gorka se reconciliaron después de descubrirse que fue la madre de la joven la que había intentando poner tierra de por medio entre ambos.

Pero no todas las cosas acabaron como esperaban. Teresa se enteró de la aventura que su novio, Álvaro, estaba manteniendo con una de sus mejores amigas, Alma y se tomo la revancha pinchando los condones que sus ‘amigos’ usaban a sus espaldas. El próximo año, después de que Alma se quedará para repetir curso, seguramente tendrán que verse las caras todos los días. Además el siguiente triangulo amoroso entre Jon, Daniela y Salva no tuvo un final feliz. Los chicos que luchaban por el amor de la joven terminaron peleándose, y Jon cayó por las escaleras sin saber cuáles serán las consecuencias hasta la temporada que viene.

Es posible que a los nuevos actores les queden todavía muchas sesiones de arte escénico por delante, puesto que la inexperiencia se nota a raudales en todos y cada uno de ellos. Sin embargo lo mismo ocurrió con los antiguos alumnos y han sabido evolucionar y formarse de la mejor manera posible ante las cámaras. Mientras tanto tendremos que conformarnos con las pocas dotes artistas de Nasser Saleh o Álex Martínez, a los que les queda un largo camino.

Teresa, Daniela, Jon, Salva, Román, Arturo, Jorge, Marina o Verónica han sido los personajes que han tomado la alternativa de sus antecesores. Intentan plasmar en la pequeña pantalla, quizás de una manera exagerada, el drama que sale a borbotones por todos sus poros, la emoción por las situaciones más complicadas, los celos de relaciones entre amigos, el amor en torno al cual gira casi todo o el significado de la amistad.

¿Un cambio así era lo lógico? Pues sí, aunque no podemos evitar sentir cierta morriña al nota como los alumnos tan entrañables de hace seis temporadas se han ido haciendo mayores y comienzan a emprender nuevos caminos. En nuestras retinas, grabados a fuego, todavía quedan algunas escenas que recordar como: Ruth desnudándose para conquistar a Gorka, la caída de las famosas trenzas de Cova, los dibujos artísticos que Jan que regala a Paula, las consecuencias que dejaron la muerte de Isaac, las locuras de Irene y Blanca, las necedades que nos ha regalado el gamberro de Gorka, las relaciones tortuosas de Cabano o como el amor entre Fer y David ha encontrado un final feliz.

Dejar respuesta