¿Diez nuevos tipos de cáncer de mama?

0
120

El cáncer de mama es una enfermedad considerada como sistemática, ya que tiene la capacidad de sembrar células malignas lejos de la mama. Un pronóstico rápido deriva en altas posibilidades de curación, pero la realidad es diferente, porque en pocos casos la enfermedad se disemina con esa celeridad.

El cuerpo humano está formado por numerosos órganos que, a sus vez, se componen de millones de células que se dividen de forma organizada para reemplazar a aquellas que envejecen. Todo esto se lleva a cabo a través de un proceso predeterminado, pero cuando este proceso sufre alteraciones, las células se dividen de forma descontrolada y, con el paso de los años,  puede llegar a  producirse un nódulo o tumor.

El cáncer de mama es un tumor maligno que se origina en el tejido de la glándula mamaria, cuando las células tumorales invaden los tejidos sanos que tienen a su alrededor. Este carcinoma es el más frecuente entre las mujeres españolas, mientras que su incidencia en el caso de los hombres apenas representa el uno por ciento. 

El tumor puede clasificarse en tres grupos según el ratio de localización: “crecimiento local”, cuando el carcinoma invade estructuras vecinas de la mama como la pared torácica y la piel; “diseminación linfática”, que afecta a los vasos linfáticos de la mama y permite el drenaje de la linfa al resto de ganglios del cuerpo; y la ”diseminación hematógena”, cuyo diagnóstico se produce a través de la sangre y afecta sobre todo a los pulmones, el hígado, los huesos y la piel.

En investigaciones recientes, un grupo de científicos británicos ha desarrollado un test genético que puede diagnosticar, de forma anticipada, alguno de los tipos de cáncer de mama que existen. El estudio ha estado liderado por James Flanagan y el objetivo de las investigaciones radicaba en conocer el grado de incidencia de los factores medioambientales sobre la enfermedad. Los resultados obtenidos mostraban una estrecha relación entre el riesgo de que aparezca cáncer de mama y una alteración del gen ATM, que se encuentra en los glóbulos blancos.

Asimismo, el pasado 27 de abril, científicos británicos y canadienses pusieron en cuestión la tesis que sostenía que sólo era posible la existencia de cuatro variantes de cáncer de mama, afirmando por el contrario que pueden existir hasta diez subgrupos de tumor. El primer tipo ha sido denominado “grupo de mal pronóstico (IntClust 2)”, e incluiría aquellos tumores formados por receptores de estrógenos positivos y varios genes conductores. A u vez,  existen dos grupos “de buen pronósticos (IntClust 3 y 4)”, en los cuales se perciben tumores con receptores hormonales tanto positivos como negativos. Por último se encuentra el denominado “mal pronóstico en los primeros cinco años (InstClus)”, que si bien es más difícil de diagnosticar,  una vez localizado resulta sencillo de tratar. 

Carlos Caldas, médico portugués especializado en oncología, afirma que cada subgrupo abarca entorno al diez por ciento de los casos de cáncer de mama que se diagnostican cada año en el mundo. El Grupo 2, de peor pronóstico, es el menos numeroso, mientras que el cáncer de tipo 4, con un quince por ciento de los casos, es el de mayor incidencia.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) asegura que, al igual que ocurre en España, el cáncer de mama es el más común entre las mujeres estadounidenses. Asimismo, se trata de la causa de muerte más frecuente en las mujeres españolas, y es la segunda causa de fallecimiento en mujeres blancas, negras, asiáticas y nativas de Alaska.

En España aparecen cerca de 16.000 casos nuevos al año, una cifra que representa el treinta por ciento de los tumores del sexo femenino. En la mayoría de ocasiones, las afectadas son mujeres de entre 35 y setenta años.

Imágenes: davidinblack

Dejar respuesta