En busca del rostro perdido por los Balcanes

0
253

Ignacio del Valle publica “Busca mi rostro” (DeBolsillo), un relato de intriga donde los policías Daniel y Sailesh intentan localizar al peligroso terrorista serbio Viktor, que está cometiendo una serie de crímenes en Nueva York. Ambos contarán con la ayuda de la fotógrafa Erin Sohr, que atravesará los Balcanes en busca de múltiples respuestas a su vida pasada y futura.

El siglo XX trajo consigo dos guerras mundiales, una guerra fría, guerras civiles derivadas del proceso de desconolización, genocidios… Fueron cien años de conflictos que asolaron millones de vidas por todo el mundo. En Occidente, el último de ellos fue la guerra de los Balcanes, un territorio que arrastraba años de difícil convivencia entre diferentes etnias, religiones y culturas, hasta que bajo el liderazgo de Slobodan Milosevic los serbios actuaron, en una guerra trágica que terminó con una intervención de la OTAN.

Ignacio del ValleHacia las consecuencias de este funesto conflicto dirige su mirada Ignacio del Valle, escritor ovetense que ha sido galardonado con prestigiosos reconocimientos como el Premio Dashiell Hammett (en 2007, por El tiempo de los emperadores extraños). En su última novela, titulada Busca mi rostro, Del Valle sigue la pista de Viktor, un criminal de guerra al que se le creía muerto, pero que acaba de asesinar a un importante jefe de la mafia neoyorquina. Es Erin Sohr quien logra captar una fotografía de Viktor, poniendo en alerta a los policías Daniel y Sailesh para que investiguen las acciones del antiguo terrorista serbio. Mientras, la propia Erin ve en este caso la excusa perfecta para volver a Sarajevo, una ciudad donde pasó momentos muy difíciles que marcarían su personalidad de por vida.

Con este comienzo trepidante, Del Valle realiza un ejercicio de intriga propio de la más pura novela policíaca. Sin embargo, con el transcurso de las páginas el relato da la sensación de no avanzar todo lo que debería. El estilo del autor es digno de elogio, toda vez que mantiene una descripción de los personajes que posibilita la identificación por parte del lector con los mismos. Pero la historia no engancha, posee poca fuerza, a causa de las excesivas tramas que Del Valle va abriendo y que alejan mucho a la novela de su punto de partida. Pese al explosivo final, la sensación al terminar el libro es ciertamente agridulce, deja con ganas de leer más páginas que solucionen las diversas preguntas que se han quedado sin resolver.

Por tanto, Busca mi rostro goza de una buena ambientación, Del Valle logra situarnos en ese aciago escenario de un conflicto que todavía no ha terminado del todo, pero se queda en tierra de nadie al intentar trazar un relato demasiado ambicioso, que abre muchas puertas para acabar cerrando solo unas pocas. Tampoco ayudan a la inmersión algunos fallos de edición presentes en el relato. Pero lejos de no ser recomendable, la lectura de Busca mi rostro resulta interesante para descubrir a un escritor que promete bastante en el panorama nacional, que a buen seguro perfeccionará aún más su estilo en los años venideros.

 

Imagen del autor: ignaciodelvalle.es

Dejar respuesta