En busca del elixir de la eterna juventud

2
323

Ya hace años que la investigación sobre los mecanismos del envejecimiento despierta una notable atención entre el público informado, y hay un goteo continuo de estudios sobre este tema tan atrayente para cualquier persona. Se habla del resveratrol, de la rapamicina, del ayuno, de las trasfusiones de sangre de ratones jóvenes a ratones viejos y de muchas investigaciones más en busca de una solución para detener el envejecimiento.

mujer-envejecimiento

Ahora son investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur los que anuncian el descubrimiento de un mecanismo que podría permitir revertir el proceso del envejecimiento. En un artículo publicado en la revista Cell afirman que el envejecimiento de los músculos es consecuencia del deterioro de la comunicación entre el núcleo celular y las mitocondrias, causado por la disminución de los niveles de una sustancia llamada NAD, generada en las mitocondrias, consecuencia de la edad. Esta situación podría ser reversible. En un ensayo con ratones, esta sustancia ayudó a reducir la resistencia a la insulina y la inflamación en ratones de dos años, convirtiéndoles en ratones casi tan saludables como si tuvieran dos meses (en un ser humano equivaldría a 60 y 20 años). Después de una semana de tratamiento también la fortaleza muscular era equivalente a la de los ratones jóvenes, los cuales también se beneficiaron de este tratamiento, alcanzando una fortaleza superior a la normal.

Los planes de los investigadores son comenzar pruebas en seres humanos el año próximo, debiendo analizar previamente los efectos a largo plazo de un tratamiento con esta sustancia. Su esperanza es que este compuesto sea útil para reducir los efectos del envejecimiento, entre otros la diabetes tipo 2 y las enfermedades inflamatorias.

Quizá sea un poco prematuro y no convenga echar las campanas al vuelo, pero resulta muy difícil sustraerse a realizar un análisis de las implicaciones del descubrimiento de un método para alargar la vida de una forma significativa. En efecto, hasta ahora los avances en Medicina han permitido un aumento de la esperanza de vida gradual, ha sido un proceso incremental muy lento que la sociedad ha ido asumiendo sin grandes consecuencias, o al menos hasta ahora determinadas medidas de tipo político pueden o podrían paliarlas. Pero un aumento brusco de la esperanza de vida, digamos que de 10 o 20 años, podría desequilibrar totalmente las estructuras sociales.

Una consecuencia inmediata sería un cambio en las tendencias demográficas que harían necesario replantear las políticas de natalidad, sin olvidar un tema de actualidad: la edad de jubilación, que tendría inevitablemente que retrasarse. El paro sería seguramente un problema que se agravaría en estas circunstancias y habría que analizar soluciones basadas en el reparto del mismo. Si la mejora de la condición física de los mayores no va acompañada de una mejora de las condiciones mentales, la sociedad se enfrentaría a un elevado número de pacientes con algún tipo de demencia, agravándose el problema que ya en la actualidad representan. Por último, habría que considerar el precio del tratamiento, pues si éste fuera elevado, y sería lo normal dada la tendencia que siguen los nuevos fármacos, se produciría una situación dramática si los sistemas sanitarios públicos o privados no lo pudieran financiar, llegándose a un nivel de desigualdad insostenible que pondría gravemente en riesgo la paz social.

 Imagen: Google

2 Comentarios

  1. habría que considerar el precio del tratamiento

    llegándose a un nivel de desigualdad insostenible que pondría gravemente en riesgo la paz social.

    tranquilos

    Al principio será para los ricos y poderosos…………………pero, ya piratearemos la fórmula………………….

Dejar respuesta