Empresas contra Asociaciones…. ¿Quién defiende mejor lo suyo?

Como viene siendo norma habitual en los últimos tiempos, vuelve a haber lio en torno a un anuncio. En esta ocasión, le ha tocado lidiar a la marca Dolce & Gabanna con ese bravío toro que siempre suponen las asociaciones de consumidores  y otras de diversa índole (véase Instituto de la Mujer a nivel más institucional). “Ese anuncio es una provocación”, “ese anuncio es arte y libertad de expresión”. ¿Les suena? Lo que para unos es algo intolerable (un supuesto menosprecio al sexo femenino) para otros es un derecho (libertad de expresión y no censura).

Lo interesante sería saber cuál es la opinión –siempre estará escondida- tanto de los creativos de la campaña y de los directivos de la empresa. Ellos son los únicos que puedan dar un juicio verdadero de lo que se pretende con esas imágenes. Pero claro, nunca lo dirán, porque saben que tienen un concepto –libertad de expresión- que les sirve como escudo y les libera de tener que dar explicaciones. Es por eso que estos conflictos se suelen solucionar con lo llamado “ni para ti ni para mí”. ¿A qué nos referimos? Pues a la situación más repetida en estos casos: la campaña es retirada de los medios de comunicación y el anunciante ha conseguido (ya que eso vende también) que su marca haya estado en la cúspide de la opinión pública durante unas semanitas. Su marca ha estado en el candelero. Ha sido noticia, y con la retirada del anuncio, siempre pueden aparentar de los respetuosos que son con los consumidores, perdón, con sus clientes. LA POLÉMICA ha querido saber cuál es el verdadero clima de opinión que se mueve por la calle… Además, te mostramos una de las imágenes de la campaña en España y  las escogidas para esta misma campaña en Inglaterra, para que tú mismo puedas formar tu propia opinión.


LA SOCIEDAD OPINA

Los límites de lo aceptable y no aceptable, han podido verse traspasados nuevamente con la última campaña que ha sacado la luz la famosa firma Dolce & Gabanna. Muchos critican de excesiva la medida tomada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, pero no son pocos, los que, al igual que ellos creen que estas fotografías incitan a la violencia sexista y que presentan a los hombres dominantes de la mujer.

Tanto organismos oficiales como en la calle se encuentran opiniones a favor de la retirada y sanción de esta campaña.

Por un lado el propio Ministerio manifestó que estas imágenes daban la sensación de que era  admisible la utilización de la fuerza como un medio de imponerse sobre las mujeres.

Esta opinión es compartida desde el Instituto de la Mujer, que ha ido más allá. Ha llegado a pedir a los medios de comunicación que no acepten este tipo de publicidad entre sus contenidos. A sus quejas se les ha unido la asociación de usuarios y consumidores de FACUA que ha solicitado la retirada del anuncio.

María P.M es una joven de 21 años y afirma haberse sentido ofendida ante tales imágenes. No piensa que esto sea fruto de la casualidad pues la firma italiana ya es toda una experta en este tipo de conflictos. “No hace mucho tiempo le ocurrió algo parecido en Gran Bretaña, donde fueron foco de discusión unas imágenes en las cuales se incitaba a la violencia”, cuenta María. En este caso, fue la Autoridad de Calidad Publicitaria de dicho país la que recibió más de 150 quejas al respecto.

Por otra parte, no sólo han conmocionado la sensibilidad de las mujeres, sino que Antonio Sánchez, un chico de 22 años que trabaja en un restaurante opina que lo que más le ha llamado la atención es la pasividad con  la que se muestran a los hombres de la foto ante la situación de la mujer. Es una actitud pasiva. Se pregunta que “si no están reflejando un sometimiento de la mujer, que me expliquen a mí qué representan”. Está convencido de que es eso lo que muestran las imágenes y que no le ve doble lectura.

Patricia, otra chica estudiante cuenta que desde su punto de vista, lo único que la marca busca con sus constantes campañas es llamar la atención y con la polémica creada lo consigue en mucho más nivel que haciendo anuncios “normales”.

Ante toda esta situación, la ofendida firma  ha decidido retirar toda su campaña en España y ha invitado a otras firmas, como la también polémica recientemente Armani, a hacer lo mismo.


¿LIBERTAD DE EXPRESIÓN = PROVOCACIÓN?

Así, ante la polémica abierta, ¿dónde quedan los límites que avalan la libertad de expresión recogida en nuestra Carta Magna? Dolce& Gabanna, en este caso, han retirado su campaña en España por la presión de varias instituciones, entre ellas, la del Instituto de la Mujer, pero no por que la ley le obligue. Los diseñadores achacan a nuestro ibérico país un “clima de censura” que, según las élites de la moda, lleva años caldeándose en España.

Si sumamos cuestiones como la reciente polémica por los calendarios de Extremadura, esos que recogían fotos de santos y vírgenes practicando algunas cuestiones sexuales y que también han sido punto a presionar, se puede concluir que la libertad de expresión se está viendo clausurada. “Es arte” argumentan tanto diseñadores como fotógrafos, escultores,  pintores, etc. todos aquellos que se han visto empapados con gotas de crítica y censura achacan la polémica a la mentalidad cerrada y la censura. Pero… ¿dónde están los límites de este arte?

Es evidente que toda obra artística se crea para expresar algo: emociones, ideas, sentimientos, opiniones…pero… ¿Realmente Dolce&Gabanna, con su anuncio en el que aparece un hombre presionando sexualmente a una mujer que parece desacuerdo, quieren expresar esa opinión? ¿Están de acuerdo con esas actividades? ¿Quieren difundir esas ideas en la sociedad? (puesto que el arte también tiene una función de difusión) ¿Qué tipo de arte es éste, que no es denuncia, sino una forma de llamar la atención y provocar polémica? Con todo este embrollo, los diseñadores han conseguido que se hablen de ellos, si no son ya conocidos; pero que se recuerde al público que están de “nueva temporada”.

Son artistas. Son diseñadores. Son seguidos a nivel mundial. Son la élite… ¿hasta donde deben dar ejemplo? ¿Hasta donde se les debe frenar?

Todas estas cuestiones aquí planteadas abren el debate de La Polémica esta semana. Esperamos que nos deis vuestra opinión.


Equipo de La Polémica:
Alberto Cornejo Hernández
María del Mar Gutiérrez Ruíz
Daniel Hernández Baldó
Silvia Loro Martín-Gil

Dejar respuesta