El Movimiento Ciudadano insiste en que “lo central” ahora son unos objetivos para regenerar España

0
171

El pasado mes octubre, unas 1.500 personas y decenas de periodistas fueron testigos de algo que acababa de nacer. Se presentaba en el madrileño teatro de Goya el Movimiento Ciudadano, impulsado por el líder de Ciutadans, Albert Rivera; Antoni Asunción, exministro socialista y el periodista y escritor Juan Carlos Girauta, junto con el apoyo de varias personalidades conocidas de este país. Y en La Huella Digital, hemos entrevistado a uno de sus representantes para conocer con más detalle en qué consiste este proyecto que tiene como fin la regeneración de España.

 Juan Carlos Girauta

P: Señor Girauta, usted es uno de los impulsores de Movimiento Ciudadano. ¿Cómo nace el movimiento Ciudadano? ¿En qué consiste exactamente?

 

R: El Movimiento Ciudadano surge a partir de las reflexiones personales de un grupo de personas en Barcelona. Empezamos a acusar una gran preocupación por las distintas crisis a nivel institucional, económico, etc., que se estaban solapando en España. Nos parecía muy peligroso porque de eso se podía salir con un deterioro muy serio de la actividad democrática española y con un aumento del influencial populismo sobre la gente.

 

Considerábamos que había que hacer algo y surgió como suele surgir. Primero la idea de un manifiesto,  pero hacer sólo esto nos parecía muy poca cosa ya que había habido ya muchos manifiestos y, básicamente, era un ejercicio en el cual los firmantes se quedan más o menos contentos pero no consiguen nada. Nosotros queremos operar sobre la realidad, que aquellas cosas que consideramos pertinentes y necesarias, además de explicar que lo son, presionar para que se hagan hasta el punto que haga falta. De ahí la frase de ‘por las buenas o por las urnas’.

 

P: Ahí quería llegar…  ¿El Movimiento Ciudadano no descarta presentarse a las próximas elecciones generales?

 

R: No lo descartamos pero es muy importante comprender que, para nosotros, lo central son unos objetivos que son el mínimo que consideramos imprescindible para la regeneración de España.

Nosotros somos, simplemente, un grupo de presión. Si otros no asumen esos objetivos, tendremos que hacer el trabajo que deberían hacer ellos y tomar la iniciativa.  Sobre todo que actuaran –los políticos–  porque creo que darse cuenta ya se habrán dado.  Tampoco son tontos (…) otra cosa es que no lo hagan porque creen que pueden seguir gobernando con un cierto despotismo y yendo a la suya para seguir consolidando o aprovechando la situación de poder de los partidos políticos cuyas cúpulas acaban decidiendo por todos los poderes del Estado,

 

P: ¿Quiénes forman parte de este nuevo proyecto?  

                  

R: El Movimiento Ciudadano lo forman desde catedráticos universitarios, hasta un político en activo, artistas, etc.

 

P: ¿Y cómo se han organizado para conseguir esa regeneración de España que pretenden?

 

R: De momento ha habido unos impulsores, que somos los que presentamos en rueda de prensa el documento inicial. Albert Rivera, Antoni Asunción y yo. Después, entre los principales impulsores, están también los firmantes como, por ejemplo,  Ana Grau.

Esto acaba de nacer y hay que empezar a organizar y a ejecutar cosas, y para ello habrá un grupo coordinador que se haga cargo. 

 

 P: ¿Y cómo pueden participar las personas en ello?

 

R: Es lo más fácil del mundo. Entras en la web del Movimiento ciudadano (http://movciudadano.es/), pones tus datos y  ahí te adhieres. Desde ese momento, aparte de hacer grande esta corriente, empiezas a recibir la información sobre lo que vamos haciendo.

 

P: Y para calar todo ese mensaje también están recorriendo todo el país…

 

R: Estamos haciendo presentaciones públicas por España (la última este mismo fin de semana en Barcelona) para darlo a conocer y para llamar a más gente a la adhesión y al compromiso.

¡Es que esto es tan nuevo! Se hizo en Madrid hace unas semanas y en Barcelona (justo este fin de semana) y luego, está prevista otra celebración a mediados de Diciembre en Valencia y, según me cuentan, también hay algo preparado en Andalucía.

Esta etapa es una especie de gran presentación por el territorio español paulatina y paralelamente hay unos técnicos profundizando en los cinco pilares del movimiento.

 

 P:La ciudadanía está desesperada ante esta situación de crisis y existe una creciente desafección política. La gran mayoría se queja de que los políticos hacen y deshacen a su antojo y no se preocupan de lo que verdaderamente importa. ¿Qué proponen ustedes para solucionar los problemas que realmente afectan a la sociedad española?

 

R: Proponemos que sus soluciones se realicen desde la radicalidad democrática, dentro de la ley. Esto es lo que nos diferencia de otros movimientos que han surgido ante la preocupación por situaciones de desesperación. Nosotros nos caracterizamos, justamente, por defender la aplicación verdadera de la Constitución. Admitimos que pueda tener alguna necesidad de actualización en un momento dado. No creo en una reforma profunda ni del título preliminar pero hay una cosa evidente, el título octavo de la Constitución es en gran parte una legislación de tipo transitorio.

 

El problema aquí es que los principios constitucionales perdieron su significado en algún momento de nuestra historia democrática y nosotros queremos devolver el significado que tuvieron originalmente, que signifiquen algo las palabras que forman el articulado constitucional que cuando dice igualdad de los españoles ante la ley, signifique igualdad de los españoles ante la ley y que cuando dice que el pueblo español es soberano, signifique que es soberano el pueblo español.

 

P: Hablemos de Cataluña. La postura por la que se decantan ustedes está clara: no al secesionismo.

 

R: Somos constitucionalistas, queremos que la Constitución se respete y se aplique de verdad y se reforme de acuerdo con sus propios contenidos.

Ellos invocan un derecho a decidir que es el derecho de autodeterminación. Invocan la conveniencia de separarse de España.

El Movimiento Ciudadano considera que en un Estado de derecho lo legítimo es lo legal y que sólo en dictadura se puede invocar una legitimidad fuera de la ley, pero no es el caso.

En este asunto la más profunda diferencia que existe en el Movimiento Ciudadano y los movimientos nacionalistas periféricos es que no admitimos ninguna legitimidad fuera de la ley porque esto es un Estado de derecho.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta