El auto del juez Ruz confirma la existencia de una contabilidad B en el PP

0
105

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, ha declarado en su auto con fecha 22 de noviembre, haber hallado indicios de “una cierta corriente financiera de cobros y pagos” en el Partido Popular al margen de su contabilidad oficial. Esta caja B habría sido utilizada para pagar al arquitecto Gonzalo Urquijo, que dirigió las obras de remodelación de la sede central en la calle Génova de Madrid, entre los años 2005 y 2011.

PP

Ruz llega a esta conclusión tras haber advertido serias coincidencias entre los llamados ‘papeles de Bárcenas’ y la documentación intervenida en la sede de la empresa Unifica, responsable de las obras en Génova. Con ello, y teniendo en cuenta la responsabilidad de Urquijo en las mismas, se ha procedido a la imputación del arquitecto quien estaría acusado de un delito contra la Hacienda Pública, en colaboración con el extesorero Luis Bárcenas y el exgerente del partido Cristóbal Páez, imputado junto a Urquijo para el próximo 16 de diciembre.

Ruz también señala que, además de la “eventual responsabilidad tributaria”, estos hechos podrían “conducir a confirmar la presencia de indicios de presuntos delitos de falsedad documental o contable, todo ello sin perjuicio de ulterior valoración”.

Las nuevas imputaciones, a pie de los datos aportados en el caso Bárcenas, han llevado al juez Ruz a dictar en el auto de este viernes que este flujo económico calificado por su propias palabras como “contabilidad paralela o B” habría sido “continua en el tiempo”, desarrollándose por supuesto al margen de la contabilidad remitida por el PP al Tribunal de Cuentas.

Un auto motivado por los datos reflejados en un informe de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF), remitido este jueves a partir de la documentación intervenida a Urquijo. Dichos papeles dan, según el informe, “veracidad” a tres salidas contables por valor de 888.000 euros computadas en 2008 en la contabilidad B de Bárcenas. 

La noticia encendía rápidamente a la oposición para la que vuelve a evidenciarse la falsedad de las declaraciones del presidente Mariano Rajoy del pasado 1 de agosto, en las que aseguraba en el Congreso que “en el Partido Popular ni se ha llevado una doble contabilidad ni se oculta ningún delito”.

No obstante, dentro del partido ya han surgido voces que consideran ineludible la existencia de una caja B. Una evidencia que atribuyen exclusivamente a los tejemanejes del antiguo responsable en finanzas, con lo que aceptan el error cometido al no haber frenado a tiempo a Bárcenas.

Estas voces, sin embargo, no son las de la cúpula del partido, que ayer volvió a reiterar el absurdo de estos indicios. La número dos del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, evitó pronunciarse de manera singular sobre el auto y eludió las preguntas formuladas al respecto. Ha sido nuevamente Esteban González Pons quien en un acto hoy en Alcoy ha vuelto a defender la honradez de su partido, recalcando que siguen siendo “los únicos que pueden sacar a España de la crisis”.

Rajoy se encuentra así con el clamor de la oposición que no se contenta con las declaraciones de segundos, y exigen su comparecencia como presidente del Gobierno y cabeza de partido para explicar las acusaciones vertidas sobre su gestión en el nuevo auto del juez Ruz.

Dejar respuesta