El vuelo de la Alondra

9
375

Tiene nombre de pájaro: y, como tal, un canto agradable, dulcísimo, elegante, largo, con el que defiende su territorio y atrae, al mismo tiempo, a los mortales de diferentes especies, lenguajes y tendencias. Alondra Bentley, británica veinteañera afincada en Murcia, acaba de editar su disco de debut, grabado en los estudios de Paco Loco (Nacho Vegas, La Costa Brava, Bunbury…), que lleva por título la calle de su infancia, Ashfield Avenue (Absolute Beginners).
La cándida muchacha forja un
folk tan pastoral como sus vestidos. No ha inventado nada, es cierto, ni siquiera ha reinventado lo que ya hacían (¡y de qué manera!) Nick Drake o Joni Mitchel hace tres décadas. Un día más el ave nos canta, sin demasiadas pretensiones, sus vivencias y sensaciones… No iba desencaminado aquel hombre que gritó, durante el showcase (esto es: la pequeña presentación de un cantante, con el fin de promocionar su disco) ofrecido por Alondra Bentley en la sala Boite madrileña (de aforo reducido, acogedora, con aire ochentero…; ¡lo peor es que un Absolut con naranja cuesta 9 euros!) el pasado 16 de abril, gritó algo así como: “¡Alondra, la cantante de la aurora!”. Todos nos reímos; la cantante y compositora, también. Pero llevaba mucha razón aquel tipo: a veces, merece la pena arrebujarse entre las sábanas para sentir la desnudez de piezas como “Sunglasses” o “Some things of my own”… Para olvidarse, por unos momentos, del sueño, el estudio o el trabajo.

En efecto, la crítica –y el público– ya compara a Alondra con el fenómeno indie del momento, Russian Red, por la proximidad de sus músicas (ambas cantan en inglés, hacen un folk acústico, son jovencitas, tímidas… e incluso tienen un timbre parecido). Indudablemente, a las dos chicas –que están tratando de encontrar sus propias voces sumergiéndose en los clásicos del género– les sobra talento. Tal vez sea más sólido el debut de Alondra que el de Lourdes (Russian Red), a pesar de que la primera todavía no tiene en su haber un hit del calibre de “Cigarrettes”. En cualquier caso (yo no voy a caer en el error de comparar a dos chicas que incluso se quieren y se admiran), ambas han de corregir cierta frugalidad o monotonía que empaña no pocos momentos de sus respectivos repertorios.

Volviendo al concierto privado de Alondra, cabe señalar que la sala del centro madrileño estaba atestada de comunicadores veinteañeros –como yo– y treinteañeros, lo cual indica que el joven pop-rock español está tomando un giro irreversible hacia el directo, ¿hacia el inglés (de entrada, esto no es ni bueno ni malo: manda la calidad y la expresión, no el idioma, si bien es cierto que en nuestro país la tradición del folk de autor es paupérrima)?, y hacia las formas más acústicas y confesionales.

Esas formas las conocen perfectamente los dos polifacéticos músicos que acompañaron a Alondra (guitarra en mano, percusión) en la Boite. Hablo de Xema Fuentes y Caio Bellveser, quienes lo tocaron y corearon todo: ukelele, teclado, contrabajo, banjo, un pequeño acordeón, guitarras… Y, desde luego, yo (que vi por vez primera a Alondra, a solas con su guitarra, en el prefacio del concierto que Nacho Vegas ofreció hace unos meses en la Joy Eslava) puedo afirmar que la chica, escudada por esta formación clásica, gana más fuerza y no pierde naturalidad, que es de lo que se trata.

¡Sigue volando, Alondra, y no permitas que te cazen, con espejuelos, los envidiosos! Muy pocos españolitos han asumido tan bien como tú, a una edad temprana, esas riquísimas influencias que no escondes…

Tras el showcase ofrecido el 16 de abril en la sala Boite, de Madrid, en mayo Alondra Bentley actuará en Teruel (día 9), en Valencia (día 14), en Madrid (día 21) y en Barcelona (día 30, Primavera Sound Festival). Regresará la cantante a Madrid el día 13 de junio.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=vvNpfKd8ETs[/youtube]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=efccYgP7X9A[/youtube]

Fuentes de la información:
Hoja promocional del CD Ashfield Avenue, cedida por Tomás Heredero.
Fuentes de las imágenes:
Fotografías cedidas por Tomás Heredero.

Compartir
Artículo anteriorIncomprensión inaudita
Artículo siguienteVetusta Morla arrasa en Madrid

Periodista cultural y escritor nacido en Santiso de Abres (Asturias), en 1987. Es licenciado en Periodismo por la Complutense y Máster en ‘Investigación en Periodismo: Discurso y Comunicación’ por la misma universidad, donde ultima su tesis: ‘La metáfora en la poesía de Antonio Martínez Sarrión’. Es jefe de la sección de Folio en Blanco en LA HUELLA DIGITAL y colabora en el diario lucense ‘El Progreso’, en cuya redacción ha trabajado. Ha escrito artículos culturales para diversas publicaciones, como el periódico asturiano ’La Nueva España’ o ‘Revista de Letras’ (canal oficial de libros de ‘LaVanguardia.com’). Es autor del poemario ‘Camas de hierba’ (Vitruvio, 2011). Su lírica ha aparecido en diversas revistas poéticas y ha sido antologada en las obras colectivas ‘Amores infieles’ (2014) y ‘La primera vez… que no perdí el alma, encontré el sexo’ (2015), ambas editadas por Sial-Pigmalión y coordinadas por Antonino Nieto Rodríguez. También ha participado como narrador en ‘Cuentos y reencuentros’ (Laria, 2009), antología colectiva coordinada por Tino Pertierra. Escribe letras en gallego —su lengua vernácula— para la banda Foxnola. El líder de dicho grupo, Abel Pérez, musicó, para su anterior proyecto musical (Os Folkgazais), un poema de Acebo, ‘Desafío’.

9 Comentarios

  1. Gran artículo, pero hay que mojarse!!! Las comparaciones son odiosas, sin embargo yo me quedo con Russian (tal vez porque llegó antes a mi vida jaja)

    Eso sí… ambas tienen talento y son muuuy sosas en directo (esperemos que esto último mejore con el tiempo).

  2. Gracias, señor Lobato.
    Bueno, no me gusta entrar en comparaciones que no llevan a ninguna parte: hay que darles tiempo, pues están empezando y tienen muchas cosas que mejorar. Y mucho talento. Como digo, Russian resulta más atractiva por el pedazo “hit” que la ha hecho famosa. Y acaso tenga más matices en la voz. En fin, que hay que seguirlas de cerca… Y sí, tienes razón, en directo no son demasiado enérgicas, pero en estos estilos de autor prefiero la austeridad al desfase.

  3. Yo es que tengo el corazón un poco dividido… Me gustan más las canciones de Alondra, pero me quedo con la voz de la Rusa.
    Buen artículo, por cierto ^^

Dejar respuesta